El PSOE parece el único partido en condiciones de liderar la salida. Jordi Amat

El PSOE parece el único partido en condiciones de liderar la salida. Jordi Amat

Reacción o evolución.
El año pasado Anna Bosco –profesora en la Universidad de Florencia– publicó el ensayo Le quattro crisi della Spagna. Ayer nos resumió su tesis en El món de demà. Vale la pena leer su artículo: estructura nuestra confusa situación con la distancia analítica que debería caracterizar a la academia rigurosa.

Esta politóloga constató que la crisis económica había sacudido las democracias del sur de Europa, pero además en España habían confluido unas transformaciones aún de mayor profundidad. Durante la última década, aparte de la económica, Bosco afirma que en nuestro país se han ido solapando tres crisis más: una política –dinamitando el bipartidismo–, una territorial –obturando la mecánica del Estado autonómico, constitutiva del Estado de 1978– y, al fin, una crisis institucional –poniendo en duda el consenso constitucional–.

Aceptada esta descripción de la situación presente, se comprende mejor el planteamiento polarizador con el que nos está torturando esta campaña. No serán unas elecciones generales ­como las otras. En juego está la alternancia, como siempre, pero hay algo más. Se percibe, por la agonía y por la histeria, que alguna cosa nuclear está acabando.

Pero tampoco serán unas elecciones convencionales porque la ida del domingo la complementará la vuelta. El 26 de mayo, cerrado el ciclo con las municipales y las europeas (más algunas autonómicas), es probable que la mayoría del personal político español se haya reorganizado. Y si con este movimiento el poder ha confluido de manera clara hacia un determinado espacio, será desde aquel espacio que se delimitará la orientación que tendrá la salida a la actual situación crítica.

Hoy el PSOE parece el único partido en condiciones de liderar dicha salida. No sólo porque las encuestas repiten que ganará con una cierta claridad. Sobre todo porque es el único partido que, sin moverse, ha preservado la posibilidad de pactar con otras fuerzas.

Quizá, pues, eso sea lo que realmente esté en juego: saber con quién llegará a un acuerdo Sánchez para gobernar. La selección de los socios preferentes, después de mayo, perfilará la dirección del futuro de España. O la reacción o la evolución.

Jordi Amat
Publicado en: La Vanguardia

Leer más:

Si no vota, no se queje luego. Manuel Castells
Que esperamos los ciuda­danos españoles de estas elecciones. Remei Margarit

 

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

¿Cómo me atrevo a ser optimista ? Juan-José López Burniol

Invitación al optimismo. Hará cosa de mes y medio, planifiqué los cuatro artículos para publicar en este periódico los sucesivos cuatro sábados anteriores al 28 de abril, fecha de las

Leer más

Los judíos se merecen una atención especial. John Carlin

Jesús era judío. Dos judíos ortodoxos, vestidos de negro y con trenzas, caminan por una calle y ven un cartel a la entrada de una iglesia que pone: “Pagamos 100

Leer más

El pasado se ha cerrado y el futuro político se ha abierto. Manuel Vicent

Ya no están. Con la llegada del líder socialista al Gobierno se abre un futuro incierto y esperanzado de la política española. Vendrán días duros, con broncas parlamentarias, pero en

Leer más

Una sociedad que no se merece esto. Baltasar Garzón

Impudicia. El bloqueo de los presupuestos y el consiguiente anuncio de adelanto electoral ha llenado de desolación a los españoles de bien que son la mayoría y que muchas veces

Leer más

Vivimos una transición histórica. Manuel Castells

Europa resiste. La conspiración contra Europa, planeada por Bannon y Salvini, con el apoyo de Trump y Putin, ha sido frenada en la primera batalla. Las elecciones europeas del 26

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario