martes, 27 septiembre 2022
adobe

Construcción sostenible: casas de adobe

En la medida que ha aumentado la conciencia medioambiental las personas se están involucrando en la construcción de sus hogares de forma sostenible. Una casa sostenible es una vivienda que tiene el menor impacto negativo posible en nuestro entorno. Esto significa eficiencia energética, evitar toxinas ambientales y utilizar los materiales y recursos de manera responsable, teniendo un impacto físico y psicológico positivo en sus habitantes.

Entre esos procesos de construcción está volviendo a ser tendencia el uso del adobe, o lo que es lo mismo, utilizar tierra comprimida para construir estructuras biodegradables, ignífugas y de bajo consumo que duran muchos años si se construyen correctamente. Es un método de construcción antiguo, cuyos primeros usos se remontan al 8300 A.C.

Las casas de adobe se construyen tradicionalmente sobre una base sólida, con piedra, cemento o incluso conchas marinas. Luego, los constructores levantan muros de adobe apilando ladrillos de barro uno encima del otro.

Un ladrillo de adobe se compone de tierra compactada con una pequeña consistencia arcillosa. El suelo ideal generalmente se encuentra justo debajo de la capa superior del suelo y se moldea junto con un poco de agua.

Se utiliza una pequeña cantidad de material seco, como paja o hierba, como agente aglutinante; demasiado o muy poco puede reducir la resistencia de la estructura de adobe. Los materiales secos contrarrestan el agrietamiento que se produce en el ladrillo al secarse y contraerse. La cantidad de agua en el ladrillo también debe ser precisa. Demasiado puede hacer que el adobe se vuelva inestable.

Debido a su composición de tierra, las paredes de adobe tienen una alta masa térmica y son capaces de absorber calor durante el día para mantener la casa fresca mientras sale el sol, liberando el calor lentamente por la noche para calentar el interior.

Este proceso mantiene bajo el consumo de energía en ambientes cálidos y secos.

La masa térmica del adobe asegura que el interior de la casa permanezca relativamente estable, lo que ralentiza los cambios durante temperaturas exteriores extremadamente frías o calientes. Sin embargo, las investigaciones han demostrado que los bloques de adobe no aíslan bien en climas más fríos.

El material natural utilizado en el adobe reduce significativamente el consumo neto de energía y la producción de residuos de la estructura. En comparación con los materiales de construcción modernos, los ladrillos de adobe producen un desperdicio total mínimo y cero desperdicios peligrosos.

En todo el ciclo de vida de una casa de adobe, la huella en el medio ambiente es pequeña. Cuando los materiales se recolectan del entorno local, la energía de transporte disminuye significativamente.

Otros beneficios del adobe incluyen la baja transmisión de sonido y la capacidad de los propietarios de tener un papel integral en la construcción de su hogar debido a la simplicidad del método. Además, una casa de adobe es muy personalizable en términos de diseño y se minimiza el costoso equipo de construcción.

Hoy en día proliferan las construcciones de adobe en todo el mundo. Es el caso de Francia donde la revista Socialter dedica un especial sobre este tipo de construcción sostenible.

Christian Le Boru, un jubilado bretón, vive en uno de estos edificios de tierra cruda. Una elección sentida: el hombre de 60 años descubrió la guarida a través de un curso de albañilería, y simplemente “se siente bien”, en su casa habilitada en una antigua masía de finales del siglo XVIII, al oeste de Rennes. Rápidamente adoptó los tonos que van “del amarillo claro al naranja oscuro, según el contenido de óxido de hierro”, la acústica ligeramente amortiguada y las paredes a temperatura ambiente, “ni frías ni calientes”. La sensación, lejos de ser anecdótica, refleja una de las mayores virtudes de la mazorca, a saber, la regulación de la temperatura.

Le Boru no tiene dudas: en el pabellón de hormigón en el que vivía anteriormente, habría tenido que calentar mucho más para lograr el mismo confort. Otra cualidad, la mazorca “respira”. Las láminas de arcilla presentes en la tierra pueden absorber entre cada una de ellas un gran volumen de agua. Tanto es así que en el pequeño baño de Christian, una ducha rápida no genera vapor en los cristales de las ventanas, por lo que la VMC (ventilación mecánica controlada) es superflua.

“Sus cualidades higrométricas se prestan especialmente a la comodidad del hogar y permiten prescindir del aire acondicionado. Es un activo valioso en el contexto del calentamiento global”, apunta Anastasia Terres, ingeniera que defiende un futuro de edificios con menos carbono.

Redacción
En Positivo

Leer más:

Los ganadores de los «Oscar Verdes» en favor de la protección del planeta

Ciudades pioneras en diplomacia verde

Las comunidades indígenas toman medidas climáticas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad