viernes, 01 julio 2022

Empieza a parecer posible que podamos superar la crisis climática. DAGOMAR DEGROOT

Nuestro planeta no está condenado: podemos y debemos actuar contra el cambio climático.
Al igual que la mayoría de los expertos en el clima, a mí también me preocupa el futuro. Sé que el cambio climático causará una destrucción generalizada en el próximo siglo. Temo que mis hijos no puedan deshacerse de la sensación de que las cosas están empeorando. Que den por sentado que el verano viene acompañado de incendios y un calor mortal; que las ciudades necesitan muros para protegerse del mar; que los desiertos se expanden y las capas de hielo se derriten; que los cultivos necesitan ser modificados genéticamente y que los arrecifes de coral son reliquias extintas de una época más apacible.

¿Pero eso significa que nuestro futuro está condenado? Hoy en día, muchas de las publicaciones más leídas y los tweets más compartidos sobre la crisis climática predicen la extinción, y una nueva encuesta de jóvenes en 10 países muestra que la mayoría de ellos está de acuerdo. El “fatalismo” climático sostiene que las emisiones de gases de efecto invernadero están fuera de control, que el calentamiento desmedido continuará aunque las emisiones disminuyan y que los ecosistemas, y luego las sociedades, colapsarán una vez que el calentamiento supere los umbrales que pronto alcanzará.

Es un pensamiento aterrador. Pero está mal y es peligroso.

Para explicar por qué, vale la pena repetir una simple verdad: el futuro del cambio climático depende, en primer lugar, de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el hombre y, en segundo lugar, de la sensibilidad del clima de la Tierra a esas emisiones.

Empecemos por ahí. Debido en gran parte al desplome del costo de la energía solar y eólica, la emisiones se han estancado y pronto deberían comenzar a disminuir. Los escenarios que pronostican un aumento vertiginoso de las emisiones, que se consideraban probables hace tan solo unos años, ahora parecen inverosímiles.

Sin embargo, la sensibilidad de la Tierra a esas emisiones es tan alta que, si las políticas y tecnologías permanecen como están, al final del siglo la Tierra probablemente se calentará cerca de tres grados centígrados.

Un calentamiento de esta magnitud y a esta velocidad podría fortalecer los circuitos de retroalimentación en el medio ambiente de la Tierra que causan aún más calentamiento. Por ejemplo, las olas de calor secarían los bosques, aumentando la probabilidad de incendios forestales que liberen dióxido de carbono adicional a la atmósfera, causando más calentamiento, más combustión, etc.

Pero hay buenas noticias. Las emisiones, no las reacciones, probablemente determinarán la temperatura de la Tierra a finales de este siglo. Una nueva investigación sugiere que si dejamos de liberar más gases de efecto invernadero de los que el medio ambiente (y quizás las nuevas tecnologías) pueden absorber, la Tierra pronto dejará de calentarse.

Cuán pronto dependería de si también dejamos de emitir contaminantes en aerosol y de la variabilidad natural de los climas de la Tierra. Sin embargo, no estamos condenados a un futuro más caluroso.

El “fatalismo” climático también sostiene que incluso pequeños cambios en el clima promedio han derrocado sociedades pasadas. De hecho, algunas sociedades históricas sufrieron cuando el clima cambió por causas naturales (ligeramente menos de lo que indudablemente cambiará en este siglo). Sin embargo, la idea de un clima ideal para la civilización se basa en suposiciones racistas centenarias de que solo Europa y América del Norte eran adecuadas para el desarrollo humano. Hoy en día, la investigación en muchos campos encuentra que las sociedades a menudo se adaptaron a los cambios climáticos pasados ​​y pocas colapsaron. Algunas adaptaciones sociales fueron contrarias a la intuición; cuando la tierra se hundió en relación con el nivel del mar, por ejemplo, las poblaciones se agruparon cerca de la costa.

En los últimos años, una nueva generación de activistas finalmente ha logrado que la crisis climática ocupe un lugar destacado en el debate público y la legislación. Las políticas climáticas se han elaborado o se están implementando a una escala que antes parecía inimaginable. Aunque esto no es suficiente, y los esfuerzos a gran escala para adaptarnos al cambio climático están apenas en la fase inicial, empieza a parecer posible que podamos superar la crisis climática.

El fatalismo amenaza con sabotear este progreso. ¿De qué sirve luchar si la batalla ya está perdida? ¿Por qué promover una causa justa (justicia racial, una economía justa, una democracia sana) cuando el apocalipsis climático está a la vuelta de la esquina?

El fatalismo fomenta la apatía, y quienes se benefician son las mismas corporaciones y los extremistas políticos más responsables de los problemas ambientales y sociales que enfrentamos.

El fatalismo puede ser cada vez más popular, pero también lo es su igualmente inverosímil opuesto: la creencia de que el crecimiento económico y la innovación tecnológica aumentarán la riqueza y la seguridad más rápido de lo que el cambio climático puede disminuirlas. Según ese punto de vista, incluso los escenarios de emisiones extremas no son motivo de preocupación.

Se puede culpar a nuestros medios de comunicación el que dos escenarios extremos, a menudo propuestos por ideólogos mal informados, dominan las conversaciones sobre la crisis climática. Ambos desalientan las acciones: uno porque está destinado al fracaso, el otro porque es innecesario.

Sin embargo, el futuro más probable es uno que aterrice entre estos extremos. En él, las emisiones disminuyen pero no tan rápido como deberían; el calentamiento alcanza niveles peligrosos, pero no sobrepasa nuestra capacidad de adaptación. Es este futuro el que exige que actuemos con urgencia. Debemos reducir las emisiones más rápido y comprender nuestra capacidad de adaptación. Está en juego el futuro del planeta y de la humanidad.

DAGOMAR DEGROOT

Profesor adjunto de historia ambiental en la Universidad de Georgetown.

Publicado en: THE WSHINGTON POST

Leer más:

Las 21 noticias positivas del 2021

Una gran oportunidad. JORGE DOBNER

El mundo mejora: las 43 buenas noticias para el 2022

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad