Son inaguantables. Antonio Franco

Son inaguantables. Antonio Franco

Cayetana y Ayuso.
Cayetana y Ayuso hablan rotundamente pero con muchos datos inciertos. Padecen el síndrome del partidismo futbolístico, eso que ante una misma jugada permite pedir o no penalti según el área en que ocurra.

En este país hay algunos dirigentes políticos que se pelean muy mal, continuamente, dando un espectáculo desabrido con cada uno de los temas que llevan en las manos.

Son inaguantables. Aunque hay quienes les siguen e incluso les jalean, no pueden llegar a imaginarse hasta qué punto los demás estamos hartos de ellos.

Que conste que algunos son más malos de película que otros. Desde mi punto de vista ahora las retorcidas Ayuso y Cayetana convierten a Caín en un simple chico descarriado. No me argumenten que lo digo porque discrepe políticamente de ellas: Ana Pastor o Soraya Saenz de Santamaría eran de su misma familia, yo discrepaba de ellas pero las consideraba lógicas. No se quejen de que cite a dos mujeres: en otros momentos lo que me parecía más peligroso por su irracionalidad era la doblez de Jorge Fernández Díaz, el cinismo de algunos dirigentes de ETA o incluso el Gabriel Rufián de la primera etapa.

Nuestra mala suerte también alcanza a lo internacional. Coincidir con los años de Trump es otra pesadilla. O depender tanto de la insensible Alemania que quiere a Europa como mercado pero no como un club con lealtades. O estar a merced de Boris Johnson mientras suicida a Reino Unido con unas bombas que también nos alcanzarán.

Pero lo peor es lo nuestro, las dos Españas sometidas a la crispación de quienes perdieron las elecciones pero se han propuesto que si no gobiernan ellos tampoco lo puedan hacer los otros. Ni en materia de confinamientos ni en lo demás, como esa derogación de la reforma laboral que prometieron.

Cayetana y Ayuso hablan rotundamente pero con muchos datos inciertos. Padecen el síndrome del partidismo futbolístico, eso que ante una misma jugada permite pedir o no penalti según el área en que ocurra. Nos cansan por incansables. Y no es que seamos el peor país del mundo: nos lo demuestran cosas como nuestros niveles de donación de órganos. Pero la vida cotidiana en un país con dirigentes así, con tan poco criterio, es asfixiante. Lo dice nuestra historia pasada y lo reafirma este presente desmadejado.

Antonio Franco
Publicado en: El Periódico

Leer más:

Hombres mesiánicos, mujeres inspiradoras. Jorge Dobner
Las mujeres contribuyen al buen gobierno. Marta Fraile
Aporta o aparta. Jorge Dobner
Mujeres al poder. Jorge Dobner
  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Disentir no es pelearse. Ramin Johanbegloo

“Si buscan la paz, conviertan al enemigo en cómplice”. Entrevista a Ramin Johanbegloo, dirige el centro Gandhi de la Universidad Jindal de Delhi. ¿Cuál es el primer paso en una

Leer más

Llámennos ilusos por pedir la luna y la tierra y positivos por embarcarnos en la esperanza. Rosa María Artal

Llamar populismo al fascismo y otras confusiones. Las imágenes de niños separados de sus padres en EEUU se multiplican Volvemos a ver niños desolados entre uniformes que les arrancan de

Leer más

Este grado de desigualdad es inaceptable. Martin Ravallion

 “Hay que borrar la idea de que eres comunista si quieres reducir la desigualdad” Martin Ravallion, execonomista del Banco Mundial, ahora da clases en Georgetown. De familia humilde, ha sufrido

Leer más

Una nueva cultura del ser. Manuel Castells

Después de la guerra. Todas las guerras acaban. In­cluso cuando son contra un enemigo invisible que amenaza a los humanos como especie. La cuestión es cómo, cuándo, con qué sufrimiento

Leer más

Notre Dame transmite la sensación de ser el alma hecha piedra de Francia.John Carlin

París vale una misa. Sí, mucha polarización, mucha grieta, como dicen en Argentina, pero se reirían de lo nuestro los franceses del siglo XVI. Las guerras religiosas de Francia entre

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario