martes, 07 febrero 2023

“La reintegración de la mujer al mercado laboral debe ser fundamental en los planes de recuperación”. Cecilia García-Peñalosa

Durante esta pandemia estamos viendo como sus efectos socioeconómicos están afectando con más virulencia a las mujeres, en forma de una mayor tasa de desempleo que sus pares masculinos, la demanda de jornadas parciales o excepciones laborales, en su mayoría por ser las que cuidan a personas dependientes.

Además a pesar del rápido aumento del nivel educativo de las mujeres durante las últimas décadas, los resultados del mercado laboral de hombres y mujeres aún difieren en términos de salarios y antigüedad.

La literatura sobre brechas salariales de género es amplia, pero las diferencias entre los géneros en las promociones han recibido mucha menos atención. Sin embargo, estas brechas pueden ser grandes.

Durante el siglo XX, las guerras y las recesiones, a pesar de sus efectos devastadores, han avanzado la igualdad entre hombres y mujeres en los países de altos ingresos, recuerda la economista Cecilia García-Peñalosa.

“La salida de los hombres al frente creó una escasez de mano de obra. en ese momento. Así, las mujeres educadas para convertirse en madres y esposas se encontraron repartidoras de carbón, camioneros, obreras industriales y criptoanalistas” argumenta.

Y esto en definitiva sienta un precedente en la historia.

“Cuando los hombres regresaron, la mayoría regresó a casa. Pero estas experiencias han demostrado que el trabajo de las mujeres puede ser tan valioso como el de los hombres. Dejaron que padres y maridos imaginaran que era posible tener una actividad fuera del hogar sin dejar de ser “respetables” y, sobre todo, transformaron para siempre las aspiraciones de las mujeres”.

Si bien las guerras crearon oportunidades para que las mujeres trabajaran, las crisis del siglo XX crearon necesidades.

“El concepto de “trabajador adicional”, desarrollado por el estadístico ruso Wladimir Woytinsky (1885-1960), según el cual la mujer trabaja solo cuando el hogar necesita ingresos adicionales, explica el aumento del empleo de mujeres casadas después de la crisis de 1929”.

Hasta la década de 1920, las mujeres que trabajaban fuera del hogar eran jóvenes y solteras, y la norma social exigía que al casarse renunciaran a esos trabajos para dedicarse a sus familias. La caída del mercado de valores en el crack 1929 cuestionará estos comportamientos”

El colapso del sistema financiero sacude al sector industrial, cuya producción caerá a tal punto que la tasa de desempleo de los hombres se multiplica por al menos tres según el país.

“En este contexto, sus esposas intentan mantener los ingresos del hogar buscando trabajo, y la industria las recibirá con los brazos abiertos: una mujer podría, en ese momento, cobrar mucho menos que un hombre por el mismo trabajo. permitió reducir costos en tiempos de crisis. De este modo, las mujeres han obtenido acceso a oficios que hasta ahora les resultaban inaccesibles.

Este tipo de mecanismo, presente en la mayoría de las recesiones del siglo XX – porque el desempleo siempre ha afectado principalmente a los hombres, especialmente a los obreros – fue particularmente importante durante la “Gran Recesión”: cuando golpeó la crisis mundial en 2008, la situación de las mujeres en los países de altos ingresos es muy diferente al de 1929. Tienen la misma educación que los hombres y representan alrededor del 45% de los puestos de trabajo”.

Cuando los hombres regresaron, la mayoría regresó a casa. Pero estas experiencias han demostrado que el trabajo de las mujeres puede ser tan valioso como el de los hombres. Dejaron que padres y maridos imaginaran que era posible tener una actividad fuera del hogar sin dejar de ser “respetables” y, sobre todo, transformaron para siempre las aspiraciones de las mujeres.

El contexto de la pandemia y sus consecuencias recuerda otra vez que las mujeres tienen que ser motor de fuerza laboral.

Según la economista “la reintegración de la mujer al mercado laboral debe ser fundamental en los planes de recuperación”.

Redacción
En Positivo

Leer más:

Mujeres empoderadas para abordar la crisis climática

100 mujeres influyentes en el mundo en 2020

Medicina sin carencias para tratar a las mujeres, por Carme Valls

Recibe nuestro boletín semanal
con lo más positivo de los medios

Opiniones

Descarga gratuita

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad