El PSOE parece el único partido en condiciones de liderar la salida. Jordi Amat

El PSOE parece el único partido en condiciones de liderar la salida. Jordi Amat

Reacción o evolución.
El año pasado Anna Bosco –profesora en la Universidad de Florencia– publicó el ensayo Le quattro crisi della Spagna. Ayer nos resumió su tesis en El món de demà. Vale la pena leer su artículo: estructura nuestra confusa situación con la distancia analítica que debería caracterizar a la academia rigurosa.

Esta politóloga constató que la crisis económica había sacudido las democracias del sur de Europa, pero además en España habían confluido unas transformaciones aún de mayor profundidad. Durante la última década, aparte de la económica, Bosco afirma que en nuestro país se han ido solapando tres crisis más: una política –dinamitando el bipartidismo–, una territorial –obturando la mecánica del Estado autonómico, constitutiva del Estado de 1978– y, al fin, una crisis institucional –poniendo en duda el consenso constitucional–.

Aceptada esta descripción de la situación presente, se comprende mejor el planteamiento polarizador con el que nos está torturando esta campaña. No serán unas elecciones generales ­como las otras. En juego está la alternancia, como siempre, pero hay algo más. Se percibe, por la agonía y por la histeria, que alguna cosa nuclear está acabando.

Pero tampoco serán unas elecciones convencionales porque la ida del domingo la complementará la vuelta. El 26 de mayo, cerrado el ciclo con las municipales y las europeas (más algunas autonómicas), es probable que la mayoría del personal político español se haya reorganizado. Y si con este movimiento el poder ha confluido de manera clara hacia un determinado espacio, será desde aquel espacio que se delimitará la orientación que tendrá la salida a la actual situación crítica.

Hoy el PSOE parece el único partido en condiciones de liderar dicha salida. No sólo porque las encuestas repiten que ganará con una cierta claridad. Sobre todo porque es el único partido que, sin moverse, ha preservado la posibilidad de pactar con otras fuerzas.

Quizá, pues, eso sea lo que realmente esté en juego: saber con quién llegará a un acuerdo Sánchez para gobernar. La selección de los socios preferentes, después de mayo, perfilará la dirección del futuro de España. O la reacción o la evolución.

Jordi Amat
Publicado en: La Vanguardia

Leer más:

Si no vota, no se queje luego. Manuel Castells
Que esperamos los ciuda­danos españoles de estas elecciones. Remei Margarit

 

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El laberinto de los monstruos. Antoni Puigverd

El virus y la dulzura. No deja de ser significativo que el adjetivo viral tenga hoy en día un sentido tan optimista. Deriva de virus, palabra latina que significa toxina,

Leer más

Vivimos una transición histórica. Manuel Castells

Europa resiste. La conspiración contra Europa, planeada por Bannon y Salvini, con el apoyo de Trump y Putin, ha sido frenada en la primera batalla. Las elecciones europeas del 26

Leer más

Cuando la que asiste a clase es toda una nación. Enrique San Juan

En pleno siglo XXI, una de las opciones de formación consiste en apuntarse a cursos online de cualquier materia, ya sea en directo o grabadas. La Universitat Oberta de Catalunya,

Leer más

Bienvenidos pues, una vez más, a los que venís a engrandecer una Europa solidaria. Remei Margarit

Bienvenidos. Nadie quiere dejar su casa, ni su entorno, ni su gente, ni sus amigos. Nadie quiere dejar su tierra. Tan sólo el miedo y la desesperación que comporta la

Leer más

Los poderosos y el síndrome de “hubris”. Facundo Manes

Síndrome de “hubris”: ganar poder y éxito, perder empatía y capacidad de autocrítica. Al ganar influencia sobre los demás, algunos pierden el respeto por las normas sociales más básicas. Y

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario