lunes, 06 febrero 2023

Cuidar la salud mental en la crisis del Coronavirus

El aislamiento, el distanciamiento social y los cambios extremos en el estilo de vida son difíciles ahora, pero los expertos también advierten de las consecuencias que pueden incrementar los casos de depresión clínica debido al Covid-19.

Los científicos psicólogos clínicos en el Centro para la Ciencia de la Conexión Social de la Universidad de Washington se están centrando en paliar los efectos.

Estudian las relaciones humanas, cómo mejorarlas y cómo ayudar a las personas con depresión clínica y otros trastornos, enfatizando los enfoques basados ​​en evidencia para aquellos que carecen de recursos.

Las personas, las familias y las comunidades deben hacer lo que puedan para prepararse y cuidar su salud mental. Además, estos especialistas reivindican a las instituciones y gobierno formular políticas y financiar una respuesta a gran escala para la salud mental de la población.

Según explican los factores estresantes ambientales únicos de la crisis del Coronavirus desembocará en que una proporción inusualmente grande de la población pueda desarrollar depresión o ansiedad.

De acuerdo a los profesionales se necesitan cambios de nivel superior en la política y cómo abordamos el problema. En este caso centran sus esfuerzos en EE.UU pero las consecuencias son extrapolables a nivel global.

La depresión le cuesta a la economía de EE. UU 210 mil millones de dólares anuales. Eso en condiciones normales. Una epidemia de depresión requiere una respuesta multifacética y multinivel.

“Las medidas de alivio económico del gobierno federal son respuestas cruciales tanto a la recesión económica como a la depresión psicológica. Hacemos un llamado a una campaña de salud pública para aumentar la conciencia sobre la depresión y las opciones de tratamiento, y para mejorar las políticas de licencia por enfermedad de salud mental y el reembolso del seguro para minimizar las barreras al acceso al tratamiento”.

Además recomiendan que se prioricen las opciones de tratamiento específicas. Existen opciones de tratamiento fáciles de entrenar, transculturalmente aplicables y efectivas.

Existen políticas preventivas que pueden en estos momentos ayudar. Por ejemplo en municipios como Madrid, y que  están replicando en más lugares en colaboración con ‘Adopta un abuelo’, han habilitado un servicio de asistencia telefónica gratuito y de compañía para personas mayores, una herramienta necesaria para paliar la soledad.

La salud empieza por nosotros mismos, y hay algunas recomendaciones que se pueden seguir de manera preventiva para no sucumbir a trastornos posteriores:

Tomar conciencia de la situación estresante: la normalidad ha sido interrumpida, e incluso en las mejores circunstancias, las interrupciones son difíciles. No es estresante porque estás haciendo algo mal, y aunque podemos trabajar para minimizar el estrés, también debemos aceptar que el estrés es inevitable en este momento.

Alejar los desencadenantes de ansiedad: el ruido informativo sensacionalista es a menudo el desencadenante número uno en una crisis. Si ya padece un trastorno de ansiedad, ponga algunos límites alrededor de su exposición a las noticias.

Flexibilidad cognitiva durante todo el día: cuando nos encontramos con sentimientos difíciles, hay que ser ambivalentes y prevalecer los sentimientos positivos más que los negativos, por ejemplo “Realmente estoy comenzando a enloquecer y toda esta experiencia me está ayudando a ver cuán agradecido estoy por cubrir mis necesidades básicas”.

Donde hay factores de riesgo siempre hay factores protectores: cuantos más factores de protección implemente, más reducirá su riesgo. Los factores de protección física para el coronavirus incluyen cosas como lavarse las manos, restringir el contacto, trabajar desde casa etc. Los factores de protección emocional incluyen cosas como mantenerse conectado a una red de apoyo (amigos, familiares, comunidad online), crear horarios para su día, priorizando el descanso, usando habilidades de afrontamiento positivas…

– Usar la música: es una herramienta subestimada para fortalecer el bienestar emocional, justo detrás de la luz del sol. Escuche música que lo haga sentir bien, lleno de energía.

– Relativizar: esta crisis también es una oportunidad para generar compasión por los demás con respecto a los desafíos de salud mental, y un recordatorio de por qué nunca debemos usar los trastornos de salud mental como un descriptor casual en nuestras vidas.

Redacción
En Positivo

Leer más:

Soluciones para hacer frente al coronavirus

Propuestas para los tiempos del coronavirus

El coronavirus es una llamada de atención a la humanidad. David Korten

Recibe nuestro boletín semanal
con lo más positivo de los medios

Opiniones

Descarga gratuita

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad