Energía limpia: baterías ecológicas con material orgánico

Energía limpia: baterías ecológicas con material orgánico

La concienciación medioambiental es un tema fundamental en aras de la sostenibilidad del planeta, y todas medidas son necesarias en la lucha por las energías limpias.

En los últimos años se ha avanzado enormemente en el uso de fuentes renovables cada vez más eficientes, pero hay que dar ese último paso para el total establecimiento y accesibilidad de la población a este tipo de energías. Para que no sean alternativas sino de uso ordinario.

Recientemente un equipo del Imperial College, la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en España, han descubierto por qué los componentes orgánicos, que pueden tener la misma o más capacidad de almacenamiento de energía y son más abundantes, baratos y limpios, dejan de funcionar o ser eficientes en la batería orgánica.

Este hallazgo es un paso esencial para el desarrollo de pilas sostenibles.

En esta investigación internacional, publicada en Nature y en la que ha participado Javier Carretero González, investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros del CSIC en Madrid, ha analizado el comportamiento de derivados de la quinona, una molécula biológica presente en la lignina (el polímero orgánico aromático más abundante en el mundo vegetal) mediante la aplicación de dos novedosos métodos de resonancia magnética nuclear (RMN).

Según explica Carretero:  “Nos ha permitido visualizar cómo, cuándo y por qué se producen reacciones secundarias en la batería que hacen que se pierda su eficiencia, las causas de que disminuyan su capacidad de almacenamiento de carga y por tanto de energía. En algunos compuestos, hemos comprobado cómo la aplicación de un voltaje de carga menor puede mantener la capacidad de almacenamiento de energía del compuesto orgánico”.

En las baterías utilizadas durante la investigación se ha elaborado un circuito en forma de bypass para hacer fluir las sustancias orgánicas recargables desde la celda al interior del equipo de resonancia magnética nuclear, donde se ha llevado a cabo el estudio in situ, es decir durante el funcionamiento de la misma.

La energía se almacena y libera por el proceso denominado redox (reducción y oxidación) y el RMN ha permitido hacer un seguimiento de núcleos químicos como los protones y ver cómo se comportan.

La investigación se encuentra en estados iniciales y por eso se tardará más hasta desarrollar sistemas más compactos para su uso en pequeños dispositivos o vehículos.

Pero su solo descubrimiento abre las posibilidades de sistemas de almacenamiento masivo de energía generada por fuentes renovables.

Para más información: Nature

Redacción
En Positivo

Leer más:

Ciudades y pequeñas soluciones al cambio climático

El “plástico” biodegradable que se disuelve en agua

Hidrógeno verde para reducir el CO2

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Producto estrella con financiación colectiva

Pebble, el reloj que todavía no existía, había logrado vender 85.000 ejemplares.

Leer más

Argentina Conversa: un proyecto de concordia social

Desde hace años la crisis es un problema recurrente en Argentina bajo distinto mandato político  y que traslada el problema económico a nivel social. Estas crisis se desencadenan por la

Leer más

Patentan una bateria que duraría semanas

Sería alimentada con células combustibles de hidrógeno, que permitiría que el dispositivo dure semanas sin ser recargado.

Leer más

Viajar más allá de Marte

La NASA construye un nuevo transbordador espacial que será utilizado para recoger muestras en cuerpos celestes, más allá de Marte.

Leer más

Una plataforma de impacto global para dar soporte contra la Covid-19

La pandemia mundial de la Covid-19 es un desafío para todos los países. En aras de una mayor efectividad se están coordinando programas de todo tipo (desde el ámbito de

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario