domingo, 14 agosto 2022

El discurso de odio y los bulos constituyen una amenaza para los valores democráticos. MARÍA JOSÉ GASCÓN

Vamos a frenar el odio a las personas migrantes.

En todo el mundo, sobre todo en Occidente, estamos presenciando una inquietante oleada de xenofobia y racismo. Desde hace tiempo se da un aumento preocupante de expresiones públicas de intolerancia, lo vemos en Europa y lo vivimos en España. Y aunque la migración no es necesariamente el tema central en juego es ahí donde se desarrollan los discursos de odio para exacerbar el miedo, la exclusión y la discriminación hacia las personas migrantes.

Las crisis son el caldo de cultivo perfecto en el que proliferan aún más estos relatos racistas, permeando de manera alarmante en la sociedad. Y, ¡desde el 2008 vamos servidos! La infusión al miedo, rechazo y desconfianza es la intención que está detrás de los mensajes que transmiten estos discursos.

La forma en que se cuenta la migración no son elementos abstractos que se establecen de forma inofensiva en el imaginario común, sino que constituyen el molde del trato que se dispensa a las personas que migran o que buscan refugio, aplicando un doble rasero según su procedencia y color de la piel, como por desgracia hemos visto recientemente en la frontera Sur.

Ese meme o ese audio sobre ayudas sociales, esa pintada en la calle sobre niños, niñas y jóvenes africanos que viajan solos, ese contenido sospechoso que infunde miedo y rechazo hacia otras personas racializadas es desinformación creada a consciencia para que la veamos a diario y que corran como la pólvora por redes sociales o whatsapp. Son herramientas que construyen intencionadamente una forma distorsionada de percibir a las personas migrantes.

El impacto de la desinformación o los bulos distorsiona la percepción, las creencias y el imaginario social de la población sobre las personas migrantes; también refuerza estereotipos y prejuicios e incrementa sustantivamente la exposición a narrativas de odio.

Estas creencias, a su vez, impiden cambios políticos que son necesarios, tanto desde el punto de vista económico como social. Igualmente, sirven para perpetuar y justificar el racismo individual e institucional y además permiten que la migración sea utilizada como chivo expiatorio para encubrir cuestiones no resueltas como la desigualdad, desprotección social, empleo precario, acceso a servicios públicos fundamentales, evitando así que se ponga el foco en las verdaderas causas estructurales de la desigualdad y la pobreza.

El discurso de odio constituye una amenaza para los valores democráticos, la estabilidad, la cohesión social y la paz. Así, afecta directamente y de forma muy concreta a la vida de las personas migradas, a sus familias y a la sociedad en su conjunto, porque dificultan la buena convivencia y limitan su contribución y participación como bien público global.

Seguramente seas una de esas personas que han escuchado algún bulo sobre personas migrantes en alguna ocasión. A lo mejor eres también una de esas personas dentro del elevado porcentaje de población que cree que existe una intención deliberada de manipularlas a través de las redes sociales. Probablemente, a su vez, estés entre ese porcentaje alto de personas que está preocupada por la desinformación y su impacto en la vida real. Es posible igualmente que estés desconcertada y seas parte de la ciudadanía que declara que “hay tanta desinformación que ya no me creo nada” ya que existe una gran dificultad para distinguir lo que es verdad o mentira y, que elige vivir aislada de opiniones y narrativas contrarias a la tuya. ç

Los bulos hay que frenarlos para evitar que otras personas sufran y consigamos dar pasos hacia una justicia social más fuerte y rica. Solas no podemos.

MARÍA JOSÉ GASCÓN
Coordinadora de nuevas narrativas sobre migraciones de Oxfam Intermón.
Publicado en: ELDIARIO.ES

Leer más:

Enfrentar la era del individuo tirano. ÉRIC SADIN
Los peligros que afrontan las sociedades hoy más allá de las guerras cruentas. ROSA MARÍA ARTAL
La revolución de la longevidad. JORGE DOBNER

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad