viernes, 01 julio 2022

Cómo evitar la polarización afectiva en pandemia

El fenómeno de la polarización tan extendido en los últimos años puede emplearse en diversos ámbitos y que siempre consiste en la inclinación hacia los extremos o los polos.

Incluso en este proceso puede haber mucho de artificial cuando en un conjunto originalmente sin diferencias, se establecen rasgos distintivos que determinarán la aparición de dos o más zonas mutuamente excluyentes que se llaman polos.

En el ámbito social la polarización implica la confrontación de distintos grupos por motivo de clase social, origen, económica u otras causas, y que en campañas electorales puede ser utilizado desgraciadamente por determinados partidos para fanatizar a su potencial electorado.

Frente a una polarización de tipo ideológico, otra polarización asociada a sentimientos emerge en tiempos de pandemia. La afectiva (o partidismo) es la tendencia a identificar negativamente a partidarios de otros grupos opositores y positivamente a los del grupo propio.

La polarización afectiva representa un identificador individual poderoso por su temprana edad de adquisición, relativa estabilidad temporal o influencia sobre la participación electoral.

Entre las razones por las que debe preocuparnos se encuentran la radicalización, los desacuerdos cruzados, la influencia de las cámaras de eco o el exceso de riesgo de contraer covid-19.

Así lo explica en un reciente artículo para The Conversation el profesor de Ciencias del Comportamiento, Universidad de Navarra, Martín Martínez Villar. Y debemos estar muy atentos para no caer en las trampas que nos lleva a enfrentarnos a semejantes precisamente en un contexto en el que las diferencias deberían ser lo de menos.

Precisamente, los resultados de una encuesta reciente sugieren que la polarización afectiva ha originado una brecha perceptiva en la sociedad española. Dicha brecha estaría determinada por bloques ideológicamente divididos que sienten (falsamente) los valores de los opositores muy alejados de los suyos. Asimismo, argumentan una polarización afectiva (errónea) en temas marcados por narrativas culturales.

Polarización afectiva y exceso de mortalidad por el virus

Una investigación realizada durante la primera ola de la pandemia de covid-19 en 19 naciones europeas (incluida España) determinó relación entre polarización afectiva y exceso de mortalidad por el virus. Estudios paralelos sugieren que la polarización y la gobernación descentralizada podrían haber obstaculizado la eficiencia de la respuesta de España durante la primera ola. Otras investigaciones proponen que la pandemia ha originado una polarización en las creencias dependiente de la ideología política.

Dos estrategias de intervención procedentes de modelos de psicología social se han mostrado prometedoras en Estados Unidos para reducir la polarización afectiva:

Corrección de percepciones erróneas. En esencia, a la gente le desagradan otros grupos porque los perciben (erróneamente) bastante diferentes a ellos.

Cuando se corrige esta falsa percepción, es posible cerciorarse de que el otro grupo es más similar de lo que inicialmente se pensaba, por lo que la aversión disminuye.

Cambio en la prioridad de las identidades partidistas. Normalmente, ambos grupos partidistas perciben al contrario como desagradable. Sin embargo, es posible minimizar la aversión cuando se considera que forman parte de un grupo común más amplio que incluya a ambos. Es decir, cuando se enfatiza lo que une en lugar de lo que diferencia y divide, la aversión disminuye.

Otra alternativa podría basarse en la teoría del contacto intergrupal. Esta teoría propone que el contacto entre grupos reduce el prejuicio y el conflicto siempre que exista igualdad de estatus, objetivos comunes, cooperación y apoyo social e institucional.

Determinar si existen problemas de polarización afectiva sobre nuestro razonamiento requiere la capacidad de distinguir entre expresiones de actitudes ideológicas (creencias u opiniones) frente a afectivas (deseos, intuiciones o sentimientos). Esto no es sencillo, puesto que ambos tipos de actitudes se confunden frecuentemente. En estos casos, las falsas percepciones se traducen en sesgos cognitivos. Los sesgos son distorsiones de nuestra mente que afectan a cómo percibimos la realidad y, por ende, al razonamiento.

La importancia del razonamiento

Para comprender la relevancia de los sesgos, Kahneman presenta una perspectiva simplificada del cerebro mediante dos sistemas.

El sistema uno es rápido, intuitivo, emocional y está expuesto a sesgos. Por el contrario, el sistema dos es más lento, costoso, deliberativo y lógico. El autor expone la extraordinaria capacidad del sistema uno cuando razonamos, revelando el fuerte impacto de las impresiones intuitivas y los sesgos sobre el razonamiento.

Por ejemplo, el razonamiento motivado es un sesgo resultante de la influencia de la motivación (creencias, intuiciones, deseos o preferencias) sobre los razonamientos y decisiones hipotéticamente racionales. Según el razonamiento motivado, cuando razonamos tenemos una alta probabilidad de llegar a conclusiones que nos den la razón –incluso de forma inconsciente–. Es como si de antemano tuviéramos motivación emocional extra para confirmar nuestras creencias. En política también ocurre y es pernicioso.

Curiosidad y humildad

Para reducir el impacto del razonamiento motivado, Galef invita a adoptar identidad de explorador.

Esto implicaría cultivar actitudes tales como curiosidad, apertura a la experiencia o humildad. Aunque la invitación no está exenta de críticas, lo interesante es que tales actitudes no dependen del cociente intelectual o de las competencias técnicas, sino de la inteligencia emocional.

Redacción
En Positivo

Leer más:

Como ser más racional según el profesor Steven Pinker

La vida es para realzarla, no para preservarla. LUIS CHIOZZA

Los cuatro pilares de la felicidad en Bután según el maestro Rinpoche

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad