martes, 06 diciembre 2022
jóvenes

Vivir jóvenes hasta bien entrada la vejez según el ‘gurú’ de la longevidad Nicklas Brendborg

Vivir más tiempo con una mejor calidad de vida. Una vez que los seres humanos tenemos más posibilidades de ser supercentenarios, el siguiente reto es hacerlo en plenas facultades sin el deterioro propio del envejecimiento.

La ciencia moderna está investigando acerca de las claves para estar más jóvenes y con una buena salud hasta bien entrada la vejez.

Los científicos dicen que pronto será posible vivir hasta los 200 años. El gurú de la longevidad Niklas Brendborg añade que podremos morir jóvenes lo más tarde posible.

Nicklas Brendborg, prometedor biomédico danés, nos propone un fascinante viaje en su libro “La medusa inmortal” (Ediciones Destino) donde encontramos desde medusas que rejuvenecen con el tiempo hasta tiburones que son más viejos que América, langostas que no tienen edad, y finalmente las claves que hoy se conocen de la longevidad.

De acuerdo al título del libro en la naturaleza hay una pequeña medusa llamada Turritopsis, no más grande que una uña, que hace algo bastante milagroso. Cuando está estresado por el hambre o un cambio repentino en la temperatura del agua, puede volver a su etapa de pólipo joven y comenzar su vida de nuevo, “sin ningún recuerdo fisiológico de haber sido mayor”.

Turritopsis sugiere que la naturaleza ya ha desarrollado formas de revertir el envejecimiento cuando es necesario, mientras que otras criaturas exhiben increíbles poderes de recuperación e inmunidades.

La eterna juventud es un objetivo perseguido por los mortales. Actualmente, hay personas que aplican tratamientos para escapar al paso del tiempo. Algunos fármacos, como la rapamicina, que se utiliza para prevenir el rechazo de órganos en trasplantes, o la metformina, que toman muchos diabéticos, han demostrado su capacidad para combatir el envejecimiento en animales y se empiezan a probar en humanos para conseguir este objetivo.

“Creo que solo tomará cinco años para que los primeros productos lleguen al mercado. De hecho, la metformina o la rapamicina son buenas candidatas y ambas se están probando actualmente en humanos. El potencial de estas moléculas es algo que conocemos desde hace mucho tiempo en ratones y ahora, finalmente, veremos cuál es el veredicto en humanos.

Esta será la primera generación, con estos medicamentos ya aprobados para su uso en humanos. Pero luego habrá una segunda generación de materiales. Diría que veremos estos productos llegar al mercado en los próximos cinco o 10 años” asegura  Brendborg en una reciente entrevista.

Las principales fortunas del mundo han mostrado interés en estos avances e la ciencia para retrasar el envejecimiento. El biomédico cree que estas personas serán las primeras en disfrutar de estos tratamientos pero seguidamente el resto de población podrá acceder igualmente a ellos, es decir que se democratizará su uso.

“No sería imposible alargar la esperanza de vida a 200 o 300 años, algo así, y al principio, como todo, sería muy costoso, y serían los ricos los que podrían llegar antes que los pobres. Pero también habrá muchos académicos a los que les gustaría conseguirlo por sí mismos. Y muchos activistas. No espero que las personas ricas lo desarrollen y se lo guarden, eso no sería socialmente aceptable.

Al principio será caro, pero habrá una carrera por bajar el precio y encontrar alternativas para hacerlo más asequible. Creo que así es como lo vemos en todas las tecnologías. Lo que la persona promedio tiene ahora es algo que la realeza no podía tener hace 100 años”.

Sin embargo en la medida que se desarrollan estas tecnologías, los seres humanos podemos hacer de nuestra parte para mantenernos más jóvenes. La  esencia de las ideas de Brendborg reside en el concepto del “punto ideal”: hay una cantidad ideal para todo, ni muy poco ni demasiado.

Comer bien y hacer ejercicio, ya que el cuerpo necesita esos radicales libres supuestamente ‘dañinos’ para estimular sus propios sistemas de defensa.

No es tanto salir a correr lo que es bueno para ti como los mecanismos de recuperación que desencadena. Correr en sí hace que tu presión arterial se dispare, provoca múltiples desgarros musculares, estresa el corazón, sobrecarga las articulaciones. Pero cuando te vas a dormir después, los magníficos sistemas de reparación del cuerpo entran en modo turbo.

Y han evolucionado a lo largo de millones de años precisamente para reparar cualquier daño causado por correr, lo que hacían mucho nuestros antepasados. Su cuerpo bombea exactamente la cantidad correcta de antioxidantes, envía nutrientes adicionales para reparar los músculos, el corazón se fortalece y así sucesivamente. Se trata de encontrar ese punto medio.

Asimismo el biomédico señala cosas tan simples para prolongar la vida como mantener la boca limpia “cepillándose los dientes y usando hilo dental, porque conocemos la conexión entre los patógenos bucales, las enfermedades cardiovasculares y la demencia. Es muy fácil prevenir estas infecciones bacterianas retirando de la boca los alimentos en los que se crían.

Las personas con trastornos inflamatorios de la boca tienen un mayor riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos, demencia y morir prematuramente, y estos riesgos pueden evitarse cepillándose los dientes durante dos o tres minutos al día, y usando hilo dental” asegura.

Redacción
En Positivo

Leer más:

El futuro de la Dieta de la Longevidad para vivir más de 100 años

El camino para vivir en el sentimiento de la alegría. MARÍA INÉS LÓPEZ-IBOR

Los avances más recientes en tecnologías de la salud para maximizar nuestra vida

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad