lunes, 27 junio 2022

Los retos de los grupos mediáticos en la era de Internet

La tendencia general en los estudios sobre medios marca el progresivo crecimiento de internet, mientras que la radio y la televisión ceden audiencia poco a poco.

Es claro que el consumo de medios ha cambiado en los últimos y sigue cambiando, lo que supone un enorme desafío para los grupos mediáticos a la hora de competir con las nuevas plataformas de streaming.

El consumo en televisión durante todo el curso de 2021 cayó a 206 minutos de media por espectador, su cifra más baja desde 1993, cuando se registraron 204 minutos frente a la pequeña pantalla. Se trata de una reducción de tiempo considerable respecto al 2020, año en el que la población sufrió un confinamiento por la pandemia y pasó mucho tiempo en casa.

Las personas mayores, de más de 65 años, siguen siendo las que más tiempo ven la televisión, pese a reducir en 19 minutos su consumo. La reducción de tiempo frente al televisor afectó a todos los tramos de edad, aunque las caídas más pronunciadas fueron en el ‘target’ de los niños de 4-12 años (31 minutos menos que en 2020) y entre los adultos de 45-64 años (32 minutos menos).

El mismo fenómeno ocurre para la prensa – que en cuestión de una década se ha reducido a la mitad – así como  la radio.

A razón de estos datos es evidente que uno de los grandes retos de los grupos mediáticos es encontrar relevo generacional a su tradicional audiencia, de ello depende la supervivencia de los medios generalistas tal y como los conocemos.

En un reportaje especial de en report.cat analizan precisamente los peligros a los que se enfrenan los grupos mediáticos. Se hacen eco el Grupo Godó –propietario de La Vanguardia, Mundo Deportivo y Rac 1– daba por finalizado el proyecto televisivo de 8TV por tema de audiencias.

A nivel de prensa explican las incursiones en medios audiovisuales “El grupo propiedad de medios como El País o el HuffPost –anteriormente conocido como el Huffington Post–, entre otros, tuvo desde 1989 y hasta 2015, Prisa TV, grupo televisivo de pago, pionero en la televisión digital ámbito estatal. Prisa TV fue propietaria de Canal+ hasta el año 2014, cuando pasó a manos de Telefónica. Además, posee en propiedad el 18% de Mediaset España, empresa controlada por Fininvest, grupo propiedad del magnate italiano Silvio Berlusconi, con canales como Telecinco o Cuatro. Pero fue la gran inversión en el mundo audiovisual –con la apuesta de Canal Plus– que acaba llevando a la empresa a acumular una deuda de cinco mil millones de euros. Una jugada nefasta que acabó arrastrando a todo el grupo”.

Asimismo recuerda como el grupo Zeta (propietaria de El Periódico de Cataluña también había tenido las revistas emblemáticas Interviú y Tiempo) vendió en 1997 sus acciones a Antena 3 en Telefónica. La razón de la venta fueron las numerosas pérdidas que la cadena acumuló, que alcanzaban los 150 millones de euros.

Concentración del poder mediático

La información es poder y lo sigue siendo. Los medios tienen la indudable capacidad de crear corrientes de opinión.

“Por todo ello, existen muchos medios de comunicación importantes que en los últimos años han querido expandir su influencia con la creación de una televisión. En este sentido, Rosa Ferrer, economista y profesora de la Universidad Pompeu Fabra-Barcelona Graduate School of Economics, apunta a este fenómeno. “Estamos observando un incremento de la concentración de poder de mercado en los medios de comunicación y éste es un fenómeno que está afectando no sólo a los medios de comunicación sino a muchos otros mercados e industrias”,

Como bien advierten “la realidad es compleja, y la industria periodística cambia constantemente: la digitalización, los hábitos de consumo y las audiencias son ámbitos que evolucionan. Y la pandemia de la Covid-19, así como el crecimiento incontestable de plataformas digitales como Netflix, Apple TV, Amazon, al mismo tiempo televisión y cine, información y entretenimiento, es un fenómeno que sin duda marcará el futuro de la industria”.

Redacción
En Positivo

Leer más:

El declive del corporativismo periodístico. MANUEL CRUZ

La filantropía como aliada del periodismo

¿El podcasting puede ‘matar’ a la radio?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad