viernes, 07 octubre 2022

Un cambio de era. JORGE DOBNER

Más de 10 días en los fastos de despedida de la Reina Isabel II y un histórico funeral para el recuerdo. No ha sido solo la muerte de una reina sino la de un símbolo.

Mas de la mitad del planeta, 4.000 millones de personas, han seguido las ceremonias como un evento global.

A lo largo de 70 años bajo el trono la Reina Isabel II vivió una guerra mundial, sobrevivió a Hitler, fue testigo de 14 mandatos presidenciales en Estados Unidos, de estos, sólo cinco ex-presidentes continúan con vida, vio morir a 5 papas, vivió la llegada y la ruptura de los Beatles, aguantó varios annus horribilis, presenció una pandemia mundial…incluso pudo recibir a última hora a Liz Truss, nueva primera ministra de Reino Unido.

Legendaria ha sido la buena salud que ha gozado en su larga vida y la solidez a prueba de bombas con la ha gestionado su reinado. No son pocos los que han dicho que se podría caer el mundo que la monarquía de la Reina Isabel II sería la última en sobrevivir.

God Save the Queen” le han gritado tantas veces. Su persona ha sido mitificada más allá del merchandising y apoderándose de la cultura pop británica. Las largas colas de los británicos en su adiós atestiguan que aún con sus claroscuros su figura ha tenido una enorme influencia en el pueblo.

La reina es hasta el día de hoy la jefa de estado que más ha viajado en el mundo. Durante 1953 y 1954, se embarcó en una gira de coronación de seis meses alrededor del mundo.

Fue la primera monarca reinante en visitar varios países, incluidos Australia y Nueva Zelanda, lo que simboliza los primeros pasos de la monarquía hacia una modernización gradual.

Si bien ahora es una práctica común para los miembros de la familia real dar paseos entre la gente, los monarcas solían saludar desde una distancia segura mientras viajaban, hasta la reina Isabel II. La reina desafió siglos de tradición en 1970 al saludar a la gente en las calles durante la gira real por Australia y Nueva Zelanda.

Ya en su última etapa la Reina actualizó sus formas de llegar a las masas con los tiempos actuales. Desde hacer sus discursos navideños a través de un video hasta adoptar la nueva tecnología al lanzar una cuenta de Twitter.

Sabiendo que en las actuales monarquías no gobiernan sino más bien representan, en eso la Reina Isabel II ha sido la mejor embajadora del Reino Unido y la Commonwealth.

Pero el futuro ya es incierto porque los valores que han marcado el reinado más longevo, son ya diferentes a los reclamos de las nuevas generaciones.

Los tiempos son otros y su muerte ha simbolizado también la muerte de un viejo orden en el momento en que se está gestando otro naciente.

Habrá que ver cómo se maneja el nuevo rey Carlos III que lo tiene difícil, sin gozar de la popularidad  de la madre ni su ejemplaridad o al menos el arte de guardar las apariencias que en toda institución monárquica se presupone.

Los retos son mayúsculos, más después de unos años en la deriva tras el Brexit en la que se han agudizado las fricciones territoriales: los reclamos de independencia de Escocia, Irlanda del Norte puede inclinarse por la unidad irlandesa y las dañadas relaciones con la Unión Europea. Igualmente la otrora poderosa alianza con Estados Unidos es incierta, igual que hegemonía de los territorios de la Commonwealth.

Asimismo las nuevas generaciones vienen estando más sensibilizadas con las guerras, la crisis económica, la justicia social, el cambio climático, los nuevos mecanismos democráticos, una gobernanza de abajo arriba y menos rígida tanto en formas como en fondo.

Esto es más que la muerte de una reina, es un cambio de era.

JORGE DOBNER
Editor
En Positivo

Leer más:

Nadie ha monopolizado el papel de reina, nadie ha definido ese rol, como ella. JOHN CARLIN
Luchemos contra la enorme desigualdad en ingresos y riqueza. Luchemos contra un sistema político corrupto. BERNIE SANDERS
O cambiamos, o cenizas. JORGE DOBNER
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad