¿Me quieren decir que no hay forma de ponerse de acuerdo?. Carlos Morales Sánchez

¿Me quieren decir que no hay forma de ponerse de acuerdo?. Carlos Morales Sánchez

Efecto sensatez.
Boris Johnson se las prometía felices tramando con los anti europeístas de su partido, con los partidos de extrema derecha y con los populistas sacar a Theresa May, sustituirla y –dado que las encuestas le favorecían- buscar una nueva cita electoral en el Reino Unido. Sin embargo, hecha la primera parte y teniendo el viento a favor apareció el “efecto sensatez”, que existe en la ciudadanía, y comenzó a fallar el plan de Johnson; veremos en qué y cómo acaba.

Matteo Salvini, otro gran estratega de la nueva época (fakenews y twitter), buscó su oportunidad en la crisis migratoria que todos los años padece la UE en verano. Apostó por una moción de censura para quitar a Giuseppe Conte como Primer Ministro, cargarse de paso a Luigi Di Maio del movimiento cinco estrellas –su ex socio- y ponerse él como primer ministro o, en su defecto, convocar elecciones ya que las encuestas le favorecían. Inició el proceso y todo se le fue al garete, pues nuevamente surgió el “efecto sensatez”, esta vez en la ciudadanía italiana, y ya tenemos un nuevo gobierno –inimaginable hasta hace un mes- del PD y Cinco Estrellas.

Trabajo es la palabra que se utiliza mal, pues trabajar no es enviar correos o hablar por intermediación de la prensa; es sentarse y currar…hasta que se termine aunque sea por cansancio

En España –a diferencia de Italia y Reino Unido- la izquierda obtuvo un éxito rotundo en las pasadas elecciones de abril. El PSOE ganó las elecciones de forma clara y el mandato de la ciudadanía (que nos votó) era sacar adelante un acuerdo (Con Rivera…no) y que el progresismo se pusiera a trabajar para ordenar y gestionar cuatro años complejos, pero sin más recortes y volviendo a mirar a la ciudadanía y nuestros derechos.

El “efecto sensatez”, en nuestro caso, es intentar llegar a un acuerdo por todos los medios, pues es lo que prácticamente el 90% de las personas con las que me he cruzado este verano me han hecho saber por activa y por pasiva.

Pero al margen de lo que mucha gente dice y opina abiertamente, es que después del “con Rivera…no” de la noche electoral, parece ser lo lógico, o si se quiere, lo sensato.

Negociar por sms, e-mail, por intermediación de la prensa o a tan sólo tres días antes de la investidura es un error comparable al del los asesores de Matteo Salvini –que deben estar en busca y captura-.

Negociar quiere decir eso, negociar. Hay que sentarse, empezar a las 08:00 de la mañana y no levantarse de esa mesa (con acuerdo o sin él) después de haber buscado todas las formas posibles de solución a lo que la ciudadanía nos mandata.

Desde aquí, quisiera hacer llegar a nuestros equipos negociadores el sentimiento –que es bastante amplio, por no decir mayoritario en el PSOE M- de que ir a otras elecciones es la peor de las salidas posibles

Es evidente que Unidas Podemos está en caída libre y que en Madrid los resultados casi les dejan fuera de la Asamblea.Pero el resultado es el que es y hay que contar con los actores que se tienen para hacer el trabajo.

Trabajo es la palabra que se utiliza mal, pues trabajar no es enviar correos o hablar por intermediación de la prensa; es sentarse y currar…hasta que se termine aunque sea por cansancio.

Con los ejemplos cercanos de Reino Unido e Italia debería ser más que suficiente para repensarnos muy bien la “estrategia”.

Desde aquí, quisiera hacer llegar a nuestros equipos negociadores el sentimiento –que es bastante amplio, por no decir mayoritario en el PSOE M- de que ir a otras elecciones es la peor de las salidas posibles.

Con el Brexit en ciernes, una ralentización de la economía y la guerra comercial abierta entre Estados Unidos y China que tiene una gran repercusión en el comercio internacional –en el que algo tenemos que decir-; con unos presupuestos prorrogados –que son del señor Montoro- y con la extrema derecha por primera vez en las instituciones de España por obra y gracia de Ciudadanos y PP… ¿Me quieren decir que no hay forma de ponerse de acuerdo?.

Carlos Morales Sánchez
Secretario Ejecutivo de Análisis y Prospectiva PSOE-Madrid
Publicado en: nuevatribuna.es

Leer más:

La autodestrucción es la enfermedad congénita de la izquierda. Manuel Castells
  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

China planea no tener pobres para el 2020. Opinión de Jaime Duran Barba

Pobreza cero. Con la muerte de Mao, los nuevos dirigentes instauraron un modo de producción capitalista, conservando su sistema político. Se superaron los prejuicios en contra de la empresa privada,

Leer más

España es un buen país, un muy buen país. Juan-José López Burniol

Un buen país. España es un buen país, un muy buen país. Después de la jornada electoral del pasado domingo, no hay duda de que es así. Las razones para

Leer más

El colapso del sistema de distribución de rentas agudiza las desigualdades. Guy Standing

Es urgente una nueva agenda de izquierdas. Las tres últimas décadas han constituido la fase inicial de la transformación global, la dolorosa construcción de una economía de mercado globalizada, y

Leer más

La preparación a la vejez. Manuel Castells

¿Cuándo somos viejos? Cuál es la línea divisoria que marca la vejez en el ciclo de vida? ¿La jubilación? ¿El deterioro físico o mental? ¿De qué tipo? ¿Cuando se acaba

Leer más

La ironía reduce el fuego; el perdón lo apaga. Antoni Puigverd

El bombero pesimista. Han ganado, hay que reconocerlo. Los incendiarios han ganado. Durante años, los bomberos, ahora en bancarrota, hemos ­estado anunciándolo preventivamente. “¡Atención!, si el fuego prende, será muy

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario