Un pacto educativo por José Antonio Marina

Un pacto educativo por José Antonio Marina

La educación es la piedra angular de toda sociedad que quiera avanzar y empoderar a las nuevas generaciones.

Sin embargo, en ciertos países como España, por triste que parezca, la educación se convierte en arma arrojadiza entre la clase política, incapaz de articular una ley educativa de consenso.

Desde 1970 se han aprobado siete leyes educativas, de la LGE a la LOMCE y con la continuidad insuficiente para ser cambiadas por el gobierno de turno.

Quizá porque la voz la han tenido más los políticos que los docentes, merecen ser escuchados los grandes especialistas como José Antonio Marina.

Filósofo, ensayista y pedagogo español, Marina ha desarrollado a lo largo de las últimas décadas una corriente de pensamiento que resume en su propuesta de “Pacto Educativo”.

Ante los enfrentamientos ideológicos Marina propone una movilización de la sociedad civil, como compromiso que reúna a familias y escuelas a favor del alumnado, para reclamar a la clase política que cumpla con sus compromisos respecto a la juventud.

Inclusión educativa, autonomía pedagógica, creatividad, motivación, talento y convivencia son algunos de los aspectos que desarrolla en libros como ‘Despertad al Diplodocus’, ‘El bosque pedagógico’, ‘Objetivo: generar talento’ o ‘La inteligencia que aprende’.

La propuesta es que se necesitan marcos de discusión más potentes dando protagonismo a los docentes para elaborar una ley educativa que dure al menos para una generación.

En su ‘Libro Blanco de la Profesión Docente’ abre el debate sobre las nuevas corrientes de innovación pedagógica.

La adopción de estas medidas requiere dotar al sistema educativo de la estabilidad necesaria para que su aplicación sea efectiva. Esto implicaba el trabajo conjunto del Ministerio de Educación y de las Administraciones educativas de las Comunidades Autónomas. Un pacto social que haga partícipe a los agentes sociales, especialmente los representantes de los distintos sectores de la comunidad educativa.

“España perdió el tren de la Ilustración, perdió el tren de la Industrialización. Si España pierde el tren del aprendizaje, nos convertimos en el bar de copas de Europa. Y yo, para mis alumnos, no lo quiero” explica tajante.

Solución: una propuesta de consenso sobre la educación que no implique la opinión única de los políticos sino los agentes sociales implicados en la docencia, que son los que tienen una relación directa con los alumnos y pueden indicar las herramientas necesarias para crear un pacto sólido y útil.  

Para más información: José Antonio Marina

Publicado en: El País

Redacción
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

Mafalda, la niña ‘antisistema’ cumple medio siglo

Mafalda cumple medio siglo sin una arruga en la cara y primeros achaques propios de la edad, aunque sí con una lucidez intacta. La pequeña niña de pelo negro y

Leer más

Premios a las buenas prácticas empresariales

Por su trayectoria, la calidad de las candidaturas y el perfil de las compañías participantes, estos se han convertido en los Premios de referencia en su ámbito.

Leer más

Trueque para enfrentar la crisis

En el mercado central de Volos no es necesario llevar dinero en el bolsillo.

Leer más

Consejos verdes para mantener una alimentación adecuada

5 consejos a tener en cuenta para consumir principalmente productos sanos y saludables.

Leer más

Escuelas de negocios para alumnos del siglo XXI

La escuela pretende que los alumnos comprendan cómo la tecnología está cambiando todos los sectores de actividad.

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.