“Las reformas de la UE se deberían haber impulsado antes”. Entrevista a Mark Blyth

“Las reformas de la UE se deberían haber impulsado antes”. Entrevista a Mark Blyth

Muchos analistas coinciden en que nos encontramos en un momento importante, de entre etapas, cuando se puede decidir el rumbo político que marcará a las próximas generaciones.

Para avanzar son muchas las reformas que se necesitan emprender, y en especial plantear soluciones de consenso sobre la crisis de la globalización, el populismo o el Brexit.

Ante este contexto hay voces críticas como es Mark Blyth, científico político británico de Escocia y profesor de economía política internacional en la Universidad de Brown.

Ya en su exitoso libro “Austeridad: historia de una idea peligrosa” denunciaba el fracaso de una política de recortes que siempre perjudica a los mismos.

Con cierta sorna Blyth argumenta en una entrevista para El País “La Comisión Europea ya no defiende las reformas basadas en recortes de salarios. Pero volverá, no te preocupes. Son ideas-zombie: por mucho que las mates, siempre acaban renaciendo”.

Sobre la situación de la UE valora con cautela el concepto de la “agenda de Macron” para revitalizar la comunidad europea, pero “Se deberían haber impulsado antes. Pero para hacerlo harían falta unos Estados Unidos de Europa, con una voluntad política clara y unos partidos capaces de articular esas reformas. Es injusto esperar que esto ocurra, porque no hay una legitimación política”.

Según su opinión, ningún país – excepto el caso anómalo del Reino Unido – quiere abandonar la UE “pero no por los beneficios de estar dentro, sino porque irse tendría consecuencias catastróficas para los ahorradores”.

En el caso del Brexit es diferente, ya que si bien parte de los ciudadanos no tenían un real sentimiento de pertenencia con la UE, tampoco los políticos han favorecido este contexto.

Es más, explica que el Brexit es un problema incentivado por las élites gobernantes británicas por una lucha de poder entre los políticos de centro y de derecha.

Además de la política Blyth se preocupa de sus consecuencias y por la situación en la que quedan los ciudadanos y la menguante clase media que ha resistido como ha podido los continuos recortes.

Para el científico político los conservadores son grandes responsables de precarizar la clase media e infravalorar sus salarios.

De no llevar a cabo medidas que fortalezcan a la clase media y el Estado de bienestar los países pueden evolucionar hacia su “japonización” o estancamiento de la economía.

Redacción
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

No hay que pelear contra nada, hay que amar. Entrevista a Juan Echegaray

“Se trata de que tú comprendas, y no de ser comprendido”. Juan Echegaray, doctor en Biología, especializado en biología celular y neuroanatomía Tengo 72 años. Soy chileno. Casado con otra

Leer más

Urnas para unir y para gobernar en vez de urnas para dividir y desgobernar. Lluís Bassets

Al final, las urnas. En democracia, las urnas están al principio y están también al final. Nada se puede hacer sin ellas. En realidad, las urnas están siempre. De ellas

Leer más

El populismo económico, que busca la prosperidad para todos, no es malo. Es el pegamento que ahora necesitamos. Antón Costas

El colesterol del populismo. Por qué el resentimiento y la ansiedad que se han inoculado en las sociedades occidentales desarrolladas producen, en unos casos, populismos políticos y, en otros, populismos

Leer más

Nuevo periodismo, un equilibrio entre los problemas y soluciones.

El periódico The Guardian tiene una consigna: no centrarse en el alarmismo y tener un buen equilibrio entre lo que funciona y lo que no.

Leer más

El laberinto de los monstruos. Antoni Puigverd

El virus y la dulzura. No deja de ser significativo que el adjetivo viral tenga hoy en día un sentido tan optimista. Deriva de virus, palabra latina que significa toxina,

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario