lunes, 06 febrero 2023

Héroes vs. Necios. Jorge Dobner

“Saldremos mejores” es el mensaje que se repetía al inicio de la pandemia cuando en sus momentos más crudos de confinamiento estricto las gentes salían a sus balcones para aplaudir a los sanitarios y los gestos de solidaridad se sucedían.

Aquellas escenas que pretendían instaurar la esperanza ante una crisis de tal magnitud hoy parecen un espejismo. Se acaba el estado de alarma y muchos de forma inconsciente se creen que también acaba la pandemia cuando aún se cobra miles de muertes en el mundo. Estamos en proceso de alcanzar la inmunidad pero aún no la hemos alcanzado.

Las vergonzosas imágenes de jóvenes y no tan jóvenes sin distancia, ni mascarilla, agolpados en las calles y de botellón, mientras que los contagios no cesan y hay personas debatiéndose entre la vida y la muerte en una UCI.

Si algo debe servir esta pandemia es para aprender como humanidad, elevar nuestra conciencia y considerar ésta una oportunidad para que emergiera una solidaridad sin igual que comprenda el cuidado del otro.

Como observa el psicoanalista Jeammet, una libertad del individuo fragmentada y sin precedentes caracteriza a nuestra sociedad, una libertad en la que todo el mundo elige basándose en deseos y sentimientos ambivalentes, y teme no estar a la altura de las propias ambiciones.

La libertad significa también saber que eventualmente tendrás que dar cuenta de las cosas emprendidas y completadas con éxito, y hay quien no llega a entender banalizando su significado.

Esto preocupa al adulto y lo lleva a un escape psicológico de su propia condición refugiándose en el mundo de los jóvenes donde las posibilidades son cada vez más amplias.

La infantilización coincide con una especie de regresión colectiva, que crea controversia pero parece ser metabolizada por la opinión pública. Ese “espíritu infantilista” se ha infiltrado en una amplia gama de esferas sociales también en el poder. Cuando políticos dejan de tratar a sus conciudanos como gente adulta y responsable.

La socióloga francesa Jacqueline Barus-Michel observa que ahora nos comunicamos en “flashes”, en lugar de a través de un discurso reflexivo: “más pobre, binario, similar al lenguaje informático y con el objetivo de impactar”.

Otros han notado tendencias similares en la cultura popular: en las oraciones más cortas de las novelas contemporáneas, en la falta de sofisticación en la retórica política y en la cobertura cada vez más sensacionalista de noticias.

Esta simplificación nos hace cada vez más imbéciles y deberíamos desconfiar de aquellos que en su canto sirena parecen tratarnos como niños prometiendo todo. Como niños caprichosos se penaliza al que nos trata como adultos responsables y se premia a los imprudentes.

Trump se ha convertido en Pigmalión de la escuela de los imbéciles a quien se ríe las gracias. Y cómo esta sociedad a imagen y semejanza sigue premiando a personajes de este corte; Jhonson, Farange, Salvini, Bolsonaro, Puigdemonts, Ayuso...personajes que prometen conceptos abstractos como el Brexit, la arcadia feliz, una falsa libertad sin responsabilidad como el burro persiguiendo la zanahoria.

Y por encima de todo una forma de ser egoísta, que no busca el bien común sino particular y que aboca a una sociedad infantilizada y frustrada a rebelarse luego contra las promesas incumplidas. En términos freudianos, es el principio de placer el que domina el principio de realidad.

Los medios deberíamos empezar a transmitir que ser adulto es parte del desarrollo de conciencia, que también es atractivo y puede estar de moda. Y por supuesto dar mucha más visibilidad a los ejemplos edificantes que dan lecciones de sabiduría.

Un buen ejemplo es Joe Biden que está yendo más allá de lo esperado en sus políticas y manifestaciones. En 100 días en su cargo ya ha reconstruido más que su antecesor.

Entre sus últimas noticias positivas la Administración planifica un sistema eléctrico libre de carbono en el 2035 y ha restaurado las protecciones sanitarias para las personas transgénero.

Debemos considerar estos ejemplos positivos para seguir avanzando. Y por supuesto no olvidar todo lo que estamos viviendo en pandemia. Con la voluntad de aprender que todo esto que está pasando nos pueda hacer mejores, pero hay que quererlo.

Los cientos de miles de personas fallecidas por esta pandemia merecen nuestro respeto.

Y nosotros, necesítamos menos Trump y más Biden.

Hay que mirarse en el espejo de los héroes y no en los necios.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:

En las peores crisis siempre ha vuelto a surgir una solidaridad. Pablo Servigne
Un recorrido para no repetir la historia en ‘Biografía de la inhumanidad’. José Antonio Marina
Un personaje como Biden, un moderado que de golpe deja atrás a muchos radicales. Antonio Muñoz Molina
Super respuestas a las Super Ligas. Jorge Dobner
La todología y los modelos poco edificantes. Jorge Dobner
Menos grietas, más talentos.

Recibe nuestro boletín semanal
con lo más positivo de los medios

Opiniones

Descarga gratuita

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad