martes, 07 febrero 2023
soledad

La solución sueca para curar la soledad

La soledad no deseada es una de las mayores epidemias de este siglo XXI. Se da la paradoja que gracias a las nuevas tecnologías, estamos más conectados que nunca y sin embargo tendemos a sentirnos más solos que nunca.

Las conexiones sociales, incluido el contacto con amigos y familiares, son importantes para nuestra salud y bienestar emocional, así como para nuestro bienestar material.

El departamento de psicología de la Universidad de Chicago realizó un estudio en el que afirmaban que la soledad  aumenta el riesgo de muerte prematura  e incrementa los riesgos a los infartos de miocardio, la obesidad, las adicciones y, lamentablemente, los suicidios.

Hoy las familias son más reducidas  mientras que cada vez más personas viven solas en todo el mundo. Hay personas, especialmente las mayores, que no tienen con quien hablar.

El modelo de sociedad ha cambiado mucho en los últimos años pero no debemos olvidarnos de fortalecer los lazos sociales que nos humanizan y aportan sentido a nuestra vida.

Por eso es necesario abordar de forma seria soluciones que de nuevo nos conecten los unos a los otros para salvarnos de la soledad.

“Una nueva forma de vivir”, proclama audazmente el sitio web de Sällbo, y agrega que es donde “generaciones y culturas se encuentran, con la vida social en el centro”. El proyecto es administrado por Helsingsborgshem, una empresa de vivienda sin fines de lucro financiada por el ayuntamiento, y surge de una idea que tuvieron en 2016 en medio de la preocupación por la soledad entre los grupos mayores.

Los suecos son ferozmente independientes: los jóvenes comienzan a vivir solos antes que en cualquier otro lugar de Europa, un rasgo que continúa hasta la vejez; Gracias a las políticas públicas y una amplia gama de servicios municipales, muchas personas mayores optan por permanecer en sus propios hogares.

Sällbo es un experimento radical de vida multigeneracional en la pequeña localidad portuaria de Helsingborg. Su nombre es un acrónimo de las palabras suecas para compañía ( sällskap ) y vida ( bo ), y resume perfectamente los objetivos del proyecto: combatir la soledad y promover la cohesión social brindando a los residentes incentivos y espacios para una interacción productiva.

Sällbo consta de 51 apartamentos repartidos en cuatro plantas de una residencia de ancianos reformada. Más de la mitad de los 72 residentes tienen más de 70 años; el resto tiene entre 18 y 25 años. Todos fueron seleccionados después de un extenso proceso de entrevistas para garantizar una mezcla de personalidades, orígenes, religiones y valores, y todos tenían que firmar un contrato en el que prometían pasar al menos dos horas a la semana socializando con sus vecinos.

“Es una comunidad real”, dice Ahlsten, uno de sus integrantes para The Guardian “y la combinación de personas funciona muy bien”. Bacharach está de acuerdo. “Es genial hacer cosas juntos y disfrutar de la compañía de otras personas”. Desde que se mudó, se unió al grupo de jardinería, al club de cine de los domingos por la noche y aprendió a jugar Canasta. Hay hojas de registro en las áreas comunes y grupos de Facebook dedicados para todas las diversas actividades; igual de importante, hay un montón de espacio.

Hay un gimnasio, una sala de yoga, una biblioteca (con los propios libros de los residentes) y una gran cocina común en cada piso. El estudio de artes y manualidades está repleto de pinturas, lana y otra parafernalia creativa, mientras que los propios residentes convirtieron un espacio en un taller, completo con herramientas y equipos (uno de los jubilados, un ex capitán de barco, se ha reinventado a sí mismo como un platero). Incluso el salón principal de la planta baja es un espacio multifuncional, con equipo de alta fidelidad, futbolín y un piano, donado por uno de los vecinos para que “todo el mundo pueda experimentar su alegría”.

Redacción
En Positivo

Leer más:

Recuperar los vínculos humanos para acabar con la epidemia de la soledad. NOREENA HERTZ

Nuestra ilusión por la vida. JORGE DOBNER

Couhousing, un estilo de vida comunitario como solución a la “epidemia de soledad”

Recibe nuestro boletín semanal
con lo más positivo de los medios

Opiniones

Descarga gratuita

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad