La buena convivencia no se hace gritando. Remei Margarit

La buena convivencia no se hace gritando. Remei Margarit

Una cierta mesura.
Los niños pequeños dicen de verdad lo que sienten. Una educadora de una escuela infantil me explicó que en su clase había un niño de dos años que hablaba con un tono de voz muy alto, tanto, que ella le dijo: “Habla más bajo” y él le contestó: “Es que si hablo más bajo me acabo”: es decir, que asociaba al volumen de su voz el hecho de existir. Quizás, pues, ya en la vida adulta, cuando nos encontramos con personas que hablan en un tono de voz cercano al grito, tal vez les pasa como a ese niño, que si hablan bajo sienten que se acaban . Es decir, el casi grito asociado a la supervivencia. En la adolescencia también se da ese fenómeno, algunos chicos y chicas añaden decibelios a su voz, quizás para hacerse oír, para no acabarse . También es sorprendente cómo se alza la voz en los mítines de una campaña electoral, aun disponiendo de un micrófono y altavoces, es como si no se alzara fuertemente la voz, se les fuera la vida política.

Siempre me ha sorprendido el hecho de que cuando una persona quiere convencer a otras, lo hace gritando, porque convencer es seducir y no se seduce nunca a gritos, al revés, a no ser que lo que se quiera es atizar, cosa en las antípodas de la seducción.

Quizás los que gritan tanto forman parte de aquel grupo del niño que sentía que se acababa hablando bajo; aunque ello quiere decir algo un poco más grave, que no han madurado lo suficiente como para modular el tono de sus palabras; dicho de otra manera, en eso hay aspectos de su infancia todavía no resueltos.

La comunicación tiene que ver con la conversación pausada, con un hablar calmado y sin prisas, de escuchar al otro, con un tono de voz que llegue al otro, pero que no lo supere, con pausas y silencios in­cluidos. Todo ello es porque la comuni­cación verbal implica el respeto hacia uno mismo y hacia el otro.

Cuando se es adulto, el grito tiene que ver con la ira y con la invasión del espacio del otro, el grito no es una conversación ni quiere serlo. Y tanto en el mundo civil como en el político, el grito es un atizar a los otros, no tiene nada que ver con la comprensión que se quiere en la conversación.

La buena convivencia no se hace gritando, sino con las conver­saciones y con la seducción de la comprensión.

Remei Margarit
Publicado en: La Vanguardia

Leer más:

Sólo con un abrazo saldríamos de este atolladero. Lluís Amiguet
El problema con las sociedades animadas por la cólera social es que apoyan a dirigentes coléricos. Antón Costas
La ideología del malestar vs. la ideología constructiva. Jorge Dobner

 

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Japón nos ofrece una visión de un mundo mejor. John Carlin

Japón versus el bebé Trump. En un mundo tan chillón, qué suerte tener a Japón. Todo es griterío, todo es insensatez, todo es vulgaridad en la ­política, mire uno donde

Leer más

Se desentierra a Franco y no ha ocurrido nada en este país. Fernando Ónega

Franco, adeu. El president Torra puede estar contento. De los 21 puntos que le presentó a Pedro Sánchez, consiguió uno: el comienzo de la “desfranquización” de España. Esta mañana, si

Leer más

España es un buen país, un muy buen país. Juan-José López Burniol

Un buen país. España es un buen país, un muy buen país. Después de la jornada electoral del pasado domingo, no hay duda de que es así. Las razones para

Leer más

El fenómeno Huawei. Manuel Castells

La larga marcha de Huawei. Le interpelo a bocajarro: “¿No le preocupa que Trump considere a Huawei una amenaza para la seguridad de Estados Unidos?”. Ren esboza una amplia sonrisa

Leer más

Europa sigue siendo una buena idea, la mejor idea, aunque no esta Europa. Rosa María Artal

Por Europa, por la democracia, por nuestro papel en el mundo. Los europeos apenas tienen interés por Europa, o por la UE para ser más exactos. La coincidencia en España

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario