martes, 07 febrero 2023
ucrania

Ucrania: escenarios para la paz

Nueve meses después del inicio de la guerra en Ucrania, la prensa extranjera se pregunta sobre las condiciones que permitirían detenerla. Vladimir Putin continúa con su estrategia de terror, utilizando el hambre y el frío como armas de guerra. Los bombardeos están aumentando en la infraestructura civil, privando a millones de ucranianos de electricidad a medida que se acerca el invierno, lo que hace temer lo peor.

Obligado a retirarse en varios frentes, desde Kharkiv a Kherson, el ejército ruso intenta romper la capacidad de resistencia de los ucranianos sumergiendo las ciudades bajo un diluvio de fuego. Es inútil esperar negociaciones en estas condiciones, argumenta el semanario ucraniano Dzerkalo Tyjnia. Sin embargo, sería lo deseable llegar a un acuerdo de paz.

¿Cuáles podrían ser las condiciones para la paz? Se pregunta la revista británica The Economist. Durante las últimas semanas, las señales, a veces contradictorias, han dado lugar a interrogantes. Aclara la revista que el final de la guerra parece depender de factores que escapan en gran medida al control de Kiev

¿Cuánto tiempo disfrutará Ucrania del apoyo de Occidente, cuyas poblaciones podrían cansarse de un conflicto interminable y cuyas reservas de armas tampoco son inagotables? “En privado, escribe The Economist, los funcionarios occidentales y ucranianos comienzan a preguntarse cómo sería una salida estable del conflicto.

¿Ucrania se convertirá en una nueva Finlandia?”. ¿Prevalecerá el modelo israelí? ¿La de Alemania Occidental?

Entre la recuperación de territorios por parte de las fuerzas ucranianas y la lluvia de misiles del poder ruso sobre objetivos civiles, el espacio de negociación parece muy estrecho. Las discusiones se están produciendo entre bastidores.

El bombardeo lanzado por Rusia contra la capital ucraniana, Kiev, fue un fracaso. Su guerra de desgaste de artillería para apoderarse de la región oriental de Donbass se ha atascado y se ha convertido en un punto muerto sangriento. Moscú perdió parte del territorio que había robado al sur de la ciudad de Kharkiv y [a mediados de noviembre] anunció la retirada de sus tropas de Kherson , la única capital provincial que había tomado desde el estallido de su invasión en febrero.

Con cada revés, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha luchado por encontrar nuevas formas de atormentar a Ucrania. La última es bombardear implacablemente el país para destruir su infraestructura. Se ha dicho a los residentes de la capital que es posible que tengan que evacuar si colapsa la red eléctrica.

Los cortes de energía no fueron suficientes para socavar la voluntad de lucha de los ucranianos. Pero prueban que, nueve meses después de su invasión injustificada, Putin todavía está buscando subir la apuesta . Algunos temen que destruya una presa en el Dniéper para frenar el avance de sus adversarios, como Stalin en 1941.

“¿Dónde está la diplomacia?” se preguntan. El ataque ruso en constante evolución también plantea una pregunta incómoda: ¿cuánto tiempo más seguirán Estados Unidos y Europa proporcionando a Ucrania los miles de millones de dólares en ayuda militar y económica que necesita cada mes para repeler a Rusia?

Muchos de sus ciudadanos son hostiles a la idea de financiar un conflicto interminable con Rusia. El 5 de noviembre, en Roma, decenas de miles de personas salieron a las calles para pedir el fin de los combates. “No queremos la guerra. Sin armas ni sanciones. ¿Dónde está la diplomacia? Se leía en un cartel.

En los Estados Unidos también surgen preguntas. Parte de los demócratas pidieron recientemente negociaciones, antes de retractarse rápidamente. Asimismo Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de Joe Biden , realizó un viaje sorpresa a Kiev el 4 de noviembre para asegurar a los ucranianos el apoyo “inquebrantable” de Estados Unidos. Pero también animó a Kyiv a pensar en las condiciones para una paz futura.

Precisamente en el diario The Japan Times dicen que una solución diplomática al conflicto merece una mirada honesta. El general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, sugiere que no existe una solución militar para el conflicto entre Rusia y Ucrania y que se necesita diplomacia para ponerle fin.

Es imposible predecir lo que podría suceder en 2023 y quizás más allá. Es por eso que Milley pidió a las partes que lleguen a un “reconocimiento mutuo” de que el fin de la guerra, es decir, un final lo suficientemente rápido, “tal vez no se pueda lograr por medios militares”.

Puede haber una victoria de Ucrania, pero nunca seria rápida. La rendición rusa de Kherson en el sur permite a los ucranianos mover tropas endurecidas por el combate a otro lugar, atacar Melitopol y luego Mariupol, cortar el “puente terrestre” de Rusia a Crimea y acabar rápidamente con las desmoralizadas unidades rusas en el este y en Crimea misma. Sin embargo, los ucranianos no tomarán Moscú: no tienen el poder militar para invadir el vasto territorio ruso y probablemente no obtendrán ayuda occidental para llevar a cabo una invasión. Eso significa que el conflicto no se resolverá.

De otro lado el fin del régimen de Putin no se ve a corto plazo. La postura expresada públicamente por el presidente ucraniano Zelenskyy es que solo negociará con el sucesor de Putin. Es una apuesta remota, pero no del todo infundada. La reciente movilización masiva socavó la popularidad de Putin, y las derrotas militares han llevado incluso a los rusos más belicistas, los ultranacionalistas, a culparlo por las humillaciones. “El poder absoluto tiene un reverso”, escribió el filósofo Alexander Dugin en una publicación de blog. “Poder total dado el éxito, pero también responsabilidad total por el fracaso”.

Pero, por un lado, Putin aún no es tan débil como para que los beneficios de tratar de derrocarlo superen los riesgos. Todavía tiene el control de la poderosa máquina represiva que construyó y tanto los militares como varios “trabajadores independientes” que participan en la guerra del lado de Rusia lo obedecen. Y por otra parte, si alguna vez se vuelve lo suficientemente débil, probablemente después de más derrotas, algún tipo de revolución democrática.

Otra posibilidad es llegar a un acuerdo de trastienda. Por todo lo que se habla de un esfuerzo diplomático, por todos los rumores y especulaciones de que Rusia está lista para hablar de paz si se le permite aferrarse a un mínimo de ganancias territoriales, por todos los temores albergados por los nacionalistas rusos de que el Kremlin hará un trato a sus espaldas; Es una opción difícil pero no descartable.

Redacción
En Positivo

Leer más:

Ucrania, tenemos el deber de pensar y provocar escenarios de negociación que puedan ser realidad a medio plazo. VICENÇ FISAS

En la guerra de Ucrania la prioridad debe ser salvar vidas humanas. NOAM CHOMSKY

Ucrania, tenemos el deber de pensar y provocar escenarios de negociación que puedan ser realidad a medio plazo. VICENÇ FISAS

Recibe nuestro boletín semanal
con lo más positivo de los medios

Opiniones

Descarga gratuita

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad