La ideología del malestar vs. la ideología constructiva. Jorge Dobner

La ideología del malestar vs. la ideología constructiva. Jorge Dobner

Alrededor del mundo estamos viviendo distintos seísmos de más o menos intensidad en forma de protestas en las calles, e incluso de fuerza (Chalecos amarillos, Hong Kong, Chile, Barcelona, Perú, Líbano…) que representan la indignación. Cuando los gobernantes no han podido o no han querido dar cauces a la frustración de aquellos que reivindican cambios o estímulos para confiar en el futuro.

Todo malestar es una reacción de la ciudadanía para conservar y mejorar los bienestares sociales ya conseguidos y que no están dispuestos a renunciar.

Recientemente leí las declaraciones del intelectual y sociólogo argentino Juan José Sebreli hablando de una Latinoamérica convulsionada, pero que es extrapolable “se está cayendo a pedazos el mundo que conocimos hasta ahora y todavía no ha surgido un mundo nuevo”.

Se caen telón y el atrezzo, y es posible caer tantas veces como sea necesario para lograr cambios más profundos y no parches superficiales.

En mi libro Verdades Cambiadas que publicamos en el 2011, ya en ese momento hablaba sobre la ideología del malestar, de las verdades cambiadas, hoy llamadas “fake news” y que no ha perdido un ápice de actualidad en un contexto paralelo al presente.

El ascenso de esa ideología del malestar, de una primavera de movimientos de personas indignadas que friccionan con las resistencias del sistema. El despertar de un largo letargo, de una somnolencia mortífera.

Gran parte de la frustración parte no solo de una desigualdad social sino desigualdad de responsabilidad, pues previsiblemente la respuesta sería distinta en caso de que la clase política se hiciera corresponsable de lo que hace.

En el libro del 2011 también comentaba de que las crisis económicas son síntoma de una dolencia peor, que es la ética corrompida. Cuando estalló la última crisis el Senado de los Estados Unidos investigó las causas y concluyó que el sistema no solamente estaba muy poco regulado sino que además estaba dominado por la avaricia.

Hoy todas estas revueltas se circunscriben a un contexto particular de la Cuarta Revolución Industrial.

La tecnología digital sirve para organizar manifestaciones casi sin líderes, pero estos mismos avances debería permitir la formación y estimulación de propuestas realistas, constructivas que no caigan en el “todo o nada” pues debilitan a los que quieren dialogo, consenso y pacto.

En medio del caos no se benefician los afectados sino aquellos populismos que en ausencia de los partidos de estado rentabilizan promesas vanas que enquistan más los problemas.

En este punto, como dije antaño, los medios también tenemos un rol y muy importante, no tenemos que alimentar el malestar con ese oportunismo sino aportar una visión constructiva para salir de los problemas que hubiere. Denunciar, pero acto seguido proponer soluciones que ya hay y que por falta de visibilidad no son consideradas.

En vez de dar tanta presencia a los habituales gurús del apocalipsis que se recrean en el dolor de la desgracia, debiera darse más presencia a  aquellos que desde un pensamiento más elaborado son capaces de dar respuestas o desde su experiencia profesional pueden facilitar salidas constructivas.

Estamos en un proceso de cambios relevantes y de un cambio de época que obligará a las democracias occidentales a una nueva revisión de lo caduco, a la sustitución de la partidocracia que protocolariamente llama a las urnas cada x años por sistemas de participación ciudadana más inclusivos que no se limitan a las citas electorales.

Los medios tenemos una importante responsabilidad por acompañar estos procesos de transformación, promulgando un nuevo rol social y pedagógico que sirva para empoderarse a la ciudadanía pero huyendo de la crispación.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

Leer más:

El todo o la nada.
Sólo con un abrazo saldremos de este atolladero. Lluís Amiguet
La fuente de esa violencia puntual es la frustración política de toda una generación. Manuel Castells
Cualquier herramienta en las buenas manos es buena y en las manos equivocadas se vuelve mala. Entrevista a Bill Gates
La meritocracia de la clase política
Todo puede ir a mejor. Jorge Dobner
Permitirnos ser felices. Jorge Dobner
  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Rebelión en la granja.

La corrupción, el fraude y falta de integridad moral no son valores distintivos de una sociedad que ha demostrado paradójicamente unirse frente a la adversidad con un espíritu comprometido digno de mención.

Leer más

La evolución positiva de nuestro mundo.

Para no caer aquí en el mismo error necesitamos leer la otra cara, la de los números positivos que evidencian una evolución plausible en nuestro mundo, el de todos.

Está cambiando tanto y a tal velocidad que parece que ni tan siquiera nos percatamos para valorar en su justa medida el nivel de estas transformaciones.

Leer más

Con la mano tendida.

Los políticos tienen la obligación moral de propiciar esas alianzas buscando en esta ocasión el mínimo común denominar y no los máximos.

Leer más

Buenos maestros.

El Papa Francisco I o José Mújica se convierten en voces de autoridad, respetadas y escuchadas por cientos de miles. Lo que dicen importa y mucho al tiempo que son ejemplo para las generaciones actuales y venideras.

Leer más

La metamorfosis capitalista.

Personalidades como el economista francés Thomas Piketty o el polifacético estadounidense Jeremy Rifkin irrumpen con fuerzas renovadas bajo el amparo de un espíritu reformista.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario