lunes, 27 junio 2022
David korten - negocios etico - servicios publicos - en positivo - cuidar tierra - explotacion tierra - avances socialess - progreso - empresas responsables

Necesitamos líderes comprometidos con un gobierno eficaz del pueblo, por y para el pueblo. David Korten

Por qué el coronavirus es la llamada de atención de la humanidad.
La rápida propagación del nuevo coronavirus ha llevado al gobierno, las empresas y la sociedad civil a tomar medidas drásticas: cancelar eventos grandes y pequeños, restringir los viajes y cerrar segmentos importantes de la economía de los que casi todos dependemos. Es una demostración de nuestra capacidad, cuando el imperativo es claro, para lograr una cooperación global rápida y profunda y un cambio a una velocidad y escala previamente inimaginables.

Existe un deseo obvio de protegernos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos. Pero también estamos viendo algo más a medida que las comunidades se movilizan para abordar la crisis: un sentido de responsabilidad mutua, nacido del reconocimiento de que, en última instancia, estamos destinados a un destino común.

La velocidad del cambio global resultante está más allá de cualquier experiencia humana previa.

Al mismo tiempo, la crisis de la pandemia de coronavirus centra la atención en los Estados Unidos sobre las desastrosas deficiencias de un sistema de atención de la salud que se beneficia. Las corporaciones compiten solo para aumentar su participación en los gastos de salud mientras minimizan la cantidad de dinero que gastan en brindar atención. Este sistema es razonablemente competente para brindar atención de primera clase a los muy ricos a precios exorbitantes, pero es desastrosamente deficiente para abordar las necesidades de atención médica de la gente común de manera asequible. Es igualmente deficiente para anticipar, prepararse y responder a emergencias de salud pública como la que estamos viviendo ahora.

Siento que a medida que nuestros ojos se abren a esta realidad, estamos viendo un despertar simultáneo al imperativo de lidiar con una serie de otras fallas del sistema que ponen en peligro nuestro futuro común. Por ejemplo:

Un sistema económico que valora la naturaleza solo por su precio de mercado, ignora los límites de la Tierra y destruye sin razón la estabilidad de su clima y la salud y pureza de su aire, agua y suelo. Esto pone en peligro directamente nuestra supervivencia y bienestar.

Gastos militares que consumen más de la mitad de todos los fondos federales discrecionales para prepararnos para las guerras convencionales del pasado y involucrarnos en conflictos imposibles de ganar nacidos del colapso ambiental y social. Esto representa recursos desperdiciados que se aplicarían mejor para abordar las fuentes subyacentes de las amenazas de seguridad actuales.

Un sistema financiero dedicado a generar ganancias especulativas para los más ricos sin la carga de contribuir a medios de vida significativos y seguridad para quienes realizan un trabajo útil. El dinero debe servirnos, no esclavizarnos.

• Un sistema educativo que promueva maximizar la rentabilidad económica personal como la máxima obligación moral para con la sociedad. La educación debería prepararnos para transformar un sistema autodestructivo en uno que apoye nuestro futuro a largo plazo.

Durante demasiado tiempo, hemos ignorado los fracasos de un sistema que reduce cada vez a más personas a la falta de vivienda, el encarcelamiento, los campos de refugiados, el endeudamiento permanente y la servidumbre a instituciones dedicadas al conflicto y la generación de beneficios económicos no ganados. Los desafíos son monumentales y es probable que solo se aborden cuando comencemos a comprender que seguir como siempre no es una opción.

Esta es la llamada de atención de la humanidad. Al despertar a la verdad del profundo fracaso de nuestras instituciones existentes, también despertamos a la verdad de nuestras posibilidades e interconexiones entre nosotros y con la Tierra. Con ese despertar viene el reconocimiento de que ahora debemos aprender a vivir a la ligera en la Tierra, a no más guerras y a dedicarnos al bienestar de todos en un mundo interdependiente.

Nosotros en los Estados Unidos también enfrentamos un desafío especial. Tenemos mucho que el mundo admira. Pero lejos de ser un modelo para que otros lo emulen, representamos un ejemplo extremo de lo que el mundo ahora debe dejar atrás.

Como nación, hemos luchado durante demasiado tiempo por ideologías políticas simplistas que limitan nuestras opciones a otorgar el poder final al gobierno oa las corporaciones, las cuales están controladas por los más ricos entre nosotros.

La pandemia de coronavirus es un poderoso recordatorio de que un gobierno eficaz comprometido con el bien común es esencial para nuestro bienestar, y que no hay lugar en nuestro futuro común para políticos comprometidos con demostrar que el gobierno no puede funcionar.

Necesitamos líderes comprometidos con un gobierno eficaz del pueblo, por y para el pueblo. Estos líderes deben reconocer simultáneamente que el bienestar colectivo de todos depende de instituciones en los tres sectores (gobierno, empresas y sociedad civil) que sean efectivas, comprometidas y responsables de servir al bienestar de las comunidades que crean ellos.

Estos son tiempos desafiantes y aterradores. A medida que respondemos a la emergencia del coronavirus y las necesidades inmediatas de las personas y comunidades afectadas por él, también tengamos en cuenta las necesidades y posibilidades sistémicas que expone la crisis.

A pesar del trauma que nos rodea, aprovechemos este momento como una oportunidad para avanzar y crear un mundo mejor para todos.

David Korten
Cofundador de YES! Media, presidente del Foro de Economías Vivas, miembro del Club de Roma. Su trabajo se basa en las lecciones de los 21 años que él y su esposa, Fran, vivieron y trabajaron en África, Asia y América Latina en una búsqueda para acabar con la pobreza global.
Publicado en: YES

Leer más:
Las decisiones que tomemos ahora cambiarán nuestras vidas. Yuval Noah Harari
2020, el año de la resiliencia. Jorge Dobner
Respuesta global a la desigualdad. Jorge Dobner
La revolución cultural de la gobernanza. Jorge Dobner

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad