La década de las mujeres. Jorge Dobner

La década de las mujeres. Jorge Dobner

Hay una historia invisible de las mujeres que eran silenciadas, de las que se hacían pasar por hombres para ocultar su condición femenina, que debían esconderse en pseudónimos masculinos para ver publicadas sus obras, las que desarrollaban trabajos bajo la tutela de padres y maridos llevándose estos últimos los reconocimientos.
Por fortuna la historia que fue y en algunos casos está siendo revisada para poner nombre y apellidos a esas mujeres avanzadas a su tiempo, contrasta con el papel protagonista a todas luces de las mujeres del s. XXI.
Pero si no fuera por la valentía de las antecesoras ningún logro histórico hubiera sido posible.

A este fenómeno la filósofa Victoria Camps lo llamaba en su libro ‘El Siglo de las Mujeres’, antes incluso del boom definitivo que estamos viviendo este último lustro en una nueva ola del feminismo.

No hace falta adelantarse tanto en el tiempo para saber que esta década que comienza supondrá un antes y después en el papel de las mujeres: una participación transversal en la sociedad y con mayor peso específico y pasos de gigante en la igualdad entre hombres y mujeres en cuanto a oportunidades de desarrollo.

En la sociedad occidental hay varias cuestiones pendientes: la ampliación y normalización de roles en la mujer, paridad de género, en especial entre hombres y mujeres en las estructuras de poder (las visibles e invisibles), y esto último se vincula en romper definitivamente “los techos de cristal” y erradicar “la brecha de sueños” en las niñas.
Especialmente en la cuestión de roles hay que profundizar en la no asignación de profesiones por ser hombre o mujer. Esto es importante para desmistificar que unos u otras son más proclives a desempeñar determinadas tareas.

Es en estos tiempos cuando las mujeres científicas están obteniendo por fin un mayor reconocimiento a su trabajo. Pero tan importante como destacar sus logros es citar a los referentes inspiradores para nuevas generaciones: la astrofísica norirlandesa Jocelyn Bell Burnell, la doctora Nicola Beer, la científica en el Centro de Investigación Novo Nordisk de Oxford, Elina Aino Johanna Pörsti o la ingeniera mecánica Gladys Ngetich; de una extensa lista de mujeres altamente cualificadas en ciencias.

Luego está el ascenso laboral de las mujeres dentro de las jerarquías más altas. Todavía hay un evidente desequilibrio referido al trabajo femenino en cargos directivos que apenas alcanza el 20 % respecto al 79 % de máximos dirigentes hombres.

Es importante que las mujeres lleguen de verdad a las élites para obtener cambios radicales en el modo de hacer las cosas. Deben ser líderes con voz propia para que sus acciones tengan un impacto decisivo.

La gran mayoría de los países no han sido gobernados nunca por una mujer, esto es igual en todas las regiones del mundo. Todo hay que destacar que en el último lustro es cuando más mujeres dirigen sus países (un total de 22 a fecha del 2029). Algunos de los nombres más actuales son Kerstib Kaljulaid, Presidenta de Estonia, Katrin Jakobsdottir, Primera ministra de Islandia, Jacinda Ardern, Primera ministra de Nueva Zelanda y Zuzana Caputova, Presidenta de Eslovaquia.
Pero no solo a nivel de gobernanza en sus países de origen sino igualmente en estructuras supranacionales.
Tan importante es su capacidad de decisión como el talante para ver un cambio significativo. Se espera más diálogo, cooperación y empatía para abordar los problemas contemporáneos.

La verdadera revolución feminista será cuando en los países en vías de desarrollo las mujeres igualen en derechos a los hombres.

Desde el lado del occidente debemos ayudar para que sea posible.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:

Vivimos momentos interesantes en que hombres y mujeres están reformulando su identidad. Jorge Dobner
Critican a Greta Thunberg porque es joven, mujer, activista. Javier Gallego
Todo puede ir a mejor. Jorge Dobner

 

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Terrorismo, el único enemigo.

Conviene una alianza insondable lo más amplia posible, no sólo de países, sino de actores sociales, tendencias políticas y unión de todas las religiones para acorralar al único enemigo común llamado terrorismo.

Leer más

Las nuevas caras de la política española.

Ciudadanos sobradamente preparados con virtudes más allá de la política y que ejemplifican el sueño de una democracia más participativa.

Leer más

Crear para cambiar.

Porque el desmantelamiento de antiguas estructuras tras la sacudida de la corrupción y pérdida de confianza obliga a construir nuevos cimientos y generar ilusión en el pueblo.

Leer más

La clave está en creerlo para verlo

Para cambiar el mundo tenemos que creer en nuestras posibilidades.

Leer más

Barcelona y su oportuna Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz.

Aquellos nobeles de la paz que incluso hicieron frente a conflictos más complejos con un alto sentido de responsabilidad pueden ahora servir de ejemplo a alguna de las mentes iluminadas que ocupan el espacio político.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario