Redistribuir la riqueza para no incrementar la desigualdad. Thomas Piketty

Redistribuir la riqueza para no incrementar la desigualdad. Thomas Piketty

Pocas personas han sido tan incisivas por propiciar cambios globales como el economista francés Thomas Piketty. En el 2013 vio la luz su libro ‘El capital en el siglo XXI’, cuya tesis se centraba en que la tasa de retorno de la inversión en capital (r) es mayor que la tasa de crecimiento económico (g) en el largo plazo. El resultado es que los propietarios del capital se enriquecen con más velocidad que el resto de la población, y esta desigual distribución es causa de inestabilidad socio-económica.

Un libro entonces revolucionario que aún suscita debate, y sin embargo no ha encontrado cauces de materializarse en políticas efectivas.

No obstante, en la lucha Piketty ha continuado profundizando en el debate de estas y otras cuestiones. Es el caso del reciente ‘Manifiesto para la democratización de Europa’ para una refundación política, social y medioambiental de la UE.

Ahora el economista amplía su trabajo sobre las razones que conducen a una desigualdad económica persistente, con la conformidad de los partidos políticos que no actúan para promover medidas de redistribución.

Esto se debe a la evolución de los partidos, que han dejado de servir a los intereses de su clase sociológica afín para rendirse a las élites: los partidos de izquierda a los intelectuales, y la derecha, a las económicas.

Sobre el viraje de los partidos políticos, se denominan ‘izquierda bramin’ y ‘derecha de mercaderes’ (‘merchant right’), en alusión al sistema de castas indio.

En el caso de la izquierda, Piketty explica cómo los partidos de izquierda han dejado huérfanos a su electorado tradicional, clase obrera y trabajadora, para enfocarse en una élite con buena formación académica pero con menos reclamaciones que el trabajador/a base.

Ante las necesidades insatisfechas el economista explica los movimientos del populismo para seducir a un electorado obrero desencantado. Es el caso del Brexit en Reino Unido, Trump en EE.UU,  Le Pen en Francia o Vox en España siguiendo similares tácticas y promoviendo enfrentamientos internos y externos (enemigos del interés nacional).

Por esa misma razón Piketty reclama mayor valentía de la izquierda para recuperar su eje de acción, eso sí adaptando sus políticas y mensaje al s. XXI.

Redacción
En Positivo

  Categories:

ver mas artículos

Noticias recientes

El crecimiento de la desigualdad ha traído como consecuencia la agitación social, la polarización política y las tensiones crecientes. Muhammad Yunus

De cómo el capitalismo genera desigualdad. Muchos rasgos específicos del paisaje financiero y político de nuestros días han contribuido a la concentración de la riqueza. Pero lo cierto es que

Leer más

Límites éticos al capitalismo de la vigilancia. José María Lassalle

Ética digital para las ciudades. Construir una ética digital para las ciudades del siglo XXI es posible. Las agendas municipales deben asu­mirlo llevadas por la urgencia de un mundo donde

Leer más

La gente está “drogada, dormida” y que hay que “despertarla”. Entrevista a Slavoj Zizek

Slavoj Zizek: “La gente está drogada, dormida, hay que despertarla”. El filósofo esloveno dice que no defiende el viejo comunismo, sino un nuevo comunalismo globalista. Los nuevos retos, afirma, son

Leer más

Cambio climático: del compromiso teórico al compromiso real. Jeffrey Sachs

La Agenda 2030 apremia la puesta en práctica de los 16 Objetivos para el Desarrollo Sostenible, que incluye en el Objetivo 13 medidas urgentes para combatir el cambio climático. De

Leer más

Los seres humanos somos animales pirateables. Yuval Noah Harari

Los cerebros ‘hackeados’ votan. La democracia liberal se enfrenta a una doble crisis. Lo que más centra la atención es el consabido problema de los regímenes autoritarios. Pero los nuevos

Leer más
Escribe uncomentario

0 Comentarios

Añadir un comentario