El mundo es mucho mejor: la mortalidad infantil nunca antes fue tan baja

El mundo es mucho mejor: la mortalidad infantil nunca antes fue tan baja

Desde En Positivo venimos publicando las nuevas ideas de los que llamamos “Gurús del nuevo optimismo” – y no por ello menos racionales – quienes con el soporte de cifras contrastadas avalan que el mundo es mucho mejor de lo que algunos quieren hacernos creer.

Uno de esos pensadores más destacados fue el fallecido académico y médico sueco Hans Rosling. Antes de dejarnos regaló al mundo un interesante libro ‘Factfulness’, obra que se basa en la recopilación de datos y estadísticas que viene a desmentir una visión catastrofista.

Rolsing decía que era importante colocar todas las malas noticias en perspectiva, dentro de una evolución histórica y no en una foto fija.

Su objetivo era revertir una tendencia que explica por qué muchos ciudadanos no saben que el mundo es cada vez mejor, sino que de hecho piensan lo contrario.

El legado de Rolsing es inspirador, y ya hay una nueva generación que recoge su testigo. Es el caso del joven economista alemán,  Max Roser, conocido por su investigación sobre las tendencias mundiales de las condiciones de vida y sus visualizaciones de estas tendencias. Su trabajo lo publica en la web Our World In Data  para comprender los grandes problemas globales a partir de los datos y así darles solución. 

Aquí nos hacemos eco de un último estudio que avala el enorme avance en contra de la mortalidad infantil.

El mundo es mucho mejor. El mundo es horrible El mundo puede ser mucho mejor. Las tres afirmaciones son ciertas.

Aquí me centro en la mortalidad infantil, pero lo mismo puede decirse de muchos aspectos del desarrollo global. Hay muchos aspectos del desarrollo para los cuales es cierto que las cosas han mejorado con el tiempo, que todavía son terribles y para las cuales sabemos que las cosas pueden mejorar.

El mundo es horrible

En la visualización a continuación presento tres escenarios de muertes infantiles. La barra azul representa el número real de muertes infantiles por año hoy. De los 141 millones de niños nacidos cada año, el 3.9% muere antes de cumplir 5 años. Esto significa que cada año mueren 5,5 millones de niños; en promedio, 15,000 niños mueren cada día.

 

Claramente, un mundo donde ocurre tal tragedia es un mundo horrible.

El mundo es mucho mejor

La gran lección de la historia es que las cosas cambian. La escala de estos cambios es difícil de comprender. Las condiciones de vida en los países más pobres de hoy en día son mucho mejores en muchos aspectos que en los países más ricos del pasado: la mortalidad infantil en los lugares más desfavorecidos de hoy es de entre 10 y 13%; En todas las regiones del mundo, era más de tres veces mayor [30-50%] hasta hace unas pocas generaciones.

A principios del siglo XIX, se estima que el 43% de los niños del mundo morían a la edad de cinco años. Si aún sufrieramos la mala salud de nuestros antepasados, más de 60 millones de niños morirían cada año; 166,000 cada día. Esto es lo que representa la barra roja del gráfico.

Tales grandes mejoras no se limitan a la salud; esto es cierto en otros aspectos (como lo muestro en mi breve historia de las condiciones de vida). En una serie de aspectos fundamentales (obviamente no todos) logramos un progreso muy sustancial y sabemos que mucho más es posible. Estos aspectos también incluyen educación, libertad política, violencia, pobreza, nutrición y algunos aspectos del cambio ambiental.

Lo que aprendemos de esto es que es posible cambiar el mundo. Creo que saber que podemos marcar la diferencia es uno de los hechos más importantes que debemos saber sobre nuestro mundo.

El mundo puede ser mucho mejor

El progreso en el tiempo muestra que fue posible cambiar el mundo, pero ¿qué sabemos sobre lo que es posible para el futuro? ¿Nacemos en ese momento desafortunado de la historia moderna en el que el progreso global debe detenerse?

Estudiar los datos globales sugiere que la respuesta es no. Una forma de ver esto es mirar aquellos lugares del mundo con las mejores condiciones de vida. La desigualdad en las condiciones de vida en el mundo de hoy muestra que queda mucho trabajo por hacer. Si la salud en todos los países del mundo fuera igual, no sería posible saber realmente si son posibles nuevas mejoras o cómo lograrlas. Pero el hecho de que algunos lugares ya hayan logrado una salud infantil mucho mejor no deja dudas: una mejor salud infantil que el promedio mundial no es solo una posibilidad, sino que ya es una realidad.

Entonces, ¿qué sería la mortalidad infantil mundial si los niños de todo el mundo estuvieran tan bien como los niños en aquellos lugares donde los niños son más saludables hoy?

La barra verde oscura en la visualización muestra la respuesta.

La región con la menor mortalidad infantil es la Unión Europea. El promedio en la Unión Europea (0,41%) es 10 veces menor que el promedio mundial (3,9%) .

En la UE, 1 de cada 250 niños mueren, mientras que en todo el mundo esto es 1 de cada 25. Si los niños de todo el mundo estuvieran tan bien como los niños de la UE, morirían 5 millones menos cada año.

Por supuesto, una tasa de mortalidad infantil de 1 en 250 sigue siendo demasiado alta. Será un gran logro si el mundo en su conjunto alcanza ese nivel de salud, pero en los lugares más saludables también deberíamos tratar de empujar los límites de lo que ha demostrado ser posible.

Ciertamente no debemos cometer el error de creer que sería fácil reducir la tasa global de mortalidad infantil a la de la UE. Para que una sociedad logre una salud tan buena, deben mejorar muchos aspectos del desarrollo; Los países más acomodados de hoy en día lograron dos siglos de crecimiento económico lento y sostenido que compraron la infraestructura (vivienda, saneamiento, medidas de salud pública) necesarias para una buena salud.

Pero si bien no se puede lograr un mundo mejor de la noche a la mañana, de las regiones más acomodadas aprendemos lo que es posible y, en este sentido, sabemos que estas 5 millones de muertes anuales son prevenibles.

El hecho de que la mortalidad infantil en regiones del mundo entero sea 10 veces menor que en el mundo en su conjunto nos muestra que es posible hacer del mundo un lugar mejor.

El mundo es terrible, es por eso que necesitamos saber acerca del cambio en positivo

Es más fácil asustar a las personas que infundirles confianza y muchos escritores sobre desarrollo global informan sobre lo horrible que es el mundo. Estoy de acuerdo en que es importante que sepamos lo que está mal en el mundo, pero dada la escala de lo que ya hemos logrado y lo que es posible para el futuro, creo que es irresponsable informar solo sobre cuán terrible es nuestra situación.

El mundo es mucho mejor. El mundo es horrible. El mundo puede ser mucho mejor. Tenemos que estudiar los datos para conocer las tres perspectivas sobre las condiciones de vida globales. Al estudiar el mundo a través de datos, es imposible pasar por alto estos hechos. Pero la mayoría de nosotros no conoce los hechos de cómo está cambiando el mundo porque muchos de los escritores que informan sobre cómo está cambiando el mundo no toman en serio los datos. Esto necesita cambiar.

Lo que tenemos que lograr como escritores sobre el cambio global es transmitir ambas perspectivas al mismo tiempo: necesitamos saber cuán terrible aún es el mundo y que es posible un mundo mejor. Esto es lo que espero hacer. 

Si hubiéramos logrado lo mejor de todos los mundos posibles, no me pasaría la vida escribiendo e investigando cómo llegamos aquí. Lo que me mantiene en marcha es compartir el conocimiento de que el cambio es posible, aunque no inevitable, y la riqueza del conocimiento que los investigadores de todo el mundo han reunido sobre cómo hacer un mundo mejor para todos.

Sabemos que es posible hacer del mundo un lugar mejor porque ya lo hicimos. Debido a que el mundo aún es terrible, es tan importante escribir sobre cómo, en varios aspectos importantes, el mundo se convirtió en un lugar mejor.

Traducción En Positivo

Leer más: 

El mundo es mejor que hace unas décadas: menos desigualdad, más esperanza de vida y otras razones que lo explican

Las evidencias de un mundo mejor en cifras

Evidencias de un mundo mejor por Steven Pinker

Gurús del nuevo optimismo. Jorge Dobner
  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Movimientos de protesta, los ciudadanos exigen soluciones

Chile, Líbano, España, Francia, Irak, India, Bolivia, Hong Kong …: el mundo parece estar sumergido en una fiebre de protesta. En todas partes, los manifestantes denuncian a sus gobernantes por

Leer más

El cerebro del futuro, por Facundo Manes y Mateo Niro

Desde el Autralophitecus hasta el Homo Sapiens, en el proceso de hominización de nuestra especie el gran salto evolutivo viene determinado por el desarrollo del cerebro no solo en tamaño,

Leer más

Un cambio en la gestión de residuos para la transición ecológica

El objetivo de “residuos cero” exige una completa estrategia en colaboración con diferentes sectores para así conseguir una reducción máxima de la generación de residuos. Esta práctica internacional se manifiesta

Leer más

Israelíes y palestinos, diálogo para la resolución del conflicto

La franja de gaza es un polvorín. Después de un fin de semana de violencia que se ha saldado con al menos cuatro muertos israelíes y 23 palestinos, el conflicto

Leer más

Mujeres conquistando las élites del poder

El s. XXI es reconocido como el siglo de la mujer, por el presente y lo que nos espera en materia de equidad de género. Todos los indicadores conducen a

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario