El Gobierno de Brasil ha cortado los subsidios a la pobreza de Lula

El Gobierno de Brasil ha cortado los subsidios a la pobreza de Lula

Bolsonaro cercena el programa Bolsa Familia que redujo la miseria en Brasil.
Ermanda Maria de Sena, de 51 años, tardó 20 minutos en encontrar los carnés con los que recibió las prestaciones sociales durante más de 15 años. “¡Aquí están!”, gritó desde su habitación, antes de salir corriendo y posar para la foto. Fue la primera en inscribirse en el programa Bolsa-Escuela, el precursor del Bolsa Familia, el proyecto estrella de los años en los que el Partido de los Trabajadores (PT) estaba en el poder y que ayudó a reducir la miseria en Brasil.

Ermanda muestra el carné número 01 con orgullo al recordar el día que lo recibió de manos del entonces presidente Fernando Henrique Cardoso (Partido de la Social Democracia Brasileña), que gobernó entre 1994 y 2002. “Estaba embarazada de mi chico”, dice. “Cuando [Cardoso] me dio el carné, lloré”. Era 2001. El mandatario acudió hasta São José da Tapera, en el noreste de Brasil, para lanzar el programa que les pagaba 15 reales (3,15 euros) al mes —el 8% de un salario mínimo— a las familias que tuvieran niños de hasta seis años y a las mujeres embarazadas o en fase de lactancia identificadas como desfavorecidas.

Han pasado casi 20 años y el programa Bolsa Familia, lanzado en 2003 durante el primer año del Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, se enfrenta ahora a la incertidumbre.

Pese a que, por primera vez, sus beneficiarios recibieron un pago adicional a finales de 2019 por una promesa de campaña del ultraderechista Jair Bolsonaro, la subvención va poco a poco perdiendo aliento. Entre julio y octubre del año pasado —último mes con datos oficiales de las nuevas concesiones—, la cantidad de nuevas familias que accedieron al programa, que paga 89 reales per capita (unos 18 euros) se desplomó.

A partir de mitad de año, el promedio de las nuevas concesiones, que antes era de 220.000 familias al mes, cayó a menos de 10.000.

El Gobierno promete cambios en el programa, que se convirtió en una marca social y una conquista política vinculada al PT, especialmente en el noreste de Brasil, la zona más pobre del país, donde Lula aún conserva la simpatía de gran parte de la población. Ernanda, la beneficiaria número 01 de la transferencia de renta en Brasil, crió sola —con ayuda de las subvenciones— a sus seis hijos en Alagoas, una región semiárida. Después se casó, sufrió la muerte de su esposo, que era militar, y ahora cobra una pensión de viudedad de casi 3.000 reales (630 euros). Ya no pide ayuda.

Leer más: El País

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

La “ola verde” toma fuerza en Europa

Los Verdes ganan fuerza en Europa y serán clave para formar mayorías. El mensaje de los miles y miles de adolescentes que durante meses se han manifestado en todo el

Leer más

Tasa Google, la UE no se pone de acuerdo

La UE entierra la ‘tasa Google’ tras el bloqueo de Irlanda y los países nórdicos. Ni descafeinada hasta una propuesta casi simbólica, la Unión Europea ha conseguido sacar adelante la

Leer más

Sánchez se enfrenta en España de nuevo a una batalla a todo o nada

Pedro Sánchez convoca elecciones generales el 28 de abril. La etapa en el poder de Pedro Sánchez ya tiene fecha de punto final o consagración definitiva: las elecciones generales serán

Leer más

Advertencia de 11.000 científicos: estamos en emergencia climática

Crisis Climática: apocalíptica advertencia de más de 11.000 científicos de todo el mundo. Una coalición mundial de científicos dirigida por William J. Ripple y Christopher Wolf, de la Universidad Estatal

Leer más

El virus de la grieta se ha globalizado

El virus de la grieta se globaliza a toda velocidad. Lo primero fue el desconcierto. Siguieron el miedo y la rabia. Antes de que las democracias liberales alcanzaran a articular

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario