lunes, 30 enero 2023

Señora ministra, coja una excedencia urgente de la política y descanse algunos años. ANNA BALLETBÒ

El ‘Mogambo’ de Irene Montero.
Señora ministra, coja una excedencia urgente de la política y descanse algunos años, preguntando, escuchando y reflexionando antes de regresar.

Señora Montero, dudaba si debía escribirle y al final he creído que le podía ser útil, y como es ministra, hace leyes y toma decisiones, igual nos podíamos ayudar también a nosotros y sobre todo a nosotras mismas.

La responsabilidad de gobernar en una democracia va mucho más allá de lo que suele pensarse.

Gobernar no es, por supuesto, un juego de imposiciones arbitrarias, es principalmente una arquitectura de consensos, que hay que saber gestionar en lo esencial sin traicionar las propias ideas pero teniendo presente que la pluralidad de los gobernados debe ser respetada.

Hay leyes que son de obligado cumplimiento, las de hacienda, por ejemplo, otras se enzarzan profundamente en los corazones y las vivencias de las personas y en la fe religiosa, por ello hay que ser cautos en imposiciones y poco apresurados en las ejecuciones.

Créame, cuando muchas feministas le discuten aspectos de la ‘ley trans’ o de la ley ‘solo sí, es sí’ que ha impulsado, no lo hacen con afán de llevarle la contraria, no arrugue el ceño, todas hemos tenido su edad, lo hacen porque la experiencia vital y en muchos casos parlamentaria nos indica que hay decisiones que tienen consecuencias irreversibles y la cautela es recomendable por responsabilidad.

La prepotencia es mala consejera, y escuchar opiniones de personas reconocidas como expertas, recomendable, en especial cuando una está recién llegada al campo legislativo y tiene la mirada en lo inmediato, sin proyectar las consecuencias que pueden derivarse de toda acción de gobierno. Las leyes no se hacen para aprobar un examen, se hacen para ser aplicadas y se aplican sobre la ciudadanía, afectando para bien o para mal sus vidas.

Montero alega ahora que “todo el mundo asumió” que la jurisprudencia impediría rebajar las penas
Reconozca que usted sola ha montado un ‘Mogambo’ de mil demonios (recuerde, ‘mogambo’ significa pasión en suahili). En la película de John Ford, la acción desmesurada de los censores franquistas en el doblaje consiguió convertir un adulterio en un incesto. La esposa adúltera del antropólogo, Grace Kelly, se lía con el cazador Clark Gable y el doblaje la convierte en hermana de su marido. Ford la estrenó en Argentina en 1952, cuando en los círculos militares se conspiraba contra Perón. Preguntando a los funcionarios del gobierno, la respuesta era siempre: deben ser los gorilas, evocando los gorilas de ‘Mogambo’. A pesar de la intención peyorativa, la palabra ‘gorilas’ acabó siendo elogiosa y definió a los militares progresistas que la reivindicaron con orgullo.

Tenga cuidado, ministra, de no tachar de gorilas a los representantes del poder judicial, que deben enmendar su error evitando que gracias a su ley abusadores y violadores vean reducidas sus penas.

Y espere, que desaguisados traerá la ‘ley trans’, como ha sucedido en Inglaterra. Allí advierten de una explosión de casos que han pasado de 210 derivaciones en 2015 a 3.585 en el presente ejercicio. Señalar el escándalo médico producido y la cantidad de familias de menores hormonados y operados pidiendo responsabilidades. El experto en psiquiatría y salud mental Celso Arango opina que el incremento de niños y adolescentes que sienten que su género no es congruente con el sexo asignado en el nacimiento es algo vírico y contagioso, como lo fueron las palabras ‘casta’ o ‘caspa’, que al parecer han desaparecido por transformismo de los promotores o tratamiento capilar masivo desde que están ustedes en el gobierno.

Mi consejo, señora ministra, es que coja una excedencia urgente de la política y descanse algunos años, preguntando, escuchando y reflexionando antes de regresar. La sentará bien a usted y a muchos ciudadanos españoles.

ANNA BALLETBÒ
Periodista y política española. Fue diputada en el Congreso de la I a a la VI legislatura por el Partido de los Socialistas de Cataluña. Desde 2002 es Presidenta de la Fundación Internacional Olof Palme.
Publicado en: EL PERIODICO

Leer más:

Islandia, el pequeño país de mujeres que están cambiando el mundo
El peligro del retrovisor. JORGE DOBNER
Los países con más mujeres en puestos de responsabilidad responden mejor a las crisis y el número de consumidores de drogas crece un 26 %
La violencia sexista no es un problema de las mujeres: es un problema de los varones. ROSA MONTERO
Las mujeres iraníes se alzan contra esta forma opresiva de poder. MÁRIAM MARTÍNEZ-BASCUÑÁN
El error de la izquierda caníbal. JORGE DOBNER
Hay una izquierda que quiere, ni por asomo, intentar siquiera ganar las elecciones. MÁRIAM MARTÍNEZ-BASCUÑÁN

Recibe nuestro boletín semanal
con lo más positivo de los medios

Opiniones

Descarga gratuita

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad