El amor y la pedagogía deben guiar este siglo. Carles Bastons Vivanco

El amor y la pedagogía deben guiar este siglo. Carles Bastons Vivanco

Una de mis relecturas de este último verano como persona jubilante y de acción jubilando, (nunca jubilado que tiene unas connotaciones de término, finalización) fue esta novela de Miguel de Unamuno publicada en 1902, cuyo título invita a la reflexión. Dejo su análisis y estudio en manos de excelentes colegas en activo. Yo nada más me quiero fijar en los dos sustantivos muy connotativos unidos por la conjunción copulativa, y son dos vocablos que abren, por asociación de ideas, muchas perspectivas y amplios comentarios.

De hecho y siguiendo al mismo Unamuno (por cierto de actualidad por la película “Mientras dure la guerra”):

Piensa el sentimiento. Siente el pensamiento

Lo pensado es, no lo dudes, lo sentido

Se podría asociar la palabra amor al mundo de los sentimientos (por extensión él de la estética)  y pedagogía (por extensión el de la ética) al mundo del pensamiento, pero siempre hermanados, entrecruzados. De esta pseudodicotomía, y también por asociación de ideas, se nos  actualiza  una  frase de solidaridad del catedrático de Estética de la Universidad de Barcelona, Dr. J. M. Valverde  a propósito de la expulsión de la Universidad de Madrid del catedrático de Etica J. L. López Aranguren en pleno franquismo:  Nulla estetica sine etica.

Por tanto,  mutatis mutandis i en un terreno más directo, amor se asocia a otros nombres sustantivos del mundo emocional, afectivo, sentimental, subjetivo, estético si se quiere o prefiere,  estético, de carga positiva, como  altruismo,  afecto, amistad, belleza, bondad, comprensión, compromiso, cordialidad, empatía, estimación, filantropía, fraternidad, generosidad, simpatía,  solidaridad, ternura, mientras que pedagogía se relaciona, desde una óptica, si se quiere,  ética, con civismo, conocimiento, convivencia, cortesía, cultura, decòrum, diálogo, didáctica, discreción, docencia, educación, enseñanza, ética, finura de espíritu, flexibilidad, formación, gentileza, respeto, responsabilidad, sabiduría, serenidad, tolerancia, transparencia, urbanidad, verdad.

En definitiva, encarnan los valores que nutren y alimentan el humanismo y permiten funcionar ética y correctamente las relaciones humanas. Son dos pilares que no tendrían que tambalear y muchas veces no están a la altura de las circunstancias: son meras utopías. opuestas a una sociedad que genera y recibe informaciones negativas, dramáticas, trágicas con excesiva frecuencia y muy pocas en positivo.

Y siguiendo esta línea discursiva y argumentativa ¡Cuánto amor y cuánta pedagogía manquen en este siglo XXI, ya mayor de edad!

Desgraciadamente no se practica el amor sensu lato ni se hace  pedagogía. Hoy en día son conceptos casi utópicos concebidos, entendidos y usados  en un sentido amplio. No solamente son valores que se han de inculcar en la escuela, sino poner en práctica en todos los colectivos de carácter cultural, deportivo, docente, económico,  informativo político, profesional, sindical, social.

Con excesiva frecuencia el amor se transforma en  agresividad, antipatía,  aversión, celos, envidia, enemistad, fobia, grosería, incomprensión, mentira, odio, rivalidad, y la pedagogía actúa como  una ciencia poco operativa, encerrada en las aulas de  colegios, institutos y universidades, con  información tal vez   insuficiente de teoría y práctica.  Es necesario y urgente proyectarla en el día a día y por doquier.

¿Qué bonito –acaso también demasiado utópico- sería ver aplicados correctamente estos dos términos en la sociedad- plural, democrática, respetuosa, libre, educada  del siglo XXI!  Son valores universales.

¡Practiquemos el amor y la pedagogía según las  posibilidades de cada uno en todos los ámbitos!  Son palabras claves para reconducir situaciones, para  evitar abusos, actos y vocablos calumniosos, desagradables, egoístas, ignominiosos, incívicos, insultantes, trágicos; agresiones verbales i no verbales, corrupción,  injusticias, manipulaciones, noticias falsas o interesadas, violencia…

Dr. Carles Bastons Vivanco
Catedrático de Instituto, doctor en Filología Catalana de la Universidad de Barcelona.

Leer más:

Hemos olvidado pedir las cosas por favor y de dar las gracias. Susana Quadrado
Intentemos al menos ser más amables con la democracia. Antón Costas
Confrontación vs. Solución. Jorge Dobner
La ideología del malestar vs. la ideología constructiva. Jorge Dobner
Permitirnos ser felices. Jorge Dobner
Muros o puentes. Jorge Dobner
  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

En China, la comunidad está por encima del individuo, que sirve al bienestar general. Entrevista a Shaoguang Wang

“La protesta de Hong Kong es supremacista e identitaria”. Entrevista a Shaoguang Wang, investiga la China moderna en el Schwarzmann College de Hong Kong. Tengo más de 60 años: para Confucio es

Leer más

Las democracias y la revolución tecnólogica. Lluís Foix

Esta Europa ha sido un éxito. Nunca como ahora había habido tantas personas que ejercieran su derecho a voto en el mundo. Es un triunfo ciertamente de la democracia en

Leer más

Algo desconocido está naciendo. Luís Bassets

Todos confinados. Termina una época tumultuosa, liquidada por una epidemia transmitida gracias a la sociabilidad de la globalización descontrolada. Algo desconocido está naciendo. Hay que estar atentos a lo que

Leer más

Amoz Oz, pocos israelíes han hecho tanto por su país. Opinión de Mario Vargas Llosa

Combatiente por la paz. Conocí a Amos Oz en noviembre de 1976, en mi primer viaje a Israel. Fui a visitarlo en el kibutz Hulda, donde estaba desde los 14

Leer más

La palabra es la base de la familia y la amistad. Adela Cortina

Rescatar la palabra. La posverdad ya no es una lacra a extirpar sino un Recurrir al verso de Blas de Otero “me queda la palabra” en situaciones de desconcierto es

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario