Hay que aceptar con realismo y modestia la limitada oportunidad que se pone a nuestro al­cance. Juan-José López Burniol

Hay que aceptar con realismo y modestia la limitada oportunidad que se pone a nuestro al­cance. Juan-José López Burniol

La teoría de las cerezas.
Siempre que te ofrezcan una cereza, cógela. No la rechaces nunca. Aunque esté algo pasada y sea poco apetecible. Muchas veces, detrás de la primera cereza vienen ligadas otras lozanas, carnosas y apetecibles, que, de no aceptar la primera cereza, nunca hubieses podido hacerlas tuyas. Esta regla vale para casi todo.

No podemos desdeñar a lo largo de nuestra vida las oportunidades que se nos ofrecen aunque disten de ser la mil ­veces imaginada y soñada. Hay que aceptar con realismo y modestia la limitada oportunidad que se pone a nuestro al­cance y aprovecharla, porque es posible que detrás de ella asome otra propuesta mayor que cubra ampliamente nuestras expec­tativas.

El rechazo airado o displicente, altisonante o despectivo, de una opción a nuestro alcance pero distinta y menos plena que la ansiada largo tiempo, es prueba de inmadurez, signo de soberbia y ma­nifestación de incompetencia. He recuperado esta reflexión en los últimos tiempos al observar, primero, como Ciudadanos se negaba con firmeza y desde antes de las elecciones a todo acuerdo –de coalición o de abstención– con el Partido Socialista; y al contemplar, más tarde, como Unidas Podemos rechazaba la oferta de un pacto de legislatura e, incluso, de coalición que, en última instancia y ­posiblemente a contrapelo, le ofreció el Partido Socialista.

Es sabido que Ciudadanos surgió en Catalunya, desde el ámbito de la izquierda e impulsado por un núcleo de intelectuales, como protesta contra la política lingüística de la Generalitat y contra la que juzgaban lenidad, cuando no corresponsabilidad, del Partido Socialista de Catalu­nya con dicha política. Los impulsores eligieron por sorpresa a un joven –Albert Rivera– que muy pronto mostró notorias condiciones para perfilar la imagen del proyecto. Era, por consiguiente, al tiempo de su fundación, un partido cuyo significado venía definido –según Francesc de Carreras– “por su dura crítica y frontal oposición al ­nacionalismo catalán, su ideología no nacionalista y el bilingüismo, su vocación liberal y socialdemócrata, (y) la necesidad de ocupar un espacio electoral entonces vacío”. Pero, al irse extendiendo por buena parte de España, el ideario de Ciudadanos fue mutando progresivamente a liberalconservador, hasta el punto de que, coloquialmente, podía hablarse de un partido con dos caras: de centroizquierda en Catalunya y de centroderecha en el resto de España. Hasta que los avatares de la política menuda, en especial después del triunfo de la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno, precipitaron la deriva de Ciudadanos a la derecha pura y dura, al objeto declarado por Rivera de asumir su liderazgo. Esta deriva ha provocado el veto al Partido Socialista, e impedido que Ciudadanos dé estabilidad al gobierno de España.

Por lo que se refiere a Unidas Podemos, la mayor parte de su base está integrada por los justamente indignados a causa del obsceno reparto de los costes de la última crisis financiera, mientras que sus dirigentes fueron –y son los que quedan– unos universitarios radicales que saltaron sobre el movimiento social de los indignados como saltan los surfistas sobre la ola que les llevará a la playa, en su caso a la playa del poder.

La ideología de estos dirigentes viene –según le ha contado Pablo Iglesias a Enric Juliana en su libro Nudo España– “de la tradición marxista”, y queda perfilada por estas palabras: “A diferencia del Partido Comunista de España, nosotros no renunciamos a nada, no transamos (…) No transaremos, ni siquiera en lo simbólico”. Y, por si no quedaba claro, remacha el clavo: “Queremos gobernar y mandar, pero no estamos dispuestos a compartir el relato ni a salir en la foto (…) Es más, estamos dispuestos a hacerlo con el PSOE. Ahora bien, no asumiremos su relato, su estética, ni nos haremos las fotos que querrían que nos tomáramos juntos”. ¿Cuál es este relato? El relato de la transición y su corolario el “régimen del 78”. De lo que se desprende que el fracaso negociador de los últimos meses era previsible, aunque todos nos obstináramos en no verlo.

En suma, Ciudadanos y Unidas Podemos son partidos muy distintos en casi todo, pero ambos comparten un rasgo que devendrá esencial en su trayectoria futura: llegado el momento de la verdad, es decir, el de compartir responsabilidades con el partido vencedor en las elecciones para asegurar así la gobernabilidad de España en un momento especialmente crítico, ambos han fallado estrepitosamente.

Las causas fundamentales de este fracaso, diversas en ambos casos, han quedado apuntadas. Súmense a ellas otras razones, personales y menores, en las que no entro.

Pero el resultado de todo ello ha sido el mismo y viene definido con pocas palabras: el fracaso absoluto de la nueva política tan esperanzadamente cantada hace pocos años.

Tanto Rivera como Iglesias han desperdiciado la cereza a su alcance, aunque esta no se les ofreciera o se hiciera con malos modos. Han causado con ello un grave perjuicio a España y, además, a sus propios partidos.

Juan-José López Burniol
Publicado en: La Vanguardia

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El fútbol femenino en España sigue creciendo

El Real Madrid se sube a la ola imparable del fútbol femenino. El Real Madrid tendrá, por fin, equipo femenino en la Liga Iberdrola, la Primera División nacional, la próxima

Leer más

Los poderosos y el síndrome de “hubris”. Facundo Manes

Síndrome de “hubris”: ganar poder y éxito, perder empatía y capacidad de autocrítica. Al ganar influencia sobre los demás, algunos pierden el respeto por las normas sociales más básicas. Y

Leer más

Este grado de desigualdad es inaceptable. Martin Ravallion

 “Hay que borrar la idea de que eres comunista si quieres reducir la desigualdad” Martin Ravallion, execonomista del Banco Mundial, ahora da clases en Georgetown. De familia humilde, ha sufrido

Leer más

La ira devora a sus promotores. Antoni Gutiérrez-Rubí

El Proyecto Ira. En julio de 2016, Timothy Garton Ash, catedrático de Estudios Europeos en la Universidad de Oxford, donde dirige el proyecto www.freespeechdebate.com, escribía un elocuente artículo titulado Trump

Leer más

El mundo no está empeorando sino mejorando mucho. Luis Garicano

Razones para el optimismo. No siempre ha parecido que el mundo iba de mal en peor. Tuvimos un momento de enorme optimismo en la década de los noventa del siglo

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario