lunes, 06 febrero 2023

El sistema económico neoliberal ha sido destructivo para el medioambiente. NOAM CHOMSKY

Este mes ha estado marcado por la coyuntura de la cumbre climática global COP26 en Glasgow, Escocia, en vista a unos elevados objetivos para frenar el cambio climático. Después de las negociaciones multilaterales entre países se ha conseguido «el primer compromiso político para eliminar el petróleo y el gas», si bien no definitivo.

Así como el acuerdo más ambicioso que han conseguido más de 100 líderes mundiales, que representan más del 85% de los bosques del planeta, y que se han comprometido a poner fin y revertir la deforestación y la degradación de la tierra para 2030.

La emergencia climática es ya una de las principales temáticas en la agenda internacional, si bien hay muchas voces que critican se ha tardado demasiado tiempo en ser conscientes de la problemática y ahora obliga a una transición ecológica a los países demasiado rápida y forzosa.

Una de esas voces más reivindicativas es la del politólogo y activista estadounidense, Noam Chomsky, especialmente contundente cuando se trata de enfrentar la injusticia, la inequidad y la amenaza que representa el caos climático causado por el hombre para la civilización y la Tierra.

El profesor Chomsky, ahora de 92 años y con una larga trayectoria profesional a sus espaldas, es autor de numerosas obras políticas de gran éxito, traducidas a decenas de idiomas.

Sus críticas al poder y la defensa de la agencia política de la persona común han inspirado a generaciones de activistas y organizadores. Ha sido profesor de instituto emérito en el Massachusetts Institute of Technology desde 1976.

Siempre es interesante conocer su opinión sobre los hechos, también en el contexto actual sobre las perspectivas de la humanidad para salir de esta crisis hacia un futuro habitable. En una reciente entrevista para la revista estadounidense Yes Magazine, que dirige su colega David Korten, podemos conocer más acerca de las reflexiones actuales de Chomsky acerca de la emergencia climática.

El profesor se remonta a los Acuerdos de Paris y el impedimento que ha supuesto el Partido Republicano quien denegó la posibilidad de cualquier compromiso vinculante.

“Hemos perdido seis años, cuatro bajo la administración Trump, que se dedicó abiertamente a maximizar el uso de combustibles fósiles y desmantelar el aparato regulador que, hasta cierto punto, había limitado sus efectos letales.

Hasta cierto punto, estas regulaciones protegieron a sectores de la población de la contaminación, principalmente a los pobres y las personas de color. Pero son ellos los que, por supuesto, se enfrentan a la principal carga de la contaminación”.

Tal es presión que hasta Chomsky crítica la actitud interesada de ciertos demócratas para beneficiar a las empresas de combustibles fósiles, y para eludir en definitiva la problemática medioambiental al formar parte del lavado verde de ciertas empresas que siguen contaminando altamente.

El profesor atribuye la catástrofe ecológica a todo el sistema socioeconómico que se basa en la producción con fines de lucro y un imperativo de crecimiento que no puede sostenerse. Es decir, un sistema que nos somete a la sobreexplotación de recursos sin control.

Le pone nombre cuando habla de neoliberalismo: “El sistema económico de los últimos 40 años ha sido particularmente destructivo. Ha infligido un gran asalto a la mayoría de la población, lo que ha provocado un enorme crecimiento de la desigualdad y ataques a la democracia y el medio ambiente”.

“Me gustaría ver un movimiento hacia una sociedad más libre y justa: producción por necesidad en lugar de producción con fines de lucro, gente trabajadora capaz de controlar sus propias vidas en lugar de subordinarse a los amos durante casi toda su vida de vigilia.

El tiempo necesario para tener éxito en tales esfuerzos es simplemente demasiado grande para abordar esta crisis. Eso significa que debemos resolver esto dentro del marco de las instituciones existentes, que pueden mejorarse”.

Pese a lo grave de la situación Chomsky alberga esperanzas apostando por instituciones estatales menos salvajes. Soluciones factibles que se pueden aplicar a tiempo y para ello menciona a economistas como Robert Pollin o Jeffrey Sachs, que utilizan modelos diferentes pero viables de adaptarse en la actualidad para esa transición ecológica necesaria. Hay formas de reformar el sistema existente básicamente dentro del mismo marco institucional.

“Un futuro habitable es posible. No tenemos que vivir en un sistema en el que se han cambiado las reglas fiscales para que los multimillonarios paguen tarifas más bajas que los trabajadores.

No tenemos que vivir en una forma de capitalismo de estado en el que al 90% más bajo de los que obtienen ingresos se les ha robado aproximadamente 50 billones de dólares, en beneficio de una fracción del 1%”.

NOAM CHOMSKY
Es un lingüista, filósofo, politólogo y activista estadounidense de origen judío. Es profesor emérito de lingüística en el Instituto Tecnológico de Massachusetts

Redacción
En Positivo

Leer más:

«El efecto de la contaminación está radicalmente orientado a dañar a los pobres y desfavorecidos». NOAM CHOMSKY

Cambio climático, no se puede esperar el mañana. JORGE DOBNER

COP26: objetivos de la conferencia sobre el cambio climático

Recibe nuestro boletín semanal
con lo más positivo de los medios

Opiniones

Descarga gratuita

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad