Economía para la gente. David Korten

Economía para la gente. David Korten

Voces de todos los sectores, desde activistas estudiantiles hasta el Vaticano, avanzan para reclamar una economía que sirva al bienestar de las personas y de la Tierra. El Papa Francisco habla de los fallos sociales y ambientales de una economía dedicada a la idolatría de dinero. Los trabajadores y sus sindicatos se unen a la observación desgarradora de que “No hay buenos trabajos en un planeta muerto”.

China ha enmendado su constitución para incorporar un compromiso con el medio ecológico. Un movimiento político liderado por jóvenes pide un Nuevo Acuerdo Verde para transformar el Economía de EE.UU. El Club de Roma reclama iniciativas económicas que aborden la crisis existencial de la humanidad, la crisis climática, una nueva civilización.

Repensando la Economía, un movimiento estudiantil global exige la reforma de los seminarios de economía donde rara vez se menciona la pobreza, el cambio climático, o la desigualdad.

Los movimientos se han unido bajo la bandera WEALL para trabajar por una economía dedicada al bienestar de las personas y del planeta. Estas voces y más están respondiendo a una conciencia cada vez mayor en que las personas compiten cada vez menos por un mundo en el que el poder y la riqueza están más concentrados, la humanidad está en el camino de la auto-extinción.

Los economistas del siglo XX prometieron que un PIB creciente conduciría a una prosperidad cada vez mayor para todos. Abrazamos su consejo y nos animaron los informes del creciente PIB nacional y mundial.

Debajo de ese crecimiento, sin embargo, hay una brecha cada vez mayor entre ricos y pobres, ya que los beneficios del crecimiento se canalizaron hacia los más ricos, y los menos ricos lucharon contra las consecuencias de una creciente población humana dependiente de la decreciente capacidad regenerativa de un planeta moribundo.

(…)

La búsqueda de una nueva economía comienza reconociendo la realidad detrás de la humanidad. El rápido desarrollo de la crisis existencial y el desafío y la oportunidad que presenta.

Documentos como la Carta de la Tierra, la encíclica ‘Laudato Si ‘del Papa Francisco y la La Declaración hacia una ética global del Parlamento de las Religiones del Mundo proporciona orientación útil.

El desafío existencial de la humanidad

Según las estimaciones de la Global Footprint Network, la especie humana consume actualmente a una velocidad de 1,7 veces lo que la capacidad regenerativa de la Tierra puede sostener. Otras fuentes dicen que las seis personas que poseen los mayores activos financieros igualan a lo que tiene la mitad de la humanidad.

Muchas fuentes documentan la desesperación diaria de miles de millones de personas  luchando por satisfacer sus necesidades diarias de comida, agua y refugio. La economía que necesitamos para guiar nuestro camino en un mundo del siglo XXI será un faro en lo que es más esencial para nuestro bienestar. Nos recordará nuestra responsabilidad de cuidar los unos de los otros y a la tierra.

Nos desafiará a poner la cooperación antes de la competencia y el bienestar de la comunidad ante las ganancias corporativas. Y se extraerá de todas las fuentes de conocimiento humano y comprensión para guiarnos a la cultura, instituciones, tecnología, e infraestructura de una nueva civilización, una civilización ecológica, que asegura el bienestar de las personas y la Tierra en formas espiritualmente satisfactorias.

El éxito requerirá reducir la carga humana en los sistemas regenerativos de la Tierra al menos el 40 por ciento. Lejos de pedir un sacrificio, sin embargo, esta es una oportunidad para cumplir una sueño largamente negado de un mundo de paz, belleza, suficiencia material, abundancia espiritual, y oportunidad creativa para todos.

(…)

A continuación, presento una visión inicial de algunos de los desafíos que definen una economía del siglo XXI.

Diez desafíos definitorios para la economía del siglo XXI

1.Hacer del bienestar nuestro objetivo común, por lo que es mejor que estemos seguros de que lo que medimos es lo que queremos. Durante unos 80 años, la mayoría de las naciones han medido el PIB y han hecho de su crecimiento un factor determinante, de prioridad nacional. Los aumentos en el PIB mundial y nacional y los ingresos per cápita han ha sido impresionante, los principales economistas nos aseguran que las vidas están mejorando para la mayoría gente en todos lados. Incluso con el rápido crecimiento de la población humana, los aumentos en los ingresos per cápita promedio han sido alentadores.

(…)

Sin embargo, la gestión de una economía compleja para asegurar el bienestar de las personas y el planeta requiere un panel de indicadores que nos guían en los complejos procesos de mantenimiento de una relación equilibrada entre las personas y la tierra.

Aunque la implementación es en última instancia, compleja, el primer paso es simple y obvio: elija el bienestar de la gente y el planeta como nuestro objetivo común, crear un panel de indicadores para guiarnos, y ajustar el tablero de instrumentos a medida que aprendemos.

2. Aprendan unos de otros y de la naturaleza mientras creamos un nuevo futuro juntos. A medida que los economistas del siglo XX han lidiado con el problema de las causas la degradación de la Tierra, lo mejor que han encontrado como solución es una llamada a sostener constante en nuestra búsqueda de crecimiento y confiar en la tecnología para desacoplarnos de nuestra dependencia de la naturaleza.

(…)

Nuestro desafío es aprender a estructurar y gestionar nuestra participación en las sinergias de la vida y los procesos de manera que los fortalezcan, en lugar de interrumpirlos. Se requerirá aguda observación, gran humildad y un intercambio de ideas sin ego, a medida que aprendemos como especie, lo que requiere transformar nuestras instituciones de abajo hacia arriba para alinearlas.

3. Separar la economía de la dependencia del crecimiento. Los economistas del siglo XX generalmente reconocen que la economía actual colapsa si no está creciendo. Pero, en lugar de identificar y tratar la causa, simplemente se aferran al crecimiento como un imperativo definitorio.

(…)

4.Enseñar, valorar y recompensar la cooperación. Las teorías de los economistas del siglo XX asumen que los humanos son inherentemente individualistas, competitivos y materialistas.

Además, nos aseguran que estos comportamientos son una base del progreso humano. Si estas características definieran nuestra naturaleza humana inherente, los humanos habrían sido extinguidos hace mucho tiempo. Ningún humano puede vivir sin la naturaleza y ninguno puede reproducirse sin un compañero. Ningún padre tiene ninguna esperanza de cuidar y criar a un niño solo en un desierto y ausente el apoyo de otros humanos.

De acuerdo con el imperativo de cooperar, la mayoría de los humanos son corteses, amables, honestos y encuentran  placer en ayudar a los demás. La cooperación es una característica clave de las sociedades saludables, como es el intercambio gratuito de las lecciones de la experiencia.

5.Obrero avanzado y propiedad comunitaria. Cuando los humanos llegaron a dominar la Tierra y todos sus demás seres, olvidamos que nuestro bienestar depende de la salud y el bienestar del todo, interdependiente e indivisible, y sus muchas especies.

Finalmente, llegamos a creer que los humanos individuales tienen derecho a poseer, controlar y explotar la naturaleza para su beneficio exclusivo, aunque el trabajo humano no jugó ningún papel en su creación, y el bienestar humano depende de una alianza sinérgica fusionando trabajo humano y no humano.

(…)

Los presuntos propietarios del capital natural no tienen derecho inherente a una recompensa más allá de cualquier contribución que puedan hacer a través de su trabajo para sostener o mejorar el rendimiento regenerativo de la naturaleza. Esto es básicamente el concepto de derechos de uso común en las sociedades tradicionales.

6.Gestionar la tecnología en servicio a la vida. La mayoría de las tecnologías no son ni buenas ni malas, su valor depende de cómo son usados. La humanidad está actualmente abrumada por los avances tecnológicos en comunicaciones, inteligencia artificial, modificación genética, control de plagas, enfermedades y extracción de recursos materiales.

(…)

La mayoría de las tecnologías tienen potencial para beneficiar a las personas y al planeta, pero solo si se usan juiciosamente y con responsabilidad. Los seres humanos tienen el derecho y los medios para favorecer el desarrollo y la aplicación de la tecnología para reducir el impacto ambiental humano, restaurar la capacidad regenerativa.

7.Administrar nuestros números humanos y distribución. Un futuro humano viable depende de tomar acciones individuales y colectivas para gestionar nuestros números humanos y la distribución a través de la superficie de la Tierra como parte del cumplimiento de nuestra responsabilidad de gestionar nuestras huellas ecológicas individuales y colectivas.

La salud de cualquier sistema natural depende de su capacidad para equilibrar las poblaciones de sus variadas especies. No entendemos completamente la dinámica, pero parece que en naturaleza, los números están limitados por las interacciones entre las especies y las limitaciones de los recursos de los que todos dependen.

(…)

8.Eliminar el abuso de la naturaleza. Una parte inconcebible de la huella ambiental colectiva de la humanidad viene de actividades que solo proporcionan beneficios a corto plazo para algunas personas o que no producen beneficio para cualquiera. La guerra y los preparativos para la guerra son un buen ejemplo de estas actividades.

Eso, si se elimina, reduciría significativamente la huella ecológica de la humanidad y simultáneamente produciría un aumento masivo en el bienestar humano.

Sí, habría empleos perdidos. Pero hay muchas maneras de que las personas liberadas de la mano de obra relacionada con la guerra puedan ponerse a trabajar para promover el bienestar de las personas y el planeta.

(…)

9.Favorecer las economías bioregionales cíclicas libres de suburbios. La economía de la naturaleza es en todas partes local, cíclica y sinérgica. Satisface las necesidades locales con recursos locales, requiriendo un mínimo movimiento de insumos a larga distancia. Excepto por toxinas que la naturaleza secuestra y energía que el sol renueva continuamente, todo se reutiliza y recicla a perpetuidad a medida que los desechos de uno se convierten en alimento para otro.

Con la guía de los economistas del siglo XXI, los humanos pueden aprender a vivir de manera similar.

(…)

10.Hacer honor al trabajo en todas sus formas. Como el legendario biólogo evolutivo Lynn Margulis observó: “La vida es materia con la capacidad de elegir ”. Elegir es en sí mismo una forma de trabajo y el trabajo es la diferencia entre la materia muerta y la materia viva. Cuando dejamos de trabajar, dejamos de vivir.

La vida tal como la conocemos existe solo como comunidades activas de organismos vivos que juntos crean y mantienen las condiciones esenciales para su existencia común.

(…)

El trabajo define la distinción entre materia viva y muerta. Cuando el trabajo se detiene la materia viva se convierte en materia muerta. Es lo mismo para familias humanas, comunidades, y sociedades.

Cada uno está definido por las relaciones de los que trabajan en su mayor favor. No es de extrañar que un trabajo significativo sea esencial para nuestro sentido de autoestima y bienestar.

David korten
Autor estadounidense, ex profesor de Harvard Business School, activista político y fundador de Yes! Magazine

Fuente original: davidkorten.org

Leer más: 

¿Qué se necesita para que las empresas mejoren nuestras vidas? David Korten

Cambiar el futuro, una economía más comprometida con la vida en la Tierra

El poder del colectivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Los peligros de preocuparse por el día del juicio final. Steven Pinker

El día del juicio final ha sido un tema candente durante décadas, hemos estado aterrorizados por las terribles visiones de la superpoblación, del fin de la civilización, la escasez de

Leer más

La renta básica no es una utopía. Juan Torres López

Unos mil millones de personas viven en el mundo con menos de un dólar diario, y solo contabilizando Europa hay un 52 por ciento de parados de larga duración. No

Leer más

Los seres humanos somos animales pirateables. Yuval Noah Harari

Los cerebros ‘hackeados’ votan. La democracia liberal se enfrenta a una doble crisis. Lo que más centra la atención es el consabido problema de los regímenes autoritarios. Pero los nuevos

Leer más

Redistribuir la riqueza para no incrementar la desigualdad. Thomas Piketty

Pocas personas han sido tan incisivas por propiciar cambios globales como el economista francés Thomas Piketty. En el 2013 vio la luz su libro ‘El capital en el siglo XXI’,

Leer más

Ilusionemos con las soluciones. Entrevista a Jacques Lecomte

Jacques Lecomte, presidente de honor de la Asociación Francesa de Psicología Positiva. Tengo 64 años. Nací en Lyon y vivo en París. Casado por segunda vez. Tres hijos. Doctor en

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario