El modelo de “sostenibilidad hedonista” de Copenhague, la primera ciudad neutral en carbono

El modelo de “sostenibilidad hedonista” de Copenhague, la primera ciudad neutral en carbono

En Copenhague, la transformación verde va de la mano con la creación de empleo, una economía en crecimiento y una mejor calidad de vida.

“Lo llamamos sostenibilidad hedonista”, dice Jacob Simonsen sobre la decisión de colocar una pista de esquí artificial en el techo del Centro de Recursos Amager (Arc), la nueva y moderna planta de energía de conversión de desechos en energía de Copenhague. “No solo es bueno para el medio ambiente, es bueno para la vida”.

Todo es parte del plan de Copenhague para ser neutrales en carbono para 2025. Incluso ahora, después de un verano que vio incendios forestales devastando el Círculo Polar Ártico y las capas de hielo en Groenlandia sufren niveles de derretimiento casi récord, el objetivo parece ambicioso. En 2009, cuando se formuló el proyecto, fue positivamente revolucionario.

“Una ciudad verde, inteligente y neutral en carbono”, declaró la portada del plan de acción climática, antes de detallar la escala del desafío: 100 nuevas turbinas eólicas; una reducción del 20% en el consumo de calor y electricidad comercial; El 75% de todos los viajes serán en bicicleta, a pie o en transporte público; la biogasificación de todos los residuos orgánicos; 60,000 metros cuadrados de nuevos paneles solares; y el 100% de los requisitos de calefacción de la ciudad que deben cumplir las energías renovables.

Radical y de gran alcance, el plan se atrevió a repensar la infraestructura que sustenta la ciudad. Todavía no hay un proyecto climático en ningún otro lugar del mundo que se acerque.

Y, hasta ahora, está funcionando. Las emisiones de CO2 se han reducido en un 42% desde 2005, y aunque persisten los desafíos en torno a la movilidad y el consumo de energía (se están implementando nuevas tecnologías como mejores baterías y captura de carbono), la ciudad dice que está en camino de lograr su objetivo final.

Más significativo aún es que Copenhague ha logrado esto mientras continúa creciendo en términos económicos tradicionales. A pesar de que algunos comentaristas insisten en que se requiere un replanteamiento total de la economía de mercado libre y estructuras corporativas para evitar la catástrofe global, la transformación de carbono de la capital danesa se produjo junto con un crecimiento del 25% en su economía durante dos décadas.

La experiencia de Copenhague será un modelo para otras ciudades del mundo.

Bo Asmus Kjeldgaard, ex alcalde de Copenhague para el medio ambiente y el hombre que originalmente encargó, en 2010, hacer realidad el plan en 2010, se hace eco del sentimiento que subyace en la concepción de Arc como un bien público de usos múltiples: “sostenibilidad hedonista”.

La idea surgió por primera vez a fines de la década de 1990, cuando el recién elegido Kjeldgaard tuvo una visión de Copenhague como la capital ambiental de Europa. Sin embargo, su entusiasmo se convirtió en intransigencia política y, a pesar de cierto éxito, la falta de presupuesto significó que la mayor parte de su trabajo se convirtió en “solo otro ejercicio de marca: fue un lavado ecológico”.

Pero después de su mandato como alcalde de la familia y el mercado laboral, y de niños y jóvenes, terminó en 2010 en medio ambiente con una determinación renovada y, un mandato más amplio del ayuntamiento. “Dije: ‘Esta vez, tenemos que hacerlo bien’”, recuerda, “así que hicimos planes detallados y concretos para cada área, establecimos el objetivo de carbono y exigimos el dinero y la mano de obra para hacerlo realidad. ”

Reunió a más de 200 partes interesadas, desde empresas hasta académicos y representantes de ciudadanos, y los ayudó a desarrollar 22 planes de negocios específicos y 65 proyectos separados. Hasta ahora, el plan parece encaminado: ha habido una reducción del 15% en el consumo de calor, el 66% de todos los viajes en la ciudad ahora son en bicicleta, a pie o en transporte público, y el 51% del calor y la energía proviene de las energías renovables.

La responsabilidad que recae sobre los habitantes de Copenhague para caminar y andar en bicicleta más, pagar impuestos más altos (especialmente en los automóviles) y soportar los inconvenientes de la construcción de infraestructura generalmente se ha recibido con comprensión.

Traducción En Positivo

Fuente original: The Guardian

Leer más:

Salvar los océanos: un método para extraer microplásticos del agua

Las ciudades con mejor calidad de vida

Las ciudades verdes del futuro

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Colegios públicos online

Una reformulación radical de lo que significa ir a la escuela.

Leer más

Un nuevo sistema tributario para una sociedad más justa

Los impuestos que el mundo necesita. “El sistema fiscal del mundo necesita una importante revisión”, admite Jesús Lizcano, presidente de Transparencia Internacional España. Vivimos una era donde un puñado de

Leer más

África se compromete con el medio ambiente

Para ello, los firmantes se comprometen a la adición de capital natural en “la contabilidad nacional y la planificación empresarial.”

Leer más

Encontrar los rincones felices de tu ciudad

Quieren encontrar la ciudad feliz a través de internet. “La belleza no es más que la promesa de la felicidad”, dijo el escritor Stendhal, en su obra “Sobre el amor”.

Leer más

Nace el primer “liligre” del mundo

La suya es una mezcla de varias especies: su padre es un león africano y su madre un ligre (un cruce entre león y tigresa).

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario