Para vencer a Trump tienen que construir una coalición tan amplia como sea posible. O le regalarán las elecciones. Paul Krugman

Para vencer a Trump tienen que construir una coalición tan amplia como sea posible. O le regalarán las elecciones. Paul Krugman

Bernie Sanders no es socialista.
Ojalá el candidato demócrata no estuviera tan empeñado en ser un blanco fácil para los difamadores de derechas.

Los republicanos arrastran desde hace tiempo el deshonroso historial de mezclar cualquier intento de mejorar la vida de los ciudadanos con los males del “socialismo”. Cuando se propuso el Medicare [seguro médico para personas mayores y discapacitadas], Ronald Reagan lo llamó “medicina socializada” y declaró que destruiría nuestra libertad. En los tiempos que corren, a quien pida algo parecido a la atención sanitaria universal de la infancia, los conservadores lo acusarán de querer convertir EE UU en la Unión Soviética. Se trata de una estrategia política deshonesta y cargante, pero resulta difícil negar que a veces ha resultado eficaz. Y ahora, quien encabeza la lista de aspirantes a la candidatura demócrata —no por mayoría abrumadora, pero claramente la persona que por el momento tiene más probabilidades de salir ganador— está facilitándoles esa estrategia, al declararse de hecho socialista.

El caso es que Bernie Sanders no es en realidad socialista, en ningún sentido normal del término. No quiere nacionalizar las principales industrias ni sustituir los mercados por la planificación central; no ha expresado admiración por Venezuela, sino por Dinamarca.

Es básicamente lo que los europeos denominarían un socialdemócrata, y las socialdemocracias como Dinamarca son, de hecho, lugares muy agradables para vivir, con sociedades que, por decir algo, son más libres que la nuestra. Entonces, ¿por qué se declara Sanders socialista? Yo diría que principalmente como una marca personal, con un poco de placer por escandalizar a la burguesía. Y este capricho no le perjudicaba mientras fuese un simple senador de un estado muy progresista.

Pero si Sanders se convierte en el candidato demócrata a la presidencia, el engañoso calificativo que se da a sí mismo será un regalo para la campaña de Trump. Lo mismo que sus propuestas políticas. El sistema sanitario de pagador único es: (a) buena idea en principio; y (b) muy improbable que se dé en la práctica; pero al convertir el Medicare Para Todos en elemento central de su campaña, Sanders apartaría el foco del empeño que pone el Gobierno de Trump en eliminar el colchón social que ya tenemos.

Para que quede claro, si Sanders es el candidato, el Partido Demócrata deberá darle un apoyo incondicional. Probablemente no pueda convertir EE UU en Dinamarca, e incluso si pudiera, el presidente Trump está intentando convertirnos en una autocracia nacionalista blanca como Hungría. ¿Cuál preferirían ustedes?

Pero ojalá que Sanders no estuviera tan empeñado en convertirse en un blanco fácil para las difamaciones de la derecha.

Y hablando de postureo político inútil, el segundo en las primarias de New Hampshire también ha estado tirando piedras contra su propio tejado. En los últimos días, Pete Buttigieg ha preferido presentarse como un halcón del déficit, demostrando así que, para ser un rostro nuevo, tiene ideas sorprendentemente rancias.

Es posible que Buttigieg no esté enterado de que cada vez son más los economistas convencionales que piensan que la histeria que se desató hace siete u ocho años en torno al déficit se exageró en demasía. El año pasado, los que fueran principales economistas del Gobierno de Obama publicaron un artículo titulado ¿Quién teme los déficits presupuestarios? en el que concluían: “Es hora de que Washington abandone esa obsesión por el déficit y se centre en cosas más importantes”.

Y si Sanders está poniéndoselo fácil a una estrategia política infame de los republicanos, Buttigieg se lo está poniendo a otra: la estrategia de lastrar la economía con austeridad fiscal cuando un demócrata ocupa la Casa Blanca y después endeudarse libremente en cuanto el Partido Republicano recupera el poder. Si los demócratas ganan, deberían seguir un programa progresista, no malgastar capital político limpiando el caos causado por los republicanos.

Una vez más, si Buttigieg logra convertirse en el candidato, el partido deberá apoyarlo sin reservas. Diga lo que diga sobre el déficit, no haría lo que hacen los republicanos: utilizar el miedo a la deuda como excusa para recortar programas sociales.

¿A quién nombrarán candidato los demócratas? No sé la respuesta. Lo importante, sin embargo, es que el partido se mantenga centrado en sus virtudes y en los defectos de Trump.

Porque el hecho es que todos los demócratas que aspiran a ser presidentes, desde Bloomberg hasta Bernie, son al menos moderadamente progresistas; todos quieren mantener y ampliar la red de seguridad social, y al mismo tiempo subirles los impuestos a los ricos. Y todos los sondeos indican que EE UU es esencialmente un país de centro-izquierda, razón por la cual, durante la campaña electoral de 2016, Trump prometió subirles los impuestos a los ricos y proteger los principales programas sociales.

Pero mentía, y a estas alturas cualquiera con una mente abierta lo sabe.

De modo que los demócratas tienen una oportunidad perfecta para presentarse, honestamente, como los defensores de la Seguridad Social, de Medicare, de Medicaid [seguro médico para personas pobres] y la ahora popular Ley de Atención Sanitaria Asequible, en contraste con los republicanos, que defienden de manera más o menos abierta los intereses de los plutócratas frente a los de las familias trabajadoras.

Sin embargo, será una oportunidad perdida si el candidato o la candidata demócrata, sea quien sea, convierte la elección en un referéndum sobre la sanidad de pagador único o la reducción del déficit, ninguna de las cuales constituye una posición especialmente popular. Las cosas irán aún peor si los propios demócratas acaban peleándose por la pureza ideológica o la probidad presupuestaria.

La cuestión que, sea quien sea el candidato, los demócratas deben construir una coalición tan amplia como sea posible.

De lo contrario, estarán regalándole las elecciones a Trump, y eso sería una tragedia para el partido, para el país y para el mundo.

Paul Krugman
Premio Nobel de Economía

Publicado en: El País

Leer más:

Políticos, ¿ vamos a contentarnos con lo que tenemos? Llàtzer Moix
Un “socialismo participativo” que responda a los desafíos de nuestro tiempo. Thomas Piketty
El neoliberalismo se pone en cuestión. Christian Laval

 

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

“Llegar a acuerdos es tratar de encontrarse con el otro en algún punto a mitad del camino”. Opinión de Lola García

Fanatismo político. Acabamos de perder a Amos Oz cuando sus escritos nos suenan más atinados e irrebatibles. El escritor israelí era una de esas mentes preclaras capaces de describir con

Leer más

Aceptar la diferencia y la fragilidad. Lluís Foix

Minorías amenazadas. Si el sistema democrático no respeta al discrepante, al que forma parte de minorías étnicas, culturales, religiosas o sociales, corre el riesgo de transformarse en un sistema autoritario.

Leer más

Una invitación a que vivamos de otra manera. Gabriel Magalhães

La vacuna de la esperanza. En nuestra juventud y edad madura, creemos saber muchas cosas cuando, en realidad, lo que nos pasa es que, sencillamente, deseamos que se note que

Leer más

Rubalcaba se va cuando su partido vuelve. Enric Juliana

Rubalcaba redime la ‘vieja’ política. La muerte de una personalidad pública siempre adquiere un significado político. Siempre. En la hora del adiós, la biografía de un gobernante construye presente con

Leer más

Unidas por el planeta. Aitana Ralda

Decía Stefan Zweig que “solo aquel que puede mirar al futuro sin preocupaciones goza con buen ánimo del presente”. Pero las nuevas generaciones vivimos atemorizadas por la situación actual del

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario