Algo desconocido está naciendo. Luís Bassets

Algo desconocido está naciendo. Luís Bassets

Todos confinados.
Termina una época tumultuosa, liquidada por una epidemia transmitida gracias a la sociabilidad de la globalización descontrolada.

Algo desconocido está naciendo. Hay que estar atentos a lo que sucede, porque jamás se había visto algo parecido. Todas las referencias anteriores son vagas metáforas para intentar orientarse. Ha empezado por China, país dirigido por un partido autoritario dirigido por un líder fuerte. Le ha seguido Italia, tan próxima, tan democrática y liberal, con un Gobierno frágil y un líder sin carisma. Detrás ya vamos nosotros y todos los otros.

El tratamiento del contagio exige cortar la transmisión de forma radical, reduciendo lo que nos hace humanos y nos ayuda a vivir, la sociabilidad, la familia, los amigos, la vida en la ciudad. Ha funcionado a las bravas en China y está funcionando de forma más acorde a nuestros valores en Italia.

No es una terapia pasajera. Una vez controlada la epidemia, esperemos que pronto, deberá llegar la restauración del vínculo social que ahora está en cuarentena.

Pero nada volverá a ser igual: el trabajo, los transportes, el turismo, el comercio, los museos o los espectáculos no podrán seguir como si nada hubiera sucedido. Es el final dramático de una época tumultuosa, liquidada por una epidemia transmitida gracias a la sociabilidad que propicia una globalización descontrolada y feliz.

Dice una vieja sentencia que nunca hay que desaprovechar una buena crisis. Hay quien pide libre despido y reducción de impuestos. Hay quien quiere reforzar los viejos Estados naciones y destruir de una vez la Unión Europea. Habrá quien defienda la eficacia del autoritarismo para combatir las nuevas epidemias.

Tras Chernóbil, el 11-S y la crisis financiera de 2008, ahora con el coronavirus descubrimos la nueva frontera de nuestra vulnerabilidad. Ahora alcanza a la esfera privada.

Si queremos combatirlo habrá que cambiar de vida: trabajar en casa; moderar el consumo, especialmente turístico; transformar la movilidad; reducir las desigualdades y atender colectivamente a los más pobres y vulnerables, a su salud y a sus ingresos…

El coronavirus nos enseña que sin atención médica de calidad para todos, incluso los más ricos están en peligro. Vale para los países como para los ciudadanos. Pagar impuestos para contar con una buena sanidad pública es la mejor inversión que puede hacer una sociedad. La salud colectiva y global ya es parte de la salud individual. Hay que aprovechar la oportunidad.

Luís Bassets
Publicado en: El País

Leer más:

La posibilidad de construir una sociedad mejor. Antón Costas
Toda crisis es también una oportunidad. Francesc De Carreras
Lo mejor del ser humano. Jorge Dobner
Cambia de estrategia. Es la hostia sentirse vivo. Susana Quadrado
El miedo es el virus más contagioso. Javier Gallego
  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

La alarma es necesaria para poder resistir. Guy Standing

El Brexit y la crisis de transformación mundial. Los británicos se han apresurado a alejarse de los acantilados blancos de Dover. Con su victoria en las elecciones generales del 12

Leer más

Hay que mirar a lo lejos, hacia delante y hacia atrás, para comprender lo que está en juego. Jacques Attali

¿Qué va a nacer? Lo más urgente en estos momentos es controlar los dos tsunamis que se ciernen sobre el planeta; el sanitario y el económico. No se puede asegurar

Leer más

Disentir no es pelearse. Ramin Johanbegloo

“Si buscan la paz, conviertan al enemigo en cómplice”. Entrevista a Ramin Johanbegloo, dirige el centro Gandhi de la Universidad Jindal de Delhi. ¿Cuál es el primer paso en una

Leer más

Una sociedad que no se merece esto. Baltasar Garzón

Impudicia. El bloqueo de los presupuestos y el consiguiente anuncio de adelanto electoral ha llenado de desolación a los españoles de bien que son la mayoría y que muchas veces

Leer más

Europa sigue siendo una buena idea, la mejor idea, aunque no esta Europa. Rosa María Artal

Por Europa, por la democracia, por nuestro papel en el mundo. Los europeos apenas tienen interés por Europa, o por la UE para ser más exactos. La coincidencia en España

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario