¿Me quieren decir que no hay forma de ponerse de acuerdo?. Carlos Morales Sánchez

¿Me quieren decir que no hay forma de ponerse de acuerdo?. Carlos Morales Sánchez

Efecto sensatez.
Boris Johnson se las prometía felices tramando con los anti europeístas de su partido, con los partidos de extrema derecha y con los populistas sacar a Theresa May, sustituirla y –dado que las encuestas le favorecían- buscar una nueva cita electoral en el Reino Unido. Sin embargo, hecha la primera parte y teniendo el viento a favor apareció el “efecto sensatez”, que existe en la ciudadanía, y comenzó a fallar el plan de Johnson; veremos en qué y cómo acaba.

Matteo Salvini, otro gran estratega de la nueva época (fakenews y twitter), buscó su oportunidad en la crisis migratoria que todos los años padece la UE en verano. Apostó por una moción de censura para quitar a Giuseppe Conte como Primer Ministro, cargarse de paso a Luigi Di Maio del movimiento cinco estrellas –su ex socio- y ponerse él como primer ministro o, en su defecto, convocar elecciones ya que las encuestas le favorecían. Inició el proceso y todo se le fue al garete, pues nuevamente surgió el “efecto sensatez”, esta vez en la ciudadanía italiana, y ya tenemos un nuevo gobierno –inimaginable hasta hace un mes- del PD y Cinco Estrellas.

Trabajo es la palabra que se utiliza mal, pues trabajar no es enviar correos o hablar por intermediación de la prensa; es sentarse y currar…hasta que se termine aunque sea por cansancio

En España –a diferencia de Italia y Reino Unido- la izquierda obtuvo un éxito rotundo en las pasadas elecciones de abril. El PSOE ganó las elecciones de forma clara y el mandato de la ciudadanía (que nos votó) era sacar adelante un acuerdo (Con Rivera…no) y que el progresismo se pusiera a trabajar para ordenar y gestionar cuatro años complejos, pero sin más recortes y volviendo a mirar a la ciudadanía y nuestros derechos.

El “efecto sensatez”, en nuestro caso, es intentar llegar a un acuerdo por todos los medios, pues es lo que prácticamente el 90% de las personas con las que me he cruzado este verano me han hecho saber por activa y por pasiva.

Pero al margen de lo que mucha gente dice y opina abiertamente, es que después del “con Rivera…no” de la noche electoral, parece ser lo lógico, o si se quiere, lo sensato.

Negociar por sms, e-mail, por intermediación de la prensa o a tan sólo tres días antes de la investidura es un error comparable al del los asesores de Matteo Salvini –que deben estar en busca y captura-.

Negociar quiere decir eso, negociar. Hay que sentarse, empezar a las 08:00 de la mañana y no levantarse de esa mesa (con acuerdo o sin él) después de haber buscado todas las formas posibles de solución a lo que la ciudadanía nos mandata.

Desde aquí, quisiera hacer llegar a nuestros equipos negociadores el sentimiento –que es bastante amplio, por no decir mayoritario en el PSOE M- de que ir a otras elecciones es la peor de las salidas posibles

Es evidente que Unidas Podemos está en caída libre y que en Madrid los resultados casi les dejan fuera de la Asamblea.Pero el resultado es el que es y hay que contar con los actores que se tienen para hacer el trabajo.

Trabajo es la palabra que se utiliza mal, pues trabajar no es enviar correos o hablar por intermediación de la prensa; es sentarse y currar…hasta que se termine aunque sea por cansancio.

Con los ejemplos cercanos de Reino Unido e Italia debería ser más que suficiente para repensarnos muy bien la “estrategia”.

Desde aquí, quisiera hacer llegar a nuestros equipos negociadores el sentimiento –que es bastante amplio, por no decir mayoritario en el PSOE M- de que ir a otras elecciones es la peor de las salidas posibles.

Con el Brexit en ciernes, una ralentización de la economía y la guerra comercial abierta entre Estados Unidos y China que tiene una gran repercusión en el comercio internacional –en el que algo tenemos que decir-; con unos presupuestos prorrogados –que son del señor Montoro- y con la extrema derecha por primera vez en las instituciones de España por obra y gracia de Ciudadanos y PP… ¿Me quieren decir que no hay forma de ponerse de acuerdo?.

Carlos Morales Sánchez
Secretario Ejecutivo de Análisis y Prospectiva PSOE-Madrid
Publicado en: nuevatribuna.es

Leer más:

La autodestrucción es la enfermedad congénita de la izquierda. Manuel Castells
  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El laberinto de los monstruos. Antoni Puigverd

El virus y la dulzura. No deja de ser significativo que el adjetivo viral tenga hoy en día un sentido tan optimista. Deriva de virus, palabra latina que significa toxina,

Leer más

Notre Dame transmite la sensación de ser el alma hecha piedra de Francia.John Carlin

París vale una misa. Sí, mucha polarización, mucha grieta, como dicen en Argentina, pero se reirían de lo nuestro los franceses del siglo XVI. Las guerras religiosas de Francia entre

Leer más

Las democracias y la revolución tecnólogica. Lluís Foix

Esta Europa ha sido un éxito. Nunca como ahora había habido tantas personas que ejercieran su derecho a voto en el mundo. Es un triunfo ciertamente de la democracia en

Leer más

Reforzar el eje cultural Madrid-Barcelona. Miquel Molina

El mapa variable de la cultura. La constitución de los nuevos ayuntamientos permitió ayer intuir la España política que viene. En Madrid, la derecha escenificó el regreso de las políticas

Leer más

Amoz Oz, pocos israelíes han hecho tanto por su país. Opinión de Mario Vargas Llosa

Combatiente por la paz. Conocí a Amos Oz en noviembre de 1976, en mi primer viaje a Israel. Fui a visitarlo en el kibutz Hulda, donde estaba desde los 14

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario