Reforzar el eje cultural Madrid-Barcelona. Miquel Molina

Reforzar el eje cultural Madrid-Barcelona. Miquel Molina

El mapa variable de la cultura.
La constitución de los nuevos ayuntamientos permitió ayer intuir la España política que viene. En Madrid, la derecha escenificó el regreso de las políticas liberales, con alusiones a la bajada de impuestos y a la necesidad de poner la capital “en marcha” (se entiende que impulsando los megaproyectos urbanísticos frenados por Manuela Carmena).

El traspaso de la capital a manos de conservadores y ultras puede leerse como un inesperado coletazo del procés , que ha dado alas al nacionalismo español. Mientras, en Barcelona, la crispación en la calle evidenció que la ciudad va a seguir sometida a las tensiones derivadas del conflicto catalán.

Pero el mapa cultural que emerge de este convulso tránsito electoral tiene otras lecturas posibles, y no todas negativas para la capital catalana. Entre otras consideraciones, una urbe que siempre ha incorporado a su proceso de construcción mental la comparación con otras ciudades no puede ser ajena a la evolución que puede experimentar Madrid.

Madrid vive un momento de esplendor cultural que va más allá de sus poderosas instituciones, en cierto modo primadas por el factor capitalidad. El resurgir madrileño debe mucho a los circuitos alternativos, a la iniciativa privada y , sobre todo, al extraordinario vigor de su consumo cultural. Es improbable que este dinamismo desaparezca de un plumazo por culpa de un giro político. Pero no pueden obviarse el efecto altavoz y la influencia sobre la marca de ciudad que tienen las políticas culturales públicas.

Durante los años en que Madrid estuvo gobernada por el PP de Mariano Rajoy, un talante abierto en lo cultural permitió que instituciones claves del teatro madrileño se sumaran a esa oferta vibrante surgida de la base.

Pero el PP de Pablo Casado, que ha situado a José Luis Martínez-Almeida en la alcaldía, es una versión radicalizada de aquel. Este llega además de la mano de la ultraderecha. Está por ver qué papel asigna a Vox la letra pequeña del acuerdo PP-Cs, pero la influencia de este partido en las políticas del día a día (véase el caso de Andalucía) puede acabar dando pie a titulares devastadores para el prestigio de una ciudad global como Madrid.

Hay uno de The Guardian (“Madrid puede ser la primera ciudad de Europa que desmantela una zona de bajas emisiones”) que ya ha dado la vuelta al mundo.

Por todo ello, la ocasión es propicia para que Barcelona aborde uno de los mayores problemas que le ha causado el conflicto político: la pérdida de prestigio cultural en el resto de España, sólo paliada por la buena prensa que aún tiene en el exterior.

Barcelona se erige desde ayer como un contrapoder progresista frente a un centro derechizado.

Ofrecer este perfil barcelonés abierto y tolerante a los madrileños y a los muchos españoles que no comulgan con la insólita alianza de la derecha clásica y la ultraderecha puede servir para iniciar el largo proceso de recuperación de ese prestigio.

Reclamar con determinación la cocapitalidad cultural que la ciudad ya ejerció siendo alcalde Jordi Hereu sería una manera de articular esa operación que debe resituar a Barcelona como referente de creatividad. Las circunstancias juegan a favor. El PSC de Jaume Collboni, que ya intentó recuperar esas ayudas para los gastos culturales de capitalidad cuando era socio de Ada Colau en el anterior mandato, vuelve a formar parte del ejecutivo, mientras que los comunes, tras la incorporación de Joan Subirats, han mejorado su relación con la cultura respecto a sus decepcionantes inicios.

Hará falta que el gobierno de Pedro Sánchez lo vea del mismo modo y apueste por reforzar ese eje cultural Madrid-Barcelona, sin olvidar a otras ciudades diversas que en los últimos años se han destacado en la apuesta por la creatividad, como Málaga (PP), València (Compromís), Sevilla (PSOE) o Bilbao (PNV).

No tendrá mejor ocasión Sánchez de demostrar que el Estado no tiene por qué ser necesariamente centralista.

Miquel Molina
Publicado en: La Vanguardia

Leer más:

Un enfoque más constructivo para combatir el pesimismo. Wolfgang Fengler
Permitirnos ser felices. Jorge Dobner
Soluciones para grandes desafíos. Jorge Dobner
Confrontación vs. Solución. Jorge Dobner
Las ciudades, protagonistas del cambio de era. Jorge Dobner
Lamentarse o valorar. Jorge Dobner
  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El fútbol no es más que un juego. Antoni Puigverd

No es más que un juego. Pocos días después de que la metáfora de Dios le fuera aplicada como un atributo indiscutible, Lionel Messi salió cabizbajo de Anfield. Una derrota

Leer más

Ahora hay que poner la economía al servicio de la sociedad. Antón Costas

Economía al servicio de la sociedad. Vivimos tiempos de intensa incertidumbre política. De la mano de dirigentes mesiánicos, el populismo político totalitario se va acercando a las puertas del poder,

Leer más

¿Cómo me atrevo a ser optimista ? Juan-José López Burniol

Invitación al optimismo. Hará cosa de mes y medio, planifiqué los cuatro artículos para publicar en este periódico los sucesivos cuatro sábados anteriores al 28 de abril, fecha de las

Leer más

Se está construyendo consenso. Jordi Amat

Desde que fue nombrada ministra de Política Territorial, Meritxell Batet no se ha negado a afrontar el espinoso asunto de la reforma constitucional. No hay que hacerse ni una sola

Leer más

Europa sigue siendo una buena idea, la mejor idea, aunque no esta Europa. Rosa María Artal

Por Europa, por la democracia, por nuestro papel en el mundo. Los europeos apenas tienen interés por Europa, o por la UE para ser más exactos. La coincidencia en España

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario