lunes, 26 septiembre 2022
redes sociales

Putin no había previsto el impacto de las redes sociales

Para justificar las acciones militares en Ucrania, era importante que Putin obtuviera el apoyo de los ciudadanos rusos y los medios controlados por el estado. Sin embargo, sintonizados con las diversas corrientes de los medios de comunicación, incluidas las redes sociales en todo el mundo, no todos los rusos están comprando la narrativa. Miles de rusos han salido a las calles de las principales ciudades del país para protestar contra la guerra (y miles también fueron pronto arrestados).

Las redes sociales eran una fuente de información integral que, posiblemente, Putin no había previsto que impactara tanto en la economía rusa como en las tácticas de guerra.

Las empresas de tecnología también han respondido: Twitter y Tik Tok comenzaron a etiquetar contenido patrocinado por los medios estatales rusos, y Facebook y Tik Tok han actualizado algoritmos para identificar videos publicados previamente luego de la aparición de imágenes de guerra en años anteriores, en diferentes países e incluso de videojuegos.

Los ucranianos han utilizado plenamente el poder de las redes sociales y solo hay que observar cómo los funcionarios ucranianos han utilizado las herramientas digitales para acumular apoyo a gran escala para Ucrania.

Los entornos digitales y las comunidades online están saliéndose de la órbita estatalista rusa. Así lo retrata el periodista del New York Times, Thomas Friedman, quién analiza el error de cálculo de Putin, que no anticipó que millones iban a estar mirando lo que sucede en Ucrania.

Casi seis semanas después de la invasión de Rusia a Ucrania, estoy empezando a preguntarme si este conflicto no es nuestra verdadera primera guerra mundial, mucho más de lo que alguna vez fueron la Primera Guerra Mundial o la Segunda Guerra Mundial. En esta guerra, a la que considero World War Wired (NdT: un juego de palabras entre Guerra Mundial y World Wide Web, para remarcar que el mundo está “conectado” o “en línea”), prácticamente todos en el planeta pueden observar la lucha a nivel granular, participar de alguna manera o verse afectados económicamente, sin importar dónde vivan.

Si bien la batalla sobre el terreno que desencadenó la World War Wired es aparentemente sobre quién debe controlar Ucrania, no se deje engañar. Esto se ha convertido rápidamente en “la gran batalla” entre los dos sistemas políticos más dominantes en el mundo actual: libre mercado, “democracia basada en el estado de derecho versus cleptocracia autoritaria”, me comentó el experto sueco en economía rusa Anders Aslund.

Aunque esta guerra está lejos de terminar, y Vladimir Putin aún puede encontrar una manera de prevalecer y salir fortalecido, si no lo hace, podría ser un punto de inflexión en el conflicto entre los sistemas democráticos y no democráticos. Vale la pena recordar que la Segunda Guerra Mundial puso fin al fascismo y que la Guerra Fría puso fin al comunismo ortodoxo, eventualmente incluso en China. Entonces, lo que sucede en las calles de Kiev, Mariupol y la región de Donbas podría influir en los sistemas políticos mucho más allá de Ucrania y en el futuro.

De hecho, otros líderes autocráticos, como el de China, están observando a Rusia con atención. Ven que su economía se debilita por las sanciones occidentales, miles de sus jóvenes tecnólogos huyen para escapar de un gobierno que les niega el acceso a Internet y noticias creíbles y su ejército inepto aparentemente incapaz de recopilar, compartir y canalizar información precisa a la cima. Esos líderes deben preguntarse a sí mismos: “¿Soy tan vulnerable? ¿Estoy presidiendo un castillo de naipes similar?”.

Durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial nadie tenía un teléfono inteligente o acceso a las redes sociales a través de las cuales observar y participar en la guerra de manera no cinética. De hecho, una gran parte de la población mundial todavía estaba colonizada y no tenía plena libertad para expresar puntos de vista independientes, incluso si tuviera la tecnología. Muchos de los que residían fuera de las zonas de guerra también eran agricultores de subsistencia extremadamente pobres que no se vieron tan afectados por esas dos primeras guerras mundiales. No existían las gigantescas clases bajas y medias, globalizadas y urbanizadas del mundo interconectado de hoy.

Ahora, cualquier persona con un teléfono inteligente puede ver lo que sucede en Ucrania, en vivo y en color, y expresar opiniones a nivel mundial a través de las redes sociales.

En nuestro mundo poscolonial, los gobiernos de prácticamente todos los países del mundo pueden votar para condenar o excusar a un lado u otro en Ucrania a través de la Asamblea General de la ONU.

Si bien las estimaciones varían, parece que entre tres mil y cuatro mil millones de personas en el planeta, casi la mitad, tienen un teléfono inteligente hoy en día, y aunque la censura en Internet sigue siendo un problema real, particularmente en China, hay muchas más personas capaces de mirar profundamente en más lugares. Y eso no es todo.

Cualquier persona con un teléfono inteligente y una tarjeta de crédito puede ayudar a extraños en Ucrania, a través de Airbnb, con solo reservar una noche en su casa y no usarla. Los adolescentes de cualquier lugar pueden crear aplicaciones en Twitter para rastrear a los oligarcas rusos y sus yates. Y la aplicación de mensajería instantánea encriptada Telegram, que fue inventada por dos hermanos expertos en tecnología nacidos en Rusia como una herramienta para comunicarse fuera del alcance del oído del Kremlin, “se ha convertido en el lugar de referencia para las actualizaciones de guerra en vivo sin filtros tanto para los refugiados ucranianos como para los rusos cada vez más aislados por igual”, informó NPR. ¡Y se ha quedado sin Dubai!

Mientras tanto, el gobierno de Ucrania ha podido aprovechar una fuente de financiación completamente nueva: recaudar más de USD 70 millones en criptomonedas de personas de todo el mundo después de solicitar donaciones en las redes sociales.

Y el multimillonario de Tesla, Elon Musk, activó el servicio de banda ancha satelital de su compañía SpaceX en Ucrania para proporcionar Internet de alta velocidad después de que un funcionario ucraniano le pidiera ayuda en Twitter para los esfuerzos rusos por desconectar a Ucrania del mundo.

Las empresas comerciales de satélites con sede en EEUU, como Maxar Technologies, han permitido que cualquier persona vea desde el espacio a cientos de personas desesperadas que hacen fila para comprar comida frente a un supermercado en Mariupol, a pesar de que los rusos tienen la ciudad rodeada por tierra y han prohibido la entrada a los periodistas.

Luego están los guerreros cibernéticos que pueden saltar a la lucha desde cualquier lugar, y lo han hecho. CNBC informó que “una popular cuenta de Twitter llamada ‘Anonymus’ declaró que el oscuro grupo activista estaba librando una ‘guerra cibernética’ contra Rusia”. La cuenta, que tiene más de 7,9 millones de seguidores en todo el mundo, casi ocho veces más que todo el ejército de Rusia (incluidos unos 500.000 nuevos seguidores de Anonymous desde la invasión de Ucrania por parte de Rusia), “se ha responsabilizado de inhabilitar importantes sitios web corporativos, de noticias y gubernamentales rusos y filtrando datos de entidades como Roskomnadzor, la agencia federal responsable de censurar los medios rusos”.

Estos jugadores y plataformas globales no gubernamentales, súper empoderados, no estuvieron presentes en la Primera o Segunda Guerra Mundial.

Pero así como muchas más personas pueden afectar esta guerra, también más personas pueden verse afectadas por ella. Rusia y Ucrania son proveedores clave de trigo y fertilizantes para las cadenas de suministro agrícola que ahora alimentan al mundo y que esta guerra ha interrumpido. Una guerra entre apenas dos países de Europa ha disparado el precio de los alimentos para brasileños, indios y africanos.

Y debido a que Rusia es uno de los mayores exportadores mundiales de gas natural, petróleo crudo y el combustible diesel que utilizan los agricultores en sus tractores, las sanciones a la infraestructura energética de Rusia están frenando sus exportaciones, lo que hace que los precios de las gasolineras aumenten desde Minneapolis hasta México y Mumbai, y obligando a los agricultores de lugares tan lejanos como Argentina a racionar el uso de sus tractores diésel o reducir el uso de fertilizantes ricos en combustibles fósiles, poniendo en peligro las exportaciones agrícolas de Argentina y contribuyendo aún más al alza de los precios mundiales de los alimentos.

(…)

Estos regímenes se han vuelto expertos en el uso de nuevas tecnologías de vigilancia para controlar a los opositores políticos y los flujos de información y manipular su política y los recursos financieros estatales para mantenerse en el poder. Estamos hablando de Turquía, Myanmar, China, Corea del Norte, Perú, Brasil, Filipinas, Hungría y varios estados árabes. Putin seguramente esperaba que un segundo mandato de Trump pudiera transformar a Estados Unidos en una versión de este tipo de cleptocracia de hombre fuerte e inclinar toda la balanza global a su favor.

Luego vino esta guerra. Sin duda, la democracia de Ucrania es frágil y el país ha tenido sus propios problemas serios con los oligarcas y la corrupción. Sin embargo, la aspiración ardiente de Kiev no era unirse a la OTAN sino unirse a la Unión Europea, y estaba en proceso de limpieza para hacer precisamente eso.

Eso es lo que realmente desencadenó esta guerra. Putin nunca iba a permitir que una Ucrania eslava se convirtiera en una exitosa democracia de libre mercado en la UE al lado de su estancada cleptocracia rusa eslava. El contraste hubiera sido intolerable para él, y por eso está tratando de borrar a Ucrania.

Pero resulta que Putin no tenía ni idea de en qué mundo vivía, ni idea de las debilidades de su propio sistema, ni idea de cuánto podía y querría todo el mundo libre y democrático unirse a la lucha contra él en Ucrania, y no tenía idea, sobre todo, acerca de cuántas personas estarían mirando.

Redacción
En Positivo

Leer más:

La televisión no debe hacer de la guerra un espectáculo

Rusia y Ucrania: los periodistas se rebelan contra la guerra

Cómo ser resiliente a las malas noticias

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad