viernes, 19 agosto 2022

El ocaso de los paraísos fiscales. Jorge Dobner

“Crepúsculo del paraíso fiscal” titulaba hace apenas unos días la prestigiosa publicación The Economist, y es que lo que parecía difícilmente posible hace apenas unos meses, ahora tiene cada vez más probabilidades de materializarse. Bien es cierto que la UE anunciaba hace más de un año reformas sobre armonización fiscal, pero la participación multilateral de EE.UU, ahora liderada por su presidente Joe Biden, ha resultado clave.

El anunció de Janet Yellen, su secretaria del tesorería, a principios de este año diciendo  que ya era hora de poner fin a la “carrera global a la baja” en materia de impuestos corporativos, resultó revelador.

Todo parece indicar que se acordará un impuesto mínimo de grandes sociedades estipulado en un 15 %.

Los ministros de finanzas del grupo G7 de países ricos están listos para señalar su aprobación y poner límites a las multinacionales. Para luego el G20 en general podría acordar los términos en julio, lo que alentaría a los otros 120 países y territorios involucrados en las conversaciones a alinearse.

Este mismo año se ha publicado un nuevo análisis que se basa en datos corporativos publicados por primera vez en 2020 como parte de un esfuerzo coordinado por la OCDE para abordar la elusión fiscal en todo el mundo.

Los resultados revelados son escandalosos pues las corporaciones multinacionales transfirieron 1 billón de dólares en ganancias de los países donde se desarrolla su actividad económica a un pequeño número de paraísos fiscales en 2016, privando a los gobiernos de todo el mundo de más de 200 mil millones dólares en ingresos fiscales.

La investigación apoyada por el Centro Internacional de Impuestos y Desarrollo con sede en el Reino Unido encontró que las multinacionales con sede en los Estados Unidos y las Bermudas utilizaron la transferencia de ganancias de manera más “agresiva”, mientras que los países de ingresos más bajos sufrieron la mayoría de las pérdidas debido a tales prácticas.

Diez paraísos fiscales recibieron la mayor parte de los beneficios de las empresas, según la investigación del ICTD. Entre ellos se incluyen tres países europeos ー Luxemburgo, los Países Bajos y Suiza ー, así como las Islas Caimán, Singapur, Bermudas y Puerto Rico.

Si bien los países africanos parecen ser los más “vulnerables” a la transferencia de ganancias, el estudio muestra cómo los esquemas de evasión fiscal de las multinacionales también privan a los países de altos ingresos, como Estados Unidos, Alemania y Francia, de recursos financieros.

Evidentemente no es que las corporaciones multinacionales se hayan beneficiado durante tanto tiempo y de forma impune de este esquema de evasión fiscal, sino que otros que no juegan con esas mismas reglas están perdiendo enormemente por ser honestos.

La misma historia de siempre cuando los ricos se hacen más ricos haciendo uso de trampas fraudulentas, mientras que los pequeños y medianos que cumplen con todas sus obligaciones en tributos sobreviven a duras penas.

La competencia desleal de las grandes corporaciones frente a las pequeñas empresas supone para los últimos la ruina. Este debería ser el tiempo para cuidar al tejido empresarial de pequeñas y medianas empresas y autónomos que dedican todo su esfuerzo y trabajo duro para ser sostenibles. Siendo además un colectivo que aporta enormemente a la dinamización económica y que suelen ser ejemplares.

Si se trata de subir los impuestos los que siempre han cumplido deberían sentirse más aliviados respecto a los que han usado todas las tretas para eludir responsabilidades.

El noruego Finn Erlyn Kydland que ganó el premio del Banco de Suecia en honor de Alfred Nobel en 2004, ya venía advirtiendo de una ineludible subida de impuestos cuando en países por su envejecimiento y baja natalidad se está dando una pirámide invertida. Pero cualquier medida debe ser apoyada por reformas de calado. Los impuestos progresivos es una opción.

También y en vista de que la población vive más años y con mejor calidad de vida, los estados deberían permitir a los ciudadanos si quieren retirarse o no una vez llegado a la edad de jubilación, pues hay gente que preferiría de motu propio el seguir activo en sus profesiones.

También los políticos deberían bajar a la realidad de la calle. No todos tienen que actuar con la austeridad del ex presidente de Uruguay, José Mújica, pero deberían tener un mínimo de moralidad para ser ejemplares.

Recientemente Mario Draghi renunciaba a su sueldo como primer ministro de Italia, también la saliente Angela Merkel dio ejemplo de dignidad en sus años en política al renunciar a tener una vivienda oficial y siempre ha residido en su piso en pleno centro de Berlín.

Políticos, a seguir estos ejemplos y a remar a favor de eliminar desiguladades.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer mas:

Respuesta global a la desigualdad. Jorge Dobner
Los paraísos fiscales se han convertido en un problema de…
“La evasión fiscal es una negación de la democracia”. Emmanuel Saez
En favor de la clase media y de más justicia…
Paraísos para pocos o derechos para muchos.
Paraísos tóxicos. Jorge Dobner
Super respuestas a las Super Ligas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad