domingo, 01 octubre 2023
energía

El ‘Método’ de Jessie Inchauspé para vivir con energía

Sabemos de la importancia de la glucosa en sangre y en el caso de las personas diabéticas a quienes es más difícil para el cuerpo controlar los niveles de azúcar en la sangre, necesitando el caso de la diabetes 1 inyectarse insulina porque su páncreas no la produce.

Sin embargo para el resto de personas la glucosa sigue siendo importante porque suministra la fuente de energía que tiene el cuerpo para todo lo que hace, para trabajar y pensar, para hacer ejercicio y sanarse.

Por el contrario existe la tendencia actual a demonizar el azúcar cuando en su justa medida como vemos se necesita para el desarrollo de nuestras funciones vitales.

La bioquímica francesa Jessie Inchauspé ya nos descubrió en su anterior libro convertido en best seller ‘La revolución de la glucosa’ el papel que juega la glucosa en todos los aspectos de nuestra vida. Pero acaba de publicar una nueva obra ‘La revolución de la glucosa: el Método’ (Editorial Diana) que  va un pasito más allá y nos desvela algunos datos transformadores para que adquiramos hábitos saludables con respecto a la ingesta de glucosa, a elaborar todo un plan para que desterremos (malas) costumbres adquiridas sin apenas enterarnos.

Muchos somos los que lo desconocemos pero estamos atrapados en una montaña rusa de subidas y bajadas de glucosa. La mayoría tenemos un exceso de ella en sangre y no lo sabemos.

Esta guía nos proporciona un plan de cuatro semanas para aplicar estrategias sencillas y científicamente probadas en nuestra vida para estabilizar el azúcar en sangre. Un plan para tener más energía, menos antojos y desterrar para siempre las ganas de picar entre horas.

“Mi método consiste en cuatro principios, cuatro trucos basados en la ciencia, muy sencillos, para aprender a estabilizar los niveles de glucosa sin hacer dieta, sin contar calorías, sin restringir ningún tipo de alimento”, explica la bioquímica en una reciente entrevista en La Contra de La Vanguardia.

Básicamente se trata de tomar un desayuno salado, tomar una cuchara de vinagre diluida al día, tomar siempre un entrante de verdura antes de cada comida y ejercitar los músculos durante diez minutos después de una de las comidas principales del día.

El método de Inchauspé se ha puesto en práctica empíricamente en un experimento con 2.700 personas a quienes se les controlaba la glucosa durante cuatro semanas “con muy poco esfuerzo, sin restricciones de dieta, sin contar las calorías, la mayoría se sintieron mucho mejor muy rápidamente” detalla.

De acuerdo a los resultados para descubrir que alguien tiene un pico de glucosa suelen “tener antojo de azúcar y es gente que está muy cansada, tiene como una neblina mental. Es gente a la que le cuesta concentrarse, que está un poco ida. Esos son síntomas de un pico de glucosa”.

Estos picos y bajadas son dañinos puesto que incrementa la inflamación, el envejecimiento y la insulina. “Y esas tres cosas son el cóctel perfecto para que tengas una enfermedad crónica”.

Redacción
En Positivo

Leer más:

Cuerpo, mente y alma: una visión integral para tratar las enfermedades psicosomáticas

Seis opciones de estilo de vida que reducen el riesgo de demencia

La dieta de Harvard: una guía para comer de forma saludable

Recibe nuestro boletín semanal
con lo más positivo de los medios

Opiniones

Descarga gratuita

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad