martes, 06 diciembre 2022
feminista

La revolución feminista: la batalla perdida del régimen iraní

El asesinato de la joven iraní Mahsa Amini por no usar el velo ha conmocionado a la sociedad de su país y su impacto ha transcendido mundialmente al resto de países.

Los líderes del régimen iraní se apegan a sus posiciones. El líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, dijo que estaba entristecido por el asesinato de Mahsa Amini, después de ser arrestada por el escuadrón antivicio. A nadie sorprendió que culpara de las protestas posteriores a los agitadores extranjeros. Según Khamenei, estos manifestantes no son “verdaderos iraníes”, una declaración inquietante que no recuerda sus lágrimas de cocodrilo en 2009, antes de desatar una represión mortal de las protestas.

Cientos de personas murieron durante estas protestas y posteriores, en 2017 y 2019, cuando las fuerzas de seguridad tomaron represalias contra los ciudadanos iraníes que tomaron las calles. Lamentablemente, en 2022  han vuelto a ocurrir actos terribles similares.

Sin embargo dice el profesor de historia moderna de Irán, Ali Ansari, que esta respuesta estatal puede funcionar a corto plazo, pero sus efectos se desvanecen con el tiempo.

“El régimen no podrá resistir indefinidamente multiplicando actos de violencia arbitraria. Lejos de domar a la sociedad, este método no ha hecho más que exaltar la insubordinación de los iraníes. En resumen, gobernó con poder y autoridad.

Altos funcionarios iraníes se aferran al hecho de que las protestas no parecen tener una organización o un líder centralizado. Para ellos, la revolución de 1979 es un modelo de levantamiento exitoso, porque un líder, en la persona de Ruhollah Khomeini, se destacó claramente.

Hasta el momento, un personaje equivalente no ha surgido de este movimiento. Pero harían bien en no volverse complacientes”.

Los manifestantes tienen una ventaja clave sobre el régimen: el poder las ideas renovadoras sobre la sociedad civil, la democracia y la naturaleza del cambio que Irán necesita. Igualmente y a pesar de la censura los manifestantes están haciendo un buen uso de las redes sociales para articular estas ideas y darlas a conocer en el mundo.

Las mujeres han estado al frente de las protestas que estallaron en el funeral de Amini y se extendieron por todo el país, planteando uno de los mayores desafíos para la República Islámica desde la revolución de 1979.

Las mujeres están hartas de ser consideradas de segunda categoría en su país y bien es cierto que muchos hombres les están acompañando en las reivindicaciones.

El código de vestimenta obligatorio encabeza una larga lista de quejas de las mujeres iraníes, que representan más de la mitad de la población y se encuentran entre las más educadas de Oriente Medio. Tienen una tasa de alfabetización de más del 80% y representan más del 60% del alumnado universitario de Irán.

Bajo la ley islámica Sharia de Irán, impuesta después de la revolución, los hombres pueden divorciarse de sus cónyuges mucho más fácilmente que las mujeres, mientras que la custodia de los niños mayores de siete años pasa automáticamente al padre.

Las mujeres, incluidas las legisladoras y las altas funcionarias, necesitan el permiso de sus maridos para viajar al extranjero. Su testimonio como testigo legal vale la mitad que el de un hombre, y las hijas heredan la mitad de lo que hacen los hijos. Estas pueden ocupar legalmente la mayoría de los trabajos, votar o conducir, pero no pueden postularse para presidente ni convertirse en jueces.

Generaciones de mujeres que durante décadas permanecían calladas han explotado ante las injusticias. Algunas sin saberlo están llevando a cabo una revolución feminista por la libertad corporal y la igualdad de género; un movimiento radical de derechos civiles contra la policía misógina y corrupta.

La vigilancia de la moralidad quedará manchada para siempre con la muerte de Mahsa Amini, vista como una ofensa al honor público más que como su defensor. Las colegialas adolescentes ya han experimentado el poder de la protesta colectiva, incluso si el sistema se derrumba con la fuerza bruta de la que es tan capaz.

Por mucho que quiera el régimen Iraní su continua represión está provocando cada vez más rechazo en toda la población, lo que supone una fractura entre el pueblo y el régimen cada vez más grande.

Redacción
En Positivo

Leer más:

La violencia sexista no es un problema de las mujeres: es un problema de los varones. ROSA MONTERO

Las mujeres iraníes se alzan contra esta forma opresiva de poder. MÁRIAM MARTÍNEZ-BASCUÑÁN

10 mujeres que ya han hecho historia en el 2022

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad