Relato y políticas de cambio para frenar el populismo. Yascha Mounk

Relato y políticas de cambio para frenar el populismo. Yascha Mounk

El populismo se ha instalado en las democracias occidentales, en países con derechos consolidados y nivel de bienestar donde parecía no haber fisuras. Ni tan siquiera se han librado los países nórdicos siempre ejemplificados como paradigma democrático y del Estado del bienestar.

Seguramente porque durante un tiempo el relato que empezaban a propagar los populistas era desdeñado – cuando era minoritario – hasta que empezó a filtrase con aparición de las primeras fisuras. Los partidos tradicionales han eludido su responsabilidad, obviando que no combatiendo las consignas simplistas pero ciertamente efectivas que distintos populismos han ido calando a cuenta gotas.

Para no perder más tiempo el profesor de la Universidad Johns Hopkins Yascha Mounk (Múnich, 1982) ha publicado su último libro “El pueblo contra la democracia. Por qué nuestra libertad está en peligro y cómo salvarla” (Paidós, 2018).

Desde hace tiempo este intelectual germano-estadounidense, autor habitual de publicaciones como The New Yorker o The Atlantic, viene advirtiendo sobre el auge del populismo y la crisis de la democracia liberal.

Según su opinión los populismos se encuentran en un umbral de apoyos peligrosos, dejando de ser muy minoritarios a tener un papel de relevancia. Cuando Mounk habla de populismos incluye a todos, desde los extremos de la izquierda radical a la ultraderecha, pasando por los ultranacionalistas regionales.

“Cuando ves populistas obteniendo el 25% del apoyo del electorado, hay varios problemas. El primero es que seguirán ganando apoyos. Puede que hasta sean capaces de llegar al Gobierno. El segundo es que estos partidos plantean problemas de gobernabilidad para el país”, argumenta.

La amenaza pasó a ser realidad, y ve como preocupante que cuatro de las mayores democracias del planeta tengan al frente de su gobierno a figuras populistas, como es el caso de Brasil, Estados Unidos, India e Indonesia. Luego estos populismos no solo han conseguido posicionarse como alternativa a partidos tradicionales sino pilotar esos propios partidos, véase el Partido Republicano en EE.UU.

“El segundo problema es que estos partidos plantean problemas de gobernabilidad para el país”, plantea. Y es que los populismos de distinta índole coinciden en un mismo modus operandi condicionando a los partidos moderados desde centro-izquierda a centro-derecha forzando a asimilar posicionamientos más extremos que en circunstancias normales nunca aceptarían.

Esto responde a una cierta relajación una vez asentada la democracia. Tras la Segunda Guerra Mundial muchos países experimentaron un crecimiento económico paulatino hasta asumir que la democracia ya estaba plenamente legitimada.

Pero ahora que hay un estancamiento económico, y que las nuevas generaciones no pueden superar al bienestar que alcanzaron sus padres, es cuando no se valora lo conseguido.

Este miedo a perder el Estado de bienestar y a no seguir creciendo es lo que alimenta las aspiraciones del populismo.

“No son necesariamente los miembros más pobres de la sociedad los que dan la espalda al sistema político, en parte porque éstos son los que más beneficios pueden obtener de él (…) Tampoco son las personas que han experimentado calamidades económicas. Sino más bien los grupos que más miedos tienen: esos que aún viven en el confort pero que están profundamente atemorizados con que el futuro les será adverso”, explica Mounk en su libro.

Además apunta en que la medida los partidos  tradicionales no cambien su relato y sus políticas los populismos seguirán teniendo posibilidades de ascender. Es decir Mounk aboga por que los partidos tradicionales salgan de su status quo y se atrevan a “traer cambios cuando están en el poder”.

Para ello el escritor propone varias medidas que podrían ser positivas en la sociedad, encontrar soluciones económicas y renovar con el civismo y los valores tradicionales de la democracia y el liberalismo.

“Esto significa aumentar de modo efectivo los impuestos para los que más ganan y para las empresas más rentables. Significa restaurar los elementos básicos del estado de bienestar. Significa invertir en áreas que prometen beneficios a largo plazo como infraestructuras, investigación y educación”, se lee en el libro.

Mounk llama a repensar el Estado de bienestar y el factor de la vivienda para que siga siendo un bien básico y no un articulo de lujo. En este sentido critica el precio exacerbado de la vivienda que obliga a la clase media a invertir más del 70 % de su sueldo a pagar el alquiler.

En caso de solucionar este problema, sería un paso importante para que las clases medias  y trabajadoras sigan queriendo ser representadas por partidos moderados y no recurrir a populistas a la desesperada.

Redacción
En Positivo

Leer más:

Economía para la gente. David Korten
Soluciones para erradicar la desigualdad. Jorge Dobner
Entender la felicidad desde el marxismo vs capitalismo. Joan Burdeus
Populismos de nuevo cuño, de la antiglobalización a la antirrobotización. Andrés Oppenheimer
  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Entender a las moscas para mejorar la calidad de vida de los seres humanos. Ginés Morata

En un momento en que la economía mundial se está desplazando hacia el conocimiento, la política de innovación se convierte en un factor fundamental para el fortalecimiento del sector productivo

Leer más

Ingeniar de nuevo al ser humano. Entrevista a Yuval Noah Harari

“En España pronto habrá desempleados crónicos”. Yuval Noah Harari (Kiryat Atta, 1976), historiador y escritor israelí, profesor en la Universidad Hebrea de Jerusalén, se hizo popular gracias a la publicación

Leer más

El futuro es increíblemente prometedor. Entrevista a Salim Ismail

“Los problemas surgen porque hay quien no se adapta al cambio” Salim Ismail es un apasionado. Hiperactivo y revolucionario. Reconocido empresario y emprendedor tecnológico. Fue fundador de Singularity University –la

Leer más

Recuperar el (perdido) arte de la civilidad. David Bornstein

La política internacional está marcada por un proceso de polarización política en beneficio de los intereses partidistas de unos pocos. También en EE.UU se ahonda en las divisiones políticas en vez

Leer más

“Hay que dejar de pensar en el partido político como una máquina de guerra electoral”. Julia Cagé

Julia Cagé es una de las voces más notables en economía que se atreve a decir lo que piensa en cada momento. Sin miedo a implicarse en el debate público

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario