lunes, 27 junio 2022

Reconstrucción o descolonización de la Tierra

Para detener el declive de la biodiversidad y reducir la influencia humana en la vida, varias iniciativas apuntan a crear áreas de “regeneración” en Europa, donde todas las formas de explotación están prohibidas. Pero el papel de los humanos en este proceso es doblemente debatido: ¿hasta qué punto deben actuar sobre un ecosistema para restablecer una vida salvaje autónoma? Así lo explican en un reciente articulo desde la revista Socialter.

Con su imponente carcasa de una tonelada y media y cuernos curvos de casi un metro de largo, los últimos uros que pisaron Europa murieron en 1627, en el bosque polaco de Jaktorow. Doscientos cincuenta años después, a finales del siglo XIX, el último ejemplar de tarpan salvaje, una especie de caballito, desapareció a su vez de las praderas europeas. Estas dos extinciones, la más reciente en el Viejo Continente para los grandes mamíferos, reflejan la presión ejercida por las actividades humanas sobre los ecosistemas europeos desde la Edad Media. A nivel mundial, una serie mide el efecto de esta presión desde el surgimiento de civilizaciones. Hace más de diez mil años, antes del advenimiento de la ganadería y la agricultura, más del 95% de la biomasa de los vertebrados terrestres estaba compuesta por animales salvajes. Desde entonces, estos últimos han visto su masa total dividida por siete, mientras que la de los animales de granja se ha disparado.

Así que hoy, son los seres humanos y su ganado los que representan el 95% de esta biomasa. Literalmente, la vida silvestre no pesa casi nada en los vertebrados terrestres.

“En el desierto se encuentra la preservación del mundo”, nos dijo el filósofo y naturalista estadounidense Henry David Thoreau (1817-1862). Esta máxima, al parecer, no ha disuadido a las sociedades industriales de continuar su esfuerzo por dominar el mundo viviente.

Desde la década de 2000, un número creciente de iniciativas de reconstrucción han tenido como objetivo crear vastos espacios en Europa dedicados a la vida silvestre, donde todas las formas de explotación humana están prohibidas y donde la dinámica en evolución de los seres vivos podría desplegarse por completo.

Un par de becarios de Ciencias de la Tierra y de la Vida han hecho de la reconstrucción de Europa su proyecto. Gilbert Cochet y Béatrice Kremer-Cochet, miembros de la junta directiva de la Asociación para la protección de los animales salvajes y fundadores de la asociación Wild Forests, intentan a través de estas estructuras adquirir terrenos abandonados para instalar la evolución libre.

“Para los naturalistas que somos, observar un ecosistema en libre evolución es un placer y una gran fuente de conocimiento”, alegran los naturalistas, que publicaron en 2020 L’Europe réensauvagée (Actes Sud). Autor de numerosos libros sobre la fauna y los ecosistemas franceses, Gilbert Cochet no defiende el rewilding solo por el placer de los ojos o el conocimiento científico, sino también por su uso inmediato en la lucha contra la crisis ecológica. “Al crecer más, los árboles almacenan más carbono y limitan el calentamiento global, mientras que localmente enfrían las temperaturas”, explica. Los suelos ayudan a depurar el agua, mientras que la diversidad biológica, por ejemplo, hace posible la creación de medicamentos. ”

Las 1.200 hectáreas de las reservas de Aspa representan solo un cuadrado de 3,5 km, pero están clasificadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como beneficiarias de uno de los niveles más altos de protección, justo detrás de las reservas naturales integrales con fines científicos, generalmente cerrado a todos los visitantes, excepto a los científicos.

De otro lado el biólogo francés Francis Hallé tiene como objetivo en particular recrear en Europa Occidental un bosque primario de 70.000 hectáreas, casi tres veces la superficie del bosque de Fontainebleau. “Esta idea se me ocurrió cuando vi las amenazas al último bosque primario de Europa, en Bialowieza, entre Polonia y Bielorrusia”, dijo el octogenario, incansable defensor de las plantas.

Pero no se trata de comprar estas tierras. “¡No nos lo podíamos permitir! Él ríe. Su asociación, a la que pertenecen Gilbert y Béatrice Cochet, busca convencer a varios estados europeos para que dediquen un área forestal transfronteriza al libre desarrollo, por ejemplo entre el norte de los Vosgos y el Palatinado alemán, o incluso en las Ardenas, a caballo entre el río Francia y Bélgica. A través de su proyecto, el botánico desea reconectarse con el largo, muy largo tiempo. “Un bosque necesita alrededor de un milenio para volver a ser primario y volver a la cima de la biodiversidad”, recuerda. Sabiendo que el bosque francés más antiguo, plantado por Colbert en Tronçais (Allier), tiene solo 300 años, la tarea será larga.

Mientras esperamos el próximo milenio, otros grandes proyectos europeos de reconstrucción se están moviendo más rápido.

En el valle del Côa en Portugal, en el delta del Danubio, al sur de los Cárpatos rumanos, en los Apeninos italianos o en la Laponia sueca, la fundación Rewilding Europe, con sede en los Países Bajos, está trabajando para regenerar tierras de varias decenas de miles de hectáreas.

Se han seleccionado ocho zonas de actividad, de las diez previstas, de una treintena de proyectos propuestos por actores locales y ya han sido objeto de reintroducciones de grandes herbívoros. “Firmamos alianzas con propietarios privados o públicos que gobiernan la forma en que se gestiona el medio ambiente, lo que nos permite crear áreas de reconstrucción mucho más grandes que si procediéramos a comprar terrenos”, explica Frans Schepers, su fundador y director.

Redacción
En Positivo

Leer más:

«Ciudades esponja» para ayudar a combatir el cambio climático

La tecnología que promete reducir el plástico flotante en el océano en un 90 por ciento para 2040

Consumo ConCiencia: manual de consumo responsable para transformar el planeta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad