miércoles, 07 diciembre 2022

Los autos que vienen parecen sacados de la ciencia ficción

Un tsunami tecnológico ha estado revitalizando la industria automotriz durante la última década. Los patrones tradicionales se han disparado a medida que la revolución digital lleva a reinventar toda la arquitectura de hardware y software de los vehículos. Bien puede ser que dentro de unos años, pronto los automóviles no se parecerán en nada a lo que se ve hoy.

Durante los últimos años, el equipo de automóviles de Apple había explorado dos caminos simultáneos: crear un modelo con capacidades de conducción autónoma limitadas centradas en la dirección y la aceleración, similar a la mayoría de los automóviles actuales de Tesla Inc., o una versión con capacidad de conducción autónoma completa que no requiere intervención humana.

Bajo el nuevo líder del equipo, Kevin Lynch, ejecutivo de software de Apple Watch, los ingenieros ahora se están concentrando en la segunda opción. Es solo el último cambio para el esfuerzo del automóvil, conocido como Grupo de Proyectos Especiales o “Proyecto Titán”, que ha sufrido cambios de estrategia y rotación de ejecutivos desde que comenzó alrededor de 2014.

Apple tiene como objetivo interno el lanzamiento de su automóvil autónomo en cuatro años, más rápido que el cronograma de cinco a siete años que algunos ingenieros habían planeado a principios de este año. Si Apple no puede alcanzar su objetivo, podría retrasar un lanzamiento o vender inicialmente un automóvil con menor tecnología.

El automóvil ideal de Apple no tendría volante ni pedales, y su interior estaría diseñado pensando en la conducción sin intervención. En ese automóvil, los pasajeros se sientan a los lados del vehículo y se enfrentan como si estuvieran en una limusina.

Apple también ha explorado diseños en los que el sistema de información y entretenimiento del automóvil, probablemente una gran pantalla táctil similar a un iPad, estaría en el medio del vehículo, lo que permitiría a los usuarios interactuar con él durante el viaje. El automóvil también estaría fuertemente integrado con los servicios y dispositivos existentes de Apple.

La esperanza es desarrollar un vehículo que pueda evitar que los clientes se sientan cansados ​​al conducir cuando están en viajes largos.

Asimismo el fabricante sueco Jetson Aero dio a conocer una nueva aeronave muy similar a las naves de la emblemática saga y mostró una nueva era de la innovación tecnológica.

El Jetson ONE es un vehículo aéreo eléctrico personal increíblemente innovador y liviano que parece una combinación de un dron, un Go-Kart y una Speeder Bike de Star Wars.

De hecho, uno de sus videos promocionales se parece mucho a la famosa escena de persecución de Star Wars: Return of The Jedi.

Los creadores aseguran que la sensación que experimentas cuando vuelas con el Jetson ONE por el bosque es increíble. La emoción y la emoción son fenomenales, mucho más increíbles de lo que has visto en los éxitos de taquilla de ciencia ficción de Hollywood.

Tienen la capacidad de volar gracias al impulso de “ocho potentes motores eléctricos”, que brindan una velocidad máxima de 102 km/h.

Jetson One es operado a través de una palanca de aceleración y una especie de “joystick”, que compararon con los controles de las consolas de videojuegos. A su vez, el conductor controlará los movimientos de la nave con unos pedales y, a través de una computadora de última tecnología, se garantizan las condiciones de seguridad para la estabilidad durante el viaje.

Redacción
En Positivo

Leer más:

La revolución de la industria de los vehículos para 2030

Las grandes ciudades del mundo que prohibirán los vehículos diésel

Urbanismo inteligente, satisfacer a las personas en vez de los vehículos

Recibe nuestro boletín semanal
con lo más positivo de los medios

Opiniones

Descarga gratuita

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad