viernes, 01 julio 2022

Una nueva fuente para rejuvenecer el cerebro envejecido: el trasplante fecal

A nivel mundial, se prevé que el envejecimiento de la población (> 65 años) aumente a niveles sin precedentes para 2050. El deterioro cognitivo entre la población que envejece es un desafío importante para la salud y bienestar. Sin embargo, cada vez se reconoce más que el cerebro envejecido es más maleable y plástico de lo que se creía.

Un reciente hallazgo científico ha identificado la microbiota intestinal – billones de microorganismos autóctonos como bacterias, hongos y virus – como un regulador clave de la inmunidad del huésped, el metabolismo y la salud cerebral. 

Paralelamente al deterioro de las funciones del sistema inmunológico relacionado con la edad, la microbiota intestinal sufre cambios dramáticos en su composición y función durante el envejecimiento normal, que están asociados con la inflamación y el deterioro cognitivo.

Estos hallazgos plantean la intrigante posibilidad de que la manipulación de la microbiota intestinal pueda contrarrestar o incluso revertir los deterioros cognitivos y conductuales asociados con el envejecimiento.

Este estudio realizado en Irlanda – y cuyos resultados han sido publicados en la revista Nature Aging – ha sido probado en animales en el laboratorio y demuestran que ratones mayores mejoraban en tests después de recibir los trasplantes fecales de otros animales más jóvenes.

Al igual que en los ratones jóvenes, el microbioma intestinal de los ratones más viejos comenzó a mostrar cantidades más abundantes de bacterias Enterococcus.

Además, los investigadores notaron algunos cambios cerebrales en los ratones más viejos.

En particular, el hipocampo de los ratones viejos comenzó a cambiar para parecerse al hipocampo de los ratones más jóvenes, tanto física como químicamente. El hipocampo es una parte del cerebro que gobierna la memoria y el aprendizaje.

El trasplante de microbiota fecal (FMT) es un procedimiento innovador estudiado en varias afecciones, incluida la enfermedad inflamatoria intestinal que ya se realiza en pacientes humanos con trastornos intestinales.

Estos resultados también es una evidencia de las interacciones que ocurren entre lo que pasa en el sistema digestivo y en el cerebro.

Si bien estos hallazgos parecen prometedores, habrá que ver los buenos resultados sean replicados en humanos, lo cual sin duda puede significar un gran avance.

Redacción
En Positivo

Leer más:

Controlar la salud constantemente y en tiempo real

Para acabar con el estrés, debemos reducir nuestras expectativas. IGNACIO MORGADO

Avances de la ciencia para luchar contra el Alzheimer

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad