viernes, 07 octubre 2022
ansioso

8 formas de sentirse menos ansioso por cosas que están fuera de control

Durante este tiempo, desde que se desencadenara la pandemia por Covid-19, los problemas relacionados con la salud mental se han hecho más evidentes. Además de lidiar con los problemas personales en las personas ha aumentado la preocupación por los acontecimientos mundiales que directa o indirectamente nos afectan: la guerra de Ucrania, la inflación, la crisis socioeconómica…

En un reciente artículo de salud y mental en The Washington Post se hacen eco de la experiencia de la psicoterapeuta Lesley Alderman con sus pacientes. Muchos de los pacientes experimentan un déficit de optimismo y se sienten abrumados por cuestiones importantes que escapan a su control, lo que ella llama “fatiga de la esperanza”.

En un grado inusual, la gente está cansada. Los síntomas de esta fatiga son sentirse ansioso, desconectarse o darse por vencido.

“La gente está teniendo muchas dificultades: el covid nos ha hecho darnos cuenta. Y ahora están inseguros sobre el estado del mundo”, dijo Paul Slovic, profesor de psicología en la Universidad de Oregón, que ha estado estudiando la psicología del riesgo y la toma de decisiones durante más de 60 años.

Los terapeutas están luchando para ayudar, tratando de inculcar un sentido de esperanza: que pueden sentirse mejor, que sus pensamientos catastróficos pueden estar exagerando la realidad.

La amígdala humana es la zona del cerebro que se activa cuando advierte una amenaza, pero nuestro sistema nervioso no está diseñado para la continua sobreexposición.

Los seres humanos necesitan sentir que tienen cierto grado de control. Cuando le quitas a una persona la sensación de seguridad, pueden aparecer depresión y ansiedad.

Es difícil pretender vivir en una burbuja sin que nada nos afecte, pero sugieren ocho pasos para reenfocar el sentirse menos ansioso, sobre todo cuando se trata de cosas que están fuera de nuestro control.

1. Tomarse un descanso de las noticias: el llamado doomscrolling, se refiere a la adicción de consumir información negativa sobre diversos asuntos, puede amplificar la naturaleza trágica de los eventos. En un estudio, los investigadores encontraron que aquellos que estaban inmersos en las noticias del atentado de la maratón de Boston durante varias horas al día en la semana posterior al evento experimentaron un estrés agudo mayor que las personas que estaban en la escena. “Especulamos que la naturaleza gráfica de la cobertura y la repetición de esas imágenes desencadenaron una angustia intensa”, dijo Roxane Cohen Silver, autora principal del estudio y distinguida profesora de ciencias psicológicas, salud pública y medicina en la Universidad de California.

Los pacientes que se sienten deprimidos por los titulares que lean las noticias solo una vez al día, apaguen las alertas en su teléfono y, si es posible, revisen las redes sociales con moderación.

2. Cuidarse: o lo que es lo mismo, estar en buena forma para enfrentar la turbulencia actual. Eso significa aumentar su resiliencia cuidando su sistema nervioso (dormir bien, comer bien, hacer ejercicio de manera inteligente) y participar en actividades que afirmen la vida.

3. Concentrarse en el presente: hay que adquirir el hábito de anclarte en el aquí y ahora. Preocuparse por el futuro no ayuda.

4. Prueba un ejercicio de respiración: respirar profundamente algunas veces (por ejemplo, inhalar hasta la cuenta de cinco y exhalar hasta la cuenta de cinco) ayudará a calmar el sistema nervioso simpático (la respuesta de lucha o huida) y reducirá la ansiedad.

5. Piensa en tus victorias: recuerde lo que está funcionando bien en su propia vida, ya sea su trabajo, sus amistades o la estimulante variedad de plantas de interior que cultivó durante la pandemia. Cualquier acontecimiento positivo es estimulante para cambiar la dinámica.

6. Sea su propio terapeuta: pregúntese, ¿sobre qué me siento específicamente desesperanzado y por qué? Ser capaz de poner en palabras lo que te deprime puede ayudarte a sentirte menos inundado por las emociones y más capaz de procesar la información de manera racional.

7. Tomar acción: preocuparse no ayuda a la salud mental, pero actuar sí. Mire alrededor de su comunidad. Tal vez su patio de recreo local se beneficiaría de una cancha de baloncesto, o su iglesia o asociación de vecinos podría patrocinar a una familia de refugiados. Cuando las personas se involucran en asuntos locales, tienen un sentido renovado de optimismo.

8. Une fuerzas con un amigo: elige una causa. Hay cientos de organizaciones sin fines de lucro dedicadas a abordar algunos de los desafíos más tenaces del planeta. Done dinero a una organización inspiradora o a un voluntario .

Redacción
En Positivo

Leer más:

Namasté, yo te reverencio. Te permite expresar bondad, pureza de corazón y buenos deseos para la otra persona

El poder de la distracción

Una guía para conocer las propias emociones y saber nombrarlas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad