El viejo paralelismo Brexit-procés. Xavier Vidal-Folch

El viejo paralelismo Brexit-procés. Xavier Vidal-Folch

Catalanes y británicos.
Cuanto más se embrolla la cuestión catalana, más se parece a la británica. La paradoja es que las semejanzas ya no se trazan entre catalanes y escoceses. Nada de dos naciones a la presunta espera de un Estado: sino el triste parentesco de un posimperio obsoleto y un pre-Estado imposible.

El viejo paralelismo Brexit-procés ha hecho fortuna porque se trata de tentativas simultáneas de dos secesionismos. Uno, de un Estado nación respecto de una agrupación supranacional; otro, de una entidad subestatal respecto del Estado-nación en el que está incardinada.

Comparten características:

1. Ambos Gobiernos se reclaman de un “mandato democrático” obtenido en las urnas. En ambos casos el argumento es falaz, incompleto, o ambas cosas. En el caso británico, el mandato del referéndum era iniciar el procedimiento de retirada de la UE: no fijaba el cómo, ni sus bases, ni amparaba un Brexit ultraduro o sin acuerdo. En el caso catalán, el referéndum ni siquiera cumplió la legalidad: pero lo más notorio es que ahora sus mentores afirman su validez y legitimidad mientras reclaman que se celebre otro, señal de que el presunto mandato no es tal.

2. Ambas consultas se orquestaron fuera de las vías de la democracia representativa, por la directa. Con todas las insuficiencias, vacíos y discutibles garantías que esta exhibe.

3. Ninguno de los dos Gobiernos goza de mayoría parlamentaria. El británico depende de los unionistas norirlandeses: por tres veces el Parlamento bloqueó el Brexit de Theresa May y ahora condiciona el de Boris Johnson. La mayoría indepe catalana depende de la CUP, lo que la coloca por tercera vez ante la tesitura de no poder aprobar siquiera un presupuesto.

4. Quizá por ello ambos secesionismos supuran autoritarismo con las Cámaras. Uno la cerró durante semanas al inicio del último mandato (Quim Torra); el otro, al estrenarse Johnson.

5. Ambos procesos frecuentan la violación de la legalidad. El Tribunal Constitucional español ha declarado ilegales numerosas leyes y mociones del procés; el Supremo británico acaba de proclamar que el cierre de Westminster es “ilegal, vacío y nulo”.

6. Ambos buscan legitimación en un “enemigo exterior”: en un caso, de una Europa presuntamente burocrática (que el Reino Unido contribuyó a configurar); en el otro, de una España cuya arquitectura legal es tributaria… del nacionalismo catalán.

7. Brexit y procés son movimientos atenazados por la desunión interna. Y provocan la división de sus ciudadanos.

Xavier Vidal-Folch
Publicado: El País

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Hay que enfrentar a los Matteo Salvini de nuestros días. Mario Vargas Llosa

La capitana y el ministro. Carola Rackete, la capitana del barco Sea Watch 3, que hacía 17 días andaba a la deriva en el Mediterráneo con 40 inmigrantes a bordo

Leer más

Tendremos que hacerlo nosotros mismos. Manuel Castells

Mujeres y hombres. El 8 de Marzo marca anualmente la cadencia de la revolución feminista en marcha. Es una revolución porque pone en cuestión la más arraigada forma de dominación

Leer más

No hay que perder la esperanza de organizar el capitalismo. Entrevista a Ha-Joon Chang

Ha-Joon Chang: “Si no recuperamos el control sobre el sector financiero, nada va a cambiar”. En 2008, la economía mundial sufrió un ataque al corazón pero en vez de cambiar

Leer más

Una fijación que puede costarle cara a México. Andrés Oppenheimer

Peligrosa obsesión con el pasado. El pedido del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a España de que pida oficialmente perdón por las atrocidades cometidas durante la conquista española hace

Leer más

El laberinto de los monstruos. Antoni Puigverd

El virus y la dulzura. No deja de ser significativo que el adjetivo viral tenga hoy en día un sentido tan optimista. Deriva de virus, palabra latina que significa toxina,

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario