domingo, 14 agosto 2022
individuo

Enfrentar la era del individuo tirano. ÉRIC SADIN

Episodios desconcertantes de la vida contemporánea como la viralización de teorías conspirativas, la polarización cada vez más marcada de la opinión pública o el ascenso de figuras políticas que se alimentan del humor de las redes sociales tienen para el filósofo francés Éric Sadin una raíz común.

Para comprender estas circunstancias en su conjunto no alcanza con señalar como su principal causa la precariedad a la que nos arroja el actual sistema económico, ni simplemente condenar los hechos en base a un moralismo autocomplaciente. Más bien hay que interpretarlos como manifestaciones de una nueva condición del sujeto contemporáneo que, si bien se hizo carne en la última década, se remonta a más de dos siglos atrás, y tiene en el individualismo su ethos predominante.

Con su nuevo libro “La era del individuo tirano” (Caja Negra) Éric Sadin se proyecta hacia el futuro de una sociedad digitalizada que descifrar la que la tecnología digital, y en particular el uso generalizado de los teléfonos inteligentes y las redes sociales, ya ha creado hoy. Sadin es el intérprete de la actualidad. Su diagnóstico: estos dispositivos alimentan una “visión abultada de uno mismo” y destruyen cualquier relación con lo común, al tiempo que entronizan a todos como única fuente de legitimidad.

 “Esta sería la era del individuo tirano: el advenimiento de una condición civilizatoria sin precedentes que contempla la abolición progresiva de todo fundamento común para dar paso a un enjambre de seres dispersos que ahora se consideran la única fuente normativa de referencia y por derecho ocupan una posición preponderante” explica.

El síntoma más evidente son estas expresiones de ira eruptiva, resentimiento hosco, arrebatos violentos y temporales que caracterizan la comunicación en las redes sociales.

Éstos tendrían un papel esencialmente compensatorio, permitiendo combatir con facilidad e impunidad a las autoridades del poder. La incivilidad y las invectivas serían así signos de frustración ante la incapacidad de actuar. “El sentimiento de estar cada vez más abandonado a uno mismo, de no ser reconocido por su justo valor, de sentirse víctima […] hace que en determinadas circunstancias, en cuanto uno se encuentra frente a la experiencia de la negación de su persona, se desata la voluntad de dejar hablar sin freno toda su furia.

En una reciente entrevista para Ethic dice que el confinamiento ha impulsado el uso masivo de las tecnologías dando lugar al fenómeno de la naturalización “como si ahora fuera normal realizar actividades humanas sin una presencia carnal compartida. Hemos cruzado el umbral de una nueva condición, tanto individual como colectiva, marcada por una relación con los sistemas digitales cada vez más totalizadora”.

Para Sadic lo presencial y personal es irremplazable. A pesar de que la tecnología pueda reducir costos, su extensión a todas las parcelas lo que provoca es boicotear nuestra parte más humana.

Es por eso que se muestra crítico “estamos asistiendo a un borrado progresivo del cuerpo y la presencia y veremos llegar  una nueva globalización, la de los servicios, donde la ubicación será cada vez menos relevante y el salariado se cuestionará a favor del trabajo por encargo”.

ÉRIC SADIN
Es un escritor y filósofo francés, conocido principalmente por sus escritos tecnocríticos

Redacción
En Positivo

Leer más:

Hoy la tecnología engulle nuestras vidas como un engranaje voraz, una maquinaria caníbal que se alimenta de nuestro tiempo. IRENE VALLEJO

¿Somos capaces de usar correctamente la tecnología? JOAN M. BATISTA FOGUET

Desarrollar una tecnología “humana”. Philippe Lukacs

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad