La desigualdad es el pecado mortal del capitalismo y asesina a la democracia. Antón Costas

La desigualdad es el pecado mortal del capitalismo y asesina a la democracia. Antón Costas

Las siguientes incógnitas.
Se ha despejado la primera de las incógnitas de estos últimos meses. Ya conocemos quién ha ganado las elecciones. Ahora quedan por despejar las siguientes: cómo afectarán estos resultados y la formación del nuevo gobierno a la economía y cuáles serán sus prioridades políticas.

Desde que se conoció el resultado electoral, he percibido alivio y esperanza en muchas personas de diferente orientación política. Alivio por haber escapado al riesgo de soluciones políticas duras para Catalunya. Y esperanza en que las prioridades del nuevo gobierno permitan hacer llegar la prosperidad a todos los ciudadanos y territorios.

Los ciudadanos han optado por la moderación. Ha habido un voto mayoritario hacia aquellas fuerzas políticas que han apostado por la mesura. Frente a los augurios de una fuerte polarización política, una vez más se ha puesto en evidencia que las democracias modernas se mueven en las zonas centrales de las pre­ferencias políticas y sociales de los ciudadanos.

Este resultado electoral puede ser importante para el resto de Europa y para el papel europeo de España. En dos sentidos. Por un lado, el temor a que las elecciones europeas de mayo traigan una gran polarización entre europeístas y nacionalistas puede ser exagerado. Nuestras democracias liberales tienen mayor fortaleza y capacidad para afrontar conflictos de lo que muchas veces se les presume. Por otro lado, el triunfo de Pedro Sanchez –como antes ocurrió en Portugal con el socialista António Costa– sugiere que los epitafios por la muerte de la socialdemocracia europea pueden haber sido apresurados. Todo esto puede favorecer una mayor influencia de España en la UE. A condición de que el gobierno de Pedro Sánchez sea capaz de formular y llevar a cabo una verdadera política europea de España que hasta ahora no ha existido.

Veamos ahora las siguientes incógnitas. La primera es el impacto del resultado electoral y del nuevo gobierno en la economía. La formación del nuevo gobierno admite varias combinaciones. Es posible un gobierno monocolor con incorporaciones de expertos y personas independientes que busque acuerdos de geometría variable con otras formaciones parlamentarias. O un gobierno de coalición, apoyado en un acuerdo parlamentario amplio. Probablemente, esta incógnita no se despejará hasta las municipales y europeas de mayo. En cualquier caso, el nuevo gobierno será de corte progresista.

Este tipo de gobierno levanta en algunos círculos el temor a que pueda socavar las bases de la prosperidad. Son temores infundados.

Como muestra la experiencia portuguesa, este tipo de gobiernos puede fortalecer las bases y la estabilidad de la economía de mercado.

De hecho, no ha habido reacciones negativas en los mercados y algunos medios económicos internacionales influyentes, como el semanario liberal británico The Economist, han apoyado este tipo de gobierno. Con mucha probabilidad, la economía española mantendrá un sólido crecimiento este año, cercano al 2,5% de aumento del PIB, que no está nada mal.

La otra incógnita es la relativa a cuáles serán las prioridades fundamentales del nuevo gobierno. Aquí puede haber alguna duda. No tanto respecto a los objetivos como a los instrumentos de política. A mi juicio, los dos objetivos prioritarios deberían ser la búsqueda de la prosperidad para todas las personas y territorios y encontrar una salida al conflicto catalán.

La desigualdad es el pecado mortal del capitalismo y asesina a la democracia. La desigualdad de renta y riqueza, de oportunidades y la desigualdad existencial, reflejada en el riesgo de padecer las patologías de la pobreza y de morir prematuramente.

Pienso que el gobierno de Pedro Sánchez fijará como objetivo prioritario la reducción de la desigualdad. Pero la duda que me queda es el camino que elegirá para lograrlo. Un gobierno progresista de centroizquierda puede tener la tentación de utilizar únicamente la redistribución. Sería un error. La redistribución es necesaria, pero tiene que venir acompañada de políticas orientadas a crear empleos con salarios altos. Porque, como muestra la experiencia histórica, son este tipo de empleos los que reducen la desigualdad y la pobreza y dan propósito y sentido a la vida de la gente.

Respecto de Catalunya, estas elecciones han traído alivio a los corazones de muchas personas.

La amenaza de aplicación per­manente del artículo 155 de la Constitución era una solución en busca de un problema. Ha quedado descartada. Pero los márgenes para ­encontrar una nueva vía no dependen sólo del nuevo gobierno. Será fundamental ver cómo ERC va a utilizar, tanto dentro de Catalunya como en Madrid, la nueva hegemonía política recién conquistada. Tiempo al tiempo.

Antón Costas
Publicado en: La Vanguardia

Leer más:

La desigualdad es el pecado mortal del capitalismo y asesina a la democracia. Antón Costas
Para el PSOE y Pedro Sánchez, la victoria es histórica. Ignacio Escolar
  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El afán de reconciliación. Antoni Puigverd

Ha ganado la moderación. Frente la estridencia de las tres derechas, la contención de las izquierdas ha sido ­premiada. Sánchez, Iglesias y Junqueras tienen algo en común: han soportado las

Leer más

Triunfó otro México. Jorge Volpi

Otro México. Este primero de julio de 2018 fue derrotado el México de las élites y el México de la desigualdad. El México neoliberal y el México de la guerra

Leer más

kintsugi, el arte de curar nuestras propias heridas. Entrevista a Céline Santini

“Sé tú mismo, todos los demás ya están cogidos”. Tengo 43 años. Nací y vivo en Tours, la región de los castillos de Francia. Divorciada, tengo dos hijas, de 2

Leer más

Las desigualdades en educación están determinando las desigualdades de renta, riqueza y oportunidades. Antón Costas

Prosperidad para todos. La ira de los que se han quedado atrás en el disfrute de la prosperidad se extiende a nuevos grupos de población. Este pasado fin de semana

Leer más

Volver a conversar. Entrevista con Sherry Turkle

Hablemos más y fabulemos menos. Sherry Turkle lleva treinta años investigando sobre los efectos de las nuevas tecnologías en la sociedad. La socióloga y psicóloga norteamericana, nacida en Nueva York

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario

Tus datos estarán seguros Tu email no será publicado. Además, no se compartirán los datos con terceras personas.
Todos los campos son obligatorios.