martes, 06 diciembre 2022
superganancias

Las superganancias de la vergüenza. SALOMÉ SAQUÉ

“El fin de la abundancia” vaticinó hace unas semanas el actual presidente francés, Emmanuel Macron. Sus palabras han llegado a la opinión pública internacional y han sido muy cuestionadas ¿El fin de la abundancia para todos o para los de siempre? ¿También para las élites?

Sin embargo hace tan solo dos años antes el mismo Macron dijo sobre los defensores de la sobriedad que eran partidarios del “modelo Amish” queriendo llevarnos de vuelta a la “lámpara de aceite”.

Hoy en cambio el presidente francés y sus ministros se han convertido de repente en apóstoles de la sobriedad, al punto que un discurso ya no escapa a los mandatos judiciales al “esfuerzo colectivo” que hay que aportar para hacer frente al “fin de la abundancia”.

Sin embargo la realidad es que mientras las desigualdades sociales siguen creciendo los ricos son más ricos y los pobres siguen empobreciéndose. Luego los esfuerzos deberían ser proporcionales a las ganancias.

Así lo explica en su última columna para Socialter la periodista francesa Salomé Saqué, que analiza el debate en torno al impuesto a las superganancias que realizan las empresas que desconocen la sobriedad.

La sobriedad, según la definición propuesta por el IPCC, consiste en elegir y organizar la reducción de la producción y el consumo. Sin embargo, en Francia no se ha planificado nada para hacer frente a los escenarios de escasez que los científicos han anunciado durante décadas. Nos enfrentamos, pues, a la explosión de los precios ya una “sobriedad para todos” pregonada en todos los tonos, como una fórmula mágica para los políticos en apuros.

Finalmente, “para todos” o casi. Porque en Francia, la sobriedad parece muy lejana para las empresas que han cosechado “superbeneficios”. Estas multinacionales se han beneficiado de una coyuntura particular para lograr ganancias sin precedentes, que no se deben a su brillante estrategia ni a su arduo trabajo, sino simplemente ligadas al contexto.

Y en el contexto actual, es en parte la guerra de Ucrania la que ha repercutido en los precios del gas, el petróleo y el trigo: ahora, la demanda es mayor que la oferta. Un clásico de la economía que hace las delicias de las empresas de este sector: en el caso de las empresas europeas, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) estima que sus beneficios deberían alcanzar los 200.000 millones de euros a finales de año.

En Francia, podemos pensar en TotalEnergies, que duplicó su beneficio neto en el segundo trimestre de 2022, pasando así de 2.200 millones de dólares en el mismo trimestre de 2021 a 5.700 millones, y que tributa muy poco en nuestro país gracias a la fiscalidad ventajosa preparativos. Engie, el tercer grupo energético mundial, sin incluir el petróleo, tampoco se queda fuera: sus beneficios alcanzaron los 5.000 millones de euros en el primer semestre de 2022, frente a los 2.300 millones del primer semestre de 2021. Por último, CMA CGM, una de las mayores empresas de transporte de mercancías obtuvieron 7200 millones de dólares (6700 millones de euros) de beneficios en el primer trimestre de 2022, o 75 millones de euros de beneficios al día: ¡tres veces más que en 2021! ¿Qué causó estas ganancias históricas? Un mercado de transporte marítimo desorganizado y recalentado desde la pandemia, al que se suman condiciones fiscales ventajosas.

Gracias a un cálculo de impuestos específico, CMA CGM solo pagó $ 370 millones en impuestos corporativos el año pasado, o solo el 2% de sus ganancias.

Las empresas del CAC 40 no parecen estar más preocupadas por la sobriedad: con casi 73.000 millones de euros en el primer semestre de 2022, los beneficios del CAC 40 aumentaron un 23% respecto al primer semestre de 2021.

Superganancias fiscales

Increíbles ganancias obtenidas por empresas con actividades que a menudo destruyen el medio ambiente y récord de dividendos pagados a los accionistas a veces millonarios mientras un hogar de cada cinco está en situación de pobreza en Francia… Nada nuevo bajo el sol.

Las desigualdades llevan décadas creciendo, como denuncia la organización Oxfam en sus detallados informes de cada año, sin que ello conmueva a muchas personas. Sin embargo, esta vez parece diferente.

Porque el gobierno nos está pidiendo colectivamente que nos ajustemos el cinturón, porque la inflación está agarrando por el cuello a muchos hogares, porque las universidades y otras infraestructuras públicas cerrarán este invierno porque ya no pueden pagar sus cuentas, y durante este tiempo, allí, el camino de vida de una minoría estalla.

La idea de un impuesto a las superganancias ha surgido, por tanto, en el debate público, encontrando un eco definitivo en los medios y en el espectro político. Y este impuesto no es sólo una historia simbólica. Porque ese dinero, concretamente, podría ser tomado y utilizado de otra manera, a gran escala.

Oxfam estima que si se hubiera puesto en marcha, este impuesto ya podría haber aportado 10.000 millones de euros al Estado, que podría utilizarlo para apoyar a los hogares más pobres ante la inflación, por ejemplo. Forzando un poco la línea, podríamos decir que el dinero que no tomamos es de franceses en situación de pobreza energética a los que no ayudaremos.

Gravar un poco a los que ganan mucho, ¿sería tan descabellada la idea? Un buen número de líderes políticos del continente europeo, de muy distintos bandos, han considerado que el impuesto a los superbeneficios era evidente. Y no inventaron nada. Karl Marx ya hablaba de superganancias en el siglo XIX  para evocar un insólito enriquecimiento ligado a la sobreexplotación por parte de una empresa capitalista. En 1916, el gobierno francés introdujo una “contribución extraordinaria sobre las ganancias de guerra” para las empresas que habían obtenido ganancias excepcionales entre el comienzo y el final de la Primera Guerra Mundial. Y en la década de 1980, el gobierno de EE. UU impuso impuestos a las empresas de energía que se beneficiaron de las crisis del petróleo.

Ante la emergencia, España, Italia, Reino Unido, Grecia, Rumanía y Hungría han sacado de los cajones esta medida y han puesto en marcha impuestos excepcionales a los superbeneficios para redistribuir este dinero. Los gobiernos esperan recaudar varios miles de millones de euros.

Una medida extraordinaria también discutida en la cúpula del Estado en Alemania, Países Bajos y República Checa.

La excepción francesa

Pero en Francia, no. El ministro de Economía, Bruno Le Maire, incluso negó con su engañosa ingenuidad la existencia de este insólito enriquecimiento: ” No sé qué es un superbeneficio” , declaró el 30 de agosto al margen de la universidad de verano Medef. Sin embargo, los propios economistas saben lo que es. Y son muchos los que apoyan este impuesto, incluidos dos premios Nobel de economía. Esther Duflo lo llama una “realmente buena idea” cuando Joseph Stiglitz cree que “no hay razón”válido para no gravar estas sociedades.

Bajo la presión internacional (la ONU, la Comisión Europea y la OCDE también apoyan este impuesto), Emmanuel Macron terminó mencionando el posible establecimiento de un “mecanismo de contribución europea”, una forma muy práctica de retrasar las cosas hasta luego, si es posible para siempre.

Y si España lo hizo sin la ayuda de la Unión Europea, es difícil imaginar que el obstáculo en Francia pueda ser otra cosa que una gran falta de voluntad política.

Hay que decir que políticamente es una mala idea del Presidente de la República. Introducir tal impuesto es reconocer implícitamente que las muchas desregulaciones y aboliciones de impuestos sobre las empresas implementadas desde su llegada al poder no iban en la dirección correcta.

También está cediendo una victoria ideológica a los Nupes (Unión Ecológica y Social Popular Nueva), que ha hecho de este impuesto su caballito de batalla. Finalmente, significa correr el riesgo de abrir una puerta difícil de cerrar. Si se estableciera un impuesto de este tipo y resultara eficaz, ¿qué impediría a las multinacionales contribuir a financiar la transición ecológica?

SALOMÉ SAQUÉ 
Periodista francesa especializada en temas económicos

Redacción
En Positivo

Leer más:

Beneficios inmorales. JORGE DOBNER

El nuevo capitalismo, la nueva explotación. JORGE DOBNER

Basta de privilegios para ‘los intocables’. JORGE DOBNER

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad