Los filósofos españoles y sus consejos para resistir

Los filósofos españoles y sus consejos para resistir

¿Qué frases, alivios o pequeñas esperanzas pueden resultarnos más útiles en estos duros momentos?
En 1948 un avión se estrelló en Hommelvik (Noruega), en pleno Mar del Norte, y murieron 19 personas. Entre los escasos supervivientes que compartíán el azar de viajar todos ellos en el departamento de fumadores se hallaba el célebre filósofo Bertrand Russell quien, a sus 76 años, logró salir de la aeronave con su pesado sobretodo encima y nadar un buen rato hasta ser rescatado. Cuando los periodistas le preguntaron qué había pensado durante aquellos momentos en que la muerte le acechaba, el siempre socarrón Russell respondió: “Sólo pensaba en lo fría que estaba el agua”.

Y es que uno se juega el tipo cuando busca consuelo entre los sabios para malos tiempos como los que el relámpago del coronavirus ha instalado entre nosotros a la velocidad del desconsuelo. Pueden no tomarte en serio, hallarse aún más aterrados que uno mismo o tentarles el humor para eludir el ridículo de la grandilocuencia.

Y sin embargo, rendidos a la evidencia de que la frase más repetida estos días, la cada vez más gastada “Saldremos de esta” tal vez no sea la mejor dadas las circunstancias para aliviar a nuestros familiares, vecinos, amigos y conciudadanos, hemos querido pedir consejo y alivio a 11 filósofos españoles.

¿El resultado? Humor, claro, también profundidad, comocimiento, esperanza… Y buenos consejos.

Fernando Savater
“¿Recuerdan la táctica en Auschwitz de Roberto Benigni (‘La vida es bella’) o la de ese padre sirio que convenció a su hijo de cuatro años de que los bombardeos eran un juego? Podríamos tomarlos como ejemplo: suponer que encerrarnos en casa y no acercarnos a los demás es un juego de habilidad, como no pisar ciertas baldosas en la acera, o de resistencia, como aguantar la respiración debajo del agua. El premio es el de siempre: sobrevivir y no perder la chaveta”.

“La frase ‘saldremos de esta’ no es que sea mala, es que acude a un tópico que se vacía rápidamente de significado. Entre otras cosas porque es seguro que saldremos, el problema es saber cómo. Yo no me atrevo a proponer otra alternativa, pues ya tiene un carácter ritual. Pero si trabajase en una empresa de publicidad, o fuese periodista, acudiría a esta que se me ocurre en un espíritu churchilliano: ‘Sabemos resistir'”.

Gabriel Albiac
“No es que yo sea lo más optimista del mundo precisamente, pero en fin… ¿Servirá este pasaje de Pascal sobre la grandeza de la vulnerabilidad humana? Ahí va: ‘El hombre no es más que una caña, la más débil de la naturaleza, pero es una caña pensante. No hace falta que el universo entero se alce en armas para aplastarlo; un vapor, una gota de agua bastan para matarlo. Mas, aun cuando el universo lo aplastara, el hombre seguiría siendo más noble que lo que lo mata, puesto que él sabe que muere y sabe la ventaja que el universo tiene sobre él. El universo nada sabe de ello’”.

Adela Cortina
“Saldremos de ésta, y estaremos preparados para enfrentar crisis futuras si aprendemos que la solidaridad se cultiva día a día y no se improvisa”.

“Recuerdo algo que al parecer repiten las personas que han pasado por graves quebrantos de salud y es que, cuando se restablecen, regresan a la antigua normalidad valorando y disfrutando muchísimo de cosas a las que antes no concedían apenas valor. Ya ahora, incluso con la poca distancia que tenemos, constatamos cómo gran parte de nuestras antiguas preocupaciones y cuitas no merecían la atención que le prestábamos. Sería fácil poner ejemplos de los asuntos que han ocupado nuestra vida pública en los últimos años y que en estos momentos nos parecen casi ridículos. Sería bonito pensar que cuando salgamos de esta nos reconciliaremos en mejores condiciones con la vida, porque seamos más sabios y más solidarios”.

Ana Carrasco Conde
“Más que centrarnos en ‘salir de esta’ creo que es importante ‘saber estar en estas’ e incluso ‘saber quedarse’. Ante situaciones críticas y tan duras como las que estamos viviendo tendemos a pensar hacia delante y contemplamos con incertidumbre el futuro. Y conjugamos en plural para sentirnos acompañados y en futuro para pensar un término: ‘saldremos de esta’. Pero al hacerlo nos colocamos a nosotros mismos en el límite y así, angustiados, tratamos de otear algo que en realidad no podemos ver. O salimos o no salimos, como si estuviéramos en un único camino que nos arrastra y que concluirá de un modo que desconocemos. Es una respuesta normal tener miedo y padecer incertidumbre. Ciertamente estamos inmersos en un movimiento que va tan rápido que parece imposibilitar cualquier posibilidad de acción y reflexión. Por eso reaccionamos ante lo que nos sobreviene. Para afrontar esta situación sugiero tres elementos: detenerse, saber estar y, contraintuitivamente, no tener esperanza”.

“En primer lugar propongo cambiar el ‘camino del que saldremos’ por una ‘encrucijada en la que decidiremos’.

Así aunque tengamos miedo y estemos preocupados nuestra acción será una respuesta y no una reacción. Detenerse para saber estar implica un segundo elemento: quien se detiene y no se deja arrastrar ni en el camino ni por quien nervioso e impaciente quiere recorrerlo reactivamente, puede dar medida a su presente, saber qué está a su alcance y qué no. Y esta es la gran capacidad de los seres humanos: que pueden medir sus actos y ser prudentes. Y esto se hace en un campo de acción: lo que está a nuestro alcance. Centrarse por ello en lo más cercano y tomar decisiones que den respuestas a lo que queremos y no consistan una reacción ante lo que me pasa. Ir al supermercado en masa es una reacción, no una respuesta. Tras la detención viene nuestra meditada acción y la elección del camino”.

“El tercer elemento, completamente contraintuitivo, para afrontar lo mejor posible esta situación de angustia e incertidumbre es no tener esperanza. Del mismo modo que no hay que situarse en el límite de un solo camino, tampoco hay que tener esperanza si es que con ella entendemos algo que ha de venir. Podemos esperar recoger los frutos que hoy sembremos, pero no esperar a que lleguen de un futuro que no es y no hacer nada. Quien espera desespera. Aunque en nuestra tradición occidental, en la que la esperanza es una de las virtudes teologales, se la ha considerado un bien, en realidad para los antiguos griegos -mucho se ha discutido al respecto- bien podría ser un mal: según el mito de Pandora, lo que queda encerrada en el ánfora que contenía todos los males es la esperanza (o espera), así para Eurípides es engañosa. ¿Por qué en la cosmovisión griega la esperanza puede ser entendida como un mal y en la nuestra es indudablemente un bien? Porque quien tiene esperanza espera algo, toma una posición pasiva y reacciona ante lo que viene. La esperanza deviene desesperación e impaciencia, pero si no esperamos nada, si convertimos la esperanza en desesperanza, nos detenemos, analizamos lo que tenemos, actuamos en consecuencia y respondemos”.

Si no esperamos nada, si convertimos la esperanza en desesperanza, nos detenemos, analizamos lo que tenemos, actuamos y respondemos

Rafael Argullol
“En Italia, siempre más artísticos, estos días dicen : ‘tutto andra bene’. ‘Saldremos de esta’ es un poco deprimente Propongo la que me digo a mí mismo y a los que me rodean: ‘después seremos mejores’ o ‘ya somos mejores'”.

Ramón del Castillo
“Muchas cosas que ahora nos vemos obligados a hacer por obligación las deberíamos haber hecho antes. ¿Por qué no las hicimos? Y ahora, debido el virus, nos vemos obligados a hacerles en un estado de excepción. Así, no conviene que volvamos a ser nosotros mismos después de esto porque quizás nosotros mismos somos parte del problema. Y la cuestión no es convencernos de que vamos a salir de esta sino donde hemos estado metidos hasta ahora. Tal vez al fin nos demos cuenta de que es de nuestra vida pasada de donde tenemos que salir y no del estado de excepción”.

Elizabeth Duval
“Creo que lo único que puede salvarnos en medio de todo esto son los afectos, los lazos y vínculos, aquello que nos une. No vamos a salir de esta para volver a una normalidad anterior parecida absolutamente a lo que ya vivíamos, ni vamos a salir de una pandemia como mejores personas, más cultos, más bondadosos: una pandemia es una pandemia y una crisis sanitaria es una crisis sanitaria, y no nos queda otra que aprovechar que Internet, por una vez, sí que puede servir para unirnos entre nosotros y fortalecer esos afectos”.

“No soy experto en frases edificantes. Lo más próximo que se me ocurre es ‘Aprende a contenerte a ti mismo’. Uno de mis referentes intelectuales, Jorge Riechmann, que hace años aboga por un ‘ecologismo descalzo’, escribió hace años una ‘pentalogía de la autocontención’, entendiendo que a los desafíos ambientales y sociales del futuro solo se podrá hacer frente mediante la rebaja de nuestras expectativas de consumo, viaje, etc. De ahí lo de ‘Aprende a contenerte a ti mismo, pues el desafío de la cuarentena no es “aprovechar el tiempo”, como piensa la gente que no tiene hijos a los que cuidar, sino justamente eso: aprender a contenernos. Es un lema mucho mejor que el otro porque, a mi juicio, si salimos de esta será para meternos en una todavía peor: una crisis económica y ecológica como no se ha visto nunca”.

Jorge Fernández Gonzalo
“En estos días no podemos conformarnos con el lema de ‘saldremos de esta’: es solo un grito de aceptación para volver a como estábamos, sin otra aspiración de cambio. Es el momento de avanzar, de pensar en qué estamos haciendo, en cómo hemos llegado hasta aquí, y en cuáles son los errores que arrastramos como sociedad. Tenemos que revisar numerosas cuestiones (económicas, sanitarias, pedagógicas) y no volveremos a tener una oportunidad como esta. Fredric Jameson dijo una vez que era más fácil imaginarnos el fin del mundo que el fin del capitalismo, como demuestran los cientos de películas apocalípticas. Pero hoy comprobamos que el capitalismo puede pausarse y el mundo continúa para nosotros. ¿Qué vamos a construir mañana? Hemos reseteado el sistema y tras las múltiples calamidades que nos deje este episodio queda un amplio y novedoso camino por recorrer. No se trata de salir de esta, sino de prepararnos para construir un mundo diferente”.

Daniel Arjona
Publicado en: El Confidencial

Leer más:

Viviremos en un mundo diferente. Yuval Noah Harari
Las crisis requieren de la voluntad colectiva de ayudarnos unos a otros. Facundo Manes
Algo se está terminando, algo nuevo está naciendo. Jorge Dobner
Lo mejor del ser humano
  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

La Francia multicultural gana el Mundial de Fútbol

El padre de Antoine Griezmann emigró de Alemania y la madre del delantero es de origen portugués. Los padres de Paul Pogba vinieron de Guinea. El papá de Kylian Mbappé

Leer más

Globos de oro 2019, los premios que reconocen a lo mejor del cine y la televisión

La Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood realizó la edición número 76 de los Globos de Oro, los premios que reconocen a lo mejor del cine y la televisión. La

Leer más

Bill Gates pide más impuestos para las mayores fortunas

Bill Gates hace un llamamiento a que las mayores fortunas paguen más impuestos. El multimillonario cofundador de Microsoft dice sentirse “recompensado desproporcionadamente” por el trabajo que ha realizado, “mientras que

Leer más

Lucha contra el cambio climático: una nueva tecnología convierte el CO2 en carbón

Un grupo de investigadores en Australia ha desarrollado un método para transformar el dióxido de carbono (CO2) en un material sólido, similar al carbón, un avance que podría revolucionar el

Leer más

Contra el racismo se manifiestan 200.000 personas en Milán

Manifestación contra el racismo en Milán. 200.000 personas toman las calles de Milán contra racismo y la discriminación. Bajo el lema “las personas primero”, la manifestación ha sido convocada para

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario