jueves, 07 diciembre 2023
mesianismo

El mundo debe protegerse de los payasos del mesianismo. EL PAPA FRANCISCO I

En un mundo en constante evolución, la figura del Papa Francisco I  ha destacado por su enfoque progresista y sus llamados a la reflexión y la acción. Su papel como líder espiritual de la Iglesia Católica lo ha llevado a abordar temas críticos que afectan a la humanidad, desde la justicia social hasta la protección del medio ambiente.

En una extensa entrevista con Bernarda Llorente, directora de la agencia Telam, el Papa Francisco abordó temas cruciales que afectan al mundo actual. Con su característico estilo sencillo y directo, el Pontífice abogó por la unidad, la humildad y la responsabilidad en un contexto de crisis global.

Sin mencionar nombres, expresó su preocupación acerca de los líderes mesiánicos que hoy proliferan y prometen soluciones mágicas, al tiempo que advirtió sobre el peligro de caer en el extremismo.

“Todos fuimos jóvenes sin experiencia y a veces los chicos y las chicas se aferran a milagros, a mesías, a que las cosas se resuelven de manera mesiánica. El Mesías es uno solo que nos salvó a todos. Los demás son todos payasos de mesianismo”.

A propósito de los peligros de este mesianismo hizo una analogía con la historia del Flautista de Hamelin. “Yo le tengo mucho miedo a los flautistas de Hamelin porque son encantadores. Si fueran de serpientes los dejaría, pero son encantadores de gente… y las terminan ahogando. Gente que se cree que de la crisis se sale bailando al son de la flauta, con redentores hechos de un día para el otro”, argumentó Francisco para después sentenciar que “las grandes dictaduras nacen de una flauta, de una ilusión, de un encanto del momento. Y después decimos “qué lástima, nos ahogamos todos”.

El Papa Francisco destacó que la crisis es inherente al progreso y que no se puede salir de ella mediante enjuagues o soluciones milagrosas. Hizo hincapié en la importancia de asumir y superar las crisis a través del diálogo, la resolución de conflictos y el crecimiento personal.

Además, resaltó que la explotación laboral es uno de los orígenes de la guerra y que el trabajo debe ser digno y respetar los derechos de los trabajadores.

En cuanto al cambio y la adaptación de la Iglesia a los tiempos actuales, el Papa Francisco enfatizó la necesidad de un cambio que se sustente en el crecimiento y la evolución dentro de la identidad de la Iglesia, sin romper con la tradición.

Tal y como explica: “Desde los inicios del Concilio Vaticano II, Juan XXIII tuvo una percepción muy clara: la Iglesia tenía que cambiar. Pablo VI coincidió y continuó, al igual que los Papas que los sucedieron. No se trata solamente de cambiar de moda, se trata de un cambio de crecimiento y en favor de la dignidad de las personas. Y ahí está la progresión teológica, de la teología moral y todas las ciencias eclesiásticas, incluso la interpretación de las escrituras, que han ido progresando de acuerdo al sentir de la Iglesia. Siempre en armonía”.

Asimismo, subrayó la importancia de mantener un diálogo abierto con el progreso científico y tecnológico, manteniendo una perspectiva humana.

El Pontífice también compartió su sentido del humor y su relación con Dios, destacando que la risa y el sentido del humor son elementos que humanizan y enriquecen la vida. Además, reconoció que a veces experimenta miedos debido a la responsabilidad que conlleva su papel como Sumo Pontífice.

De acuerdo a su opinión, en estos tiempos que corren es necesario alimentar la esperanza, por lo que hace un llamado para que todos en la medida de nuestras posibilidades contribuyamos a una mirada más positiva del mundo.

“No solo no hay que perder la esperanza, sino que hay que cultivarla. Hacernos un corazón esperanzador, un corazón con esperanza. ¡Es tan fecunda la esperanza! Un poeta la llamaba la virtud humilde.

No podemos vivir sin esperanza. Si cortáramos las pequeñas esperanzas de cada día, perderíamos la identidad. No nos damos cuenta de que vivimos de esperanzas. Y la esperanza teologal es muy humilde, pero es la que sazona los condimentos cotidianos”.

En su conjunto, el Papa Francisco hizo un llamado a la unidad, la responsabilidad y la humildad en tiempos de crisis, destacando la importancia de la dignidad humana, el diálogo y la adaptación consciente a los desafíos contemporáneos. Su mensaje es un recordatorio de la importancia de abordar los problemas de manera equitativa y compasiva, manteniendo siempre la conexión con la humanidad y la tradición.

PAPA FRANCISCO I 
Francisco, de nombre secular Jorge Mario Bergoglio, es el 266.º y actual papa de la Iglesia católica. Como tal, es el jefe de Estado y el octavo soberano de la Ciudad del Vaticano. 

Redacción
En Positivo

Leer más:

Amén: el Papa Francisco I responde y escucha a los jóvenes

10 años del Papa Francisco I

La llamada del Papa para despertar. Jorge Dobner

Recibe nuestro boletín semanal
con lo más positivo de los medios

Opiniones

Descarga gratuita

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad